Soltar lastre

Es importante soltar lastre.

Por ejemplo, de vez en cuando en casa “hay zafarrancho de combate”. Se abren armarios, cajones, habitaciones en general y… ¡tiro! M.H. dice que lo tiro todo, no es cierto, aunque ¡ganas no me faltan!

Lo que quiero decir es que es necesario soltar lastre. Achicar aguas. Aligerar equipaje. Es bueno andar “sueltos”. Ni sujetos a caprichos, ni sujetos a afectos, ni a lo que pudo haber sido y no fue.

Soltar lastre. Olvidar afrentas. Olvidar errores (de los errores solo debes recordar lo que “te enseñaron”). La memoria y en este caso el corazón deben tener capacidad de “cortar” y “tirar” cual si del mejor sistema informático se tratase.

De nada sirve llevar la cuenta de qué y quien nos hizo algo malo.

De nada sirve “aferrarse como un pobrecito a lo que consideramos “nuestro”, de pleno derecho.

Mucho peor es hacer los “defectos” hábitos consentidos so pretexto de que “somos así”. Pues si somos así, lo que tenemos que intentar es cambiar. ¡Es que no puedo!Y ¿no será más bien “es que no me da la gana”?

Fuera lastre. Fuera penas.Fuera victimismos.Fuera rencores. La pendiente es alta y se trata de subir. Cuando vamos sobrecargados de envidia, o de soberbia o de razones de nuestra “sin razón”, lo más fácil es que rodemos cuesta abajo y sin frenos.

Nos frena la generosidad. Nos frena el deseo de ser mejores. Nos frena el deseo de romper barreras, acortar distancias, olvidar desaires. Nos frena y nos impulsa el interés por el prójimo, entendiendo por “prójimo” ¡el prójimo! , aunque te caiga mal, aunque te de mil patadas en la barriga, aunque lo veas y digas ¿también este será hijo de Dios? A veces, muy a nuestro pesar, lo es.

Además, en un mundo amenazado por el “alzheimer” tampoco debe ser tan meritorio soltar Lastre y olvidar.

En el último viaje llevaremos traje “sin bolsillos”. No seas rata.

¡Suelta lastre y esfuerzate en subir! y… rompe de una maldita vez tu lista de agravios y “los supuestos meritos adquiridos que pueden hacer de ti un auténtico cretino”

He dicho.

Anuncios

3 thoughts on “Soltar lastre

  1. Totalmente de acuerdo, yo hago como vos de vez en cuando, y tiro (o doy) todo lo que no sirve. Pero sería buenísimo que más allá de las cosas materiales, uno haga lo mismo con todo aquello de uno que no le sirve.

    Me encantó, voy a imprimirme esto para tenerlo cerca y leerlo de tanto en tanto!

    Me gusta

  2. Luisa: si que has estado acertada. Hay tanto lastre por dentro de una. Si se pudiera tirar todo como cuando limpias una papelera. Y los enfados y los rencores…¿Qué montaña vas a escalar con ellos a cuestas?. No tiene desperdicio tu lección de hoy. Gracias.
    Un beso

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s