¿MARIDOS QUE AYUDAN? CONCEPTO EQUIVOCADO

Abundando en mis reivindicaciones femeninas, que no feministas, voy a tocar el tema un poco más en serio y un poco más a fondo.
La familia, no es una empresa-supuestamente- con ánimo de lucro, por lo tanto acepto que no se estructure “exactamente igual” que un McDonald, pero sí hay que estructurar, llegar a acuerdos y tener negociaciones-dialogo asertivo que se llama, aplicado a este tema.
Está basada-supuestamente- en el amor y la ilusión de un hombre y una mujer.
Tiene proyección de futuro-fidelidad e indisolubilidad- y una enorme carga de responsabilidad –hijos-y muchísimo trabajo.
No hablo de ir al 50%, me parece un cálculo demasiado frío aunque conozco un caso donde dicho reparto ha sido muy rentable y ocasión de auténtica felicidad en los cónyuges; pero tampoco es aceptable el desequilibrio que se produce en ciertos hogares (recordemos desde el principio, que no hablo de mí y cualquier parecido con mi realidad es pura coincidencia)
Educados en una sociedad machista-por favor, esto no me lo discutáis-todavía hay muchas personas, hombres y mujeres-que tienen asumidos ciertos roles, pensando que lo contrario les hiere en la esencia misma de su “ser”
Es deseable una distribución equitativa de tareas, sobre todo cuando ambos-supuestamente- están capacitados; la cualificación vendrá después.
¿Os suena lo de nivelar las cargas en un barco para que flote? Quién sabe si el Titanic se hundió porque iban un grupo numeroso de intelectuales-hombres ellos-a un Congreso sobre la “ayuda a la esposa” o disertaciones de índole similar.
No se trata de “ayudar” a nadie en nada, o en todo caso, se trata de “ayudarse” en todo, de tal modo que no se lleve cuentas de quien “puso más” y quien “dejó de hacer” sino que en esa mutua entrega y deseos de servir-supuestamente- se llegue a dar el cien por cien de sí mismos.
Atendiendo a las necesidades de los socios fundadores, la “empresa” no deberá resentirse por una “mentalidad obsoleta y en desuso” como puede ser la de “esto es cosa de hombres” o “esto es cosa de mujeres” y yendo a peores, donde los hijos puedan pensar que hacer camas, poner lavadoras, fregar suelos o hacer gazpacho, es cosa de chicas.
¿Maridos que ayudan? Concepto equivocado.

Anuncios

8 thoughts on “¿MARIDOS QUE AYUDAN? CONCEPTO EQUIVOCADO

  1. Yo creo que existen los maridos que ayudan, lo que pasa es que a veces es preferible que NO ayuden, porque la casa termina como si hubiera pasado un huracán.

    Yo al mío lo aliento mucho: “pero qué rico te salió esto!”, aunque no lo piense tanto. Así no se me desanima!

    Me gusta

  2. yo tengo que aguantar todo el día los tipicos comentarios es que tu marido baña a las niñas todos los días mientras que tu trabajas, eso y saca la basura y el fregaplatos,y encima si yo me quejo de que me ayuda poco,me dicen que sus maridos los de las amigas de mi madre y los de mi madre no han hecho nada nunca, pero es que yo trabajo 9 horas diarias a turno partido por Dios, no tengo muchacha, y mi marido desde que ha cambiado de trabajo me tiene como un cero a la izquierda, y a mas de una ya me gustaria verla en mi lugar, trabajando en casa TELETRABAJO, tres niñas pequeñas, que llegue tu marido y le digas ve a la tienda por patatas por poner un ejemplo, y te diga es que vengo harto de trabajar, y te tienes que morder la lengua, para no discutir,y el día que no te la muerdes pues bronquilla asegurada, despues de la bronca tres dias de meter el codo, despues volvemos a lo de siempre, yo con las alforjas, y el bueno segun mi amiga Belen no dan mas de si. Pero bueno, las cosas como son, es un buen marido, y un buen padre, pero la verdad que le cuesta cambiar el chip de hombre al que hay que servir.

    Besos Luisa.

    Me gusta


  3. A 6.000 kilómetros de un hijo

    Cómo se puede conciliar la vida familiar y laboral a más de 6.000 kilómetros de distancia de un hijo? Ese es el gran dilema que quita el sueño a Carmen Nieto, una mujer de 37 años, teniente del cuerpo militar sanitario destinada en Motril (Granada). Su profesión le está jugando una mala pasada. En los próximos días, partirá hacia Afganistán, a la base de Apoyo Avanzado que tiene el Ejército español en Herat, donde permanecerá durante varios meses asistiendo como enfermera a personal militar y civil. Pero lo que puede verse como todo un reto profesional se está convirtiendo en su peor quebradero de cabeza. Está divorciada y tiene un hijo de ocho años. A falta de su madre, el pequeño pasará el mes de julio con su padre en Canarias. Después, partirá el mes de agosto a Salamanca con sus abuelos, la familia más cercana. En resumen, será un niño maleta.

    ¿Y si no estuviera divorciada y su marido fuera también militar destinado a… Tahití…?

    ¿Cuál sería en ese caso la «solución»?

    Puede parecer que el comentario no está directamente relacionado con la entrada… yo más bien creo que este es el meollo de la cuestión…

    Me gusta

  4. Sociedad machista? No, quien dijo? Bueno a decirlo bajito es verdad y todavia queda mucho, muchisimo y en el sentido mas sano. Si bien tambien tenemos buenos ejemplos en los mas jovenes. Creo que se ayudan mas, pero vemos niños que cuando les preguntan donde trabaja tu madre? responden mi madre no trabaja esta en casa…por mas teletrabajo que involucre…eso de compartir viene incorporado desde pequeño!

    Me gusta

  5. En el caso anterior veo que cuando destinan temporalmente al padre o a la madre es lógico que el niño se que con quien no se va (ya sea que los padres estén divorciados o no). Lo tremendo es que a los dos los destinen a sitios complicados. Bueno esos son poquísimos casos pero cuando padre y madre tienen esas profesiones ya saben que si tienen un hijo van a tener que prever con tiempo si van a poder dejar al niño de manera adecuada. Cuando se tiene un hijo se tiene una responsabilidad y si los padres pueden se van, llegando a un acuerdo que no perjudique al niño y si no puede ser pues que cambien de trabajo.

    Luisa, estoy de acuerdo contigo, la palabra no es “ayudar” como si de entrada ya nos hubiéramos adjudicado todo nosotras, es “compartir”. Yo creo que cuando un hombre no lo hace así, no es que no crea y sepa que debe compartir, es que se agarra a lo cómodo a ver si cuela 😉

    Me gusta

  6. Cierto.. mi marido no ayuda, mi marido comparte las tareas del hogar conmigo puesto que el vive igual que yo en el piso. Tanto en el cuidado del hogar, como en el cuidado del niño!
    Un beso!

    Me gusta

  7. Tu spot me ha recordado las pequeñas y no tan pequeñas broncas que tenía en casa por el tema de hacer o no hacer las tareas de la casa. Era, soy la única chica y el resto chicos, así que me pasaba reivindicando que las tareas fueran repartidas entre ellos y yo. Normalmente salía perdiendo.
    Un saludo

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s