CARTAS DE AMOR:EL FINAL.-

Querida Hija: tan pronto recibí tu nota me puse manos a la obra.
Hija mía en esta vida hay que ser valiente y no dar lugar a que crezca la duda que se hace angustia y nos paraliza cual veneno inyectado.

Lo primero que hice fue mandar unas letras a la madre de Leovigildo. Las envié por correo con montura, que me costó unos cuartos y le exigí que volviese con respuesta en el mismo día, como así hizo.

Tengo que tranquilizarte respecto a tu futura suegra, si llegase el caso. Ha pasado una gripe muy mala y a su edad, se le ha complicado hasta llegar a temer por su vida. Pero ahora ya está repuesta. Esto justifica, a mi juicio, que Leovigildo no pudiese marchar de su lado.

De él se, porque me lo ha dicho, que está profundamente enamorado, pero ha sufrido terribles dudas pues no se considera digno para ser tu esposo e incluso ha estado barajando la posibilidad de marchar a América y alistarse en el ejercito.

Afortunadamente su madre le hizo poner los pies en el suelo y le animó a comportarse como debe hacer un hombre: dar la cara y luchar por lo que uno ama.

Posiblemente esta carta te llegue después que la tan ansiada visita de tu amado y para cuando llegue yo, estéis felices y trazando planes para un futuro inmediato.

Que todo esto te enseñe hija mía, que en la vida no hay que dar nada por perdido ni por sentado, ni sufrir de antemano, ni juzgar a las personas por los acontecimientos pasados, ni mucho menos enfermar de locura o tristeza por los fantasmas que a veces imaginamos.

Tendrás que disculpar a Leovigildo su tardanza y sus miedos. Me consta que te quiere, le faltan canas y horas de trabajo, pero no dudo que una vez que dé el paso, será un esposo fiel y un padre juguetón y enamorado.

Le vi unos instantes antes de que partiese a tu encuentro con el corazón desbocado: llevaba una mirada que le delataba y de puro nerviosismo estaba empeñado en llamarme Gertrudis y a cada momento me pedía disculpas, avergonzado. La situación fue cómica y acabamos riendo de buen grado.

Le di mi bendición para el camino y una especial para vuestro amor joven, que si Dios quiere, se convertirá en un hermoso árbol frondoso de buenas sombras y frutos sabrosos.

Te quiere tu madre.

Anuncios

10 thoughts on “CARTAS DE AMOR:EL FINAL.-

  1. Me han encantado. Efectivamente en la vida no hay que dar nada por sentado, ni juzgar anticipadamente a la gente. Yo me he llevado muchas sorpresa con la gente. Muchas de ellas también maravillosas.

    Me gusta

  2. ¡Vaya con el Leovigildo, ahora no se considera digno!. ¡Menos mal que estamos las madres para subir la autoestima y dar un empujoncito!.
    No se por que pienso que esto no termina aquí.
    Gracias por esta preciosa historia.
    Un abrazo
    María Jesús

    Me gusta

  3. “Que todo esto te enseñe hija mía, que en la vida no hay que dar nada por perdido ni por sentado, ni sufrir de antemano, ni juzgar a las personas por los acontecimientos pasados, ni mucho menos enfermar de locura o tristeza por los fantasmas que a veces imaginamos”. Sublime.

    Me gusta

  4. Enhorabuena por tu blog! Me he suscrito y te seguiré a partir de ahora. Me gusta el contenido.

    Respecto al continente, esto es, el diseño, te sugeriría que utilices una plantilla con 3 columnas, que desaprovecha menos el espacio, y que en la lista de blogs, hagas clic en la opción de mostrar los títulos de los posts, no sólo el nombre del blog.

    Saludos,

    JP

    Me gusta

  5. JP, estoy en ello. De echo ya he seleccionado una plantilla que me gusta.
    Pero de querer a saber va una milla.
    Gracias por tu visita,por tu apoyo y por tu consejo.
    Un abrazo.
    Luisa.

    Me gusta

  6. genial!!!! fiu!!! todo terminó bien, aunque me hubiese gustado una carta de Gertrudis, diciendo querida mamá, ya tengo a Leovigildo a mi lado, todo excelente!!! pero quien soy yo para condicionar a la autora de las cartas, jajaja

    Por otro lado casi le pego a Leovigildo diciendo que se iba de soldado!!!

    En verdad la madre de Gertrudis es genial, mira que fácil resolvió las cosas!! si hablando se entiende la gente. Sé por experiencia propia que la duda es la cosa más espantosa que hay, por eso hay que moverse, tener más iniciativa de averiguar para sufrir bien a gusto o estar tranquilo a gusto!!
    Por eso me encantó la mamá, a ver si Gertrudis le aprende un poco.

    Por otra parte, coincido con Anita, esa frase que remarca es simplemente sublime.

    Me voy ahora soy yo la que parece que está escribiendo una carta. ji ji y Luisa si algún día haces una novela, que la vendan en México por favor, que te la compro!!!

    Saludos cariñosos. Hilda

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s