Mosca cojonera

boy-mount-fuji

No quisiera que el hecho de trabajar en un Juzgado hiciese de mis entradas una sentencia, porque no soy Juez, aunque sí parte.

La parte que me toca. La que se ve afectada cuando la mosca cojonera posa sus imperceptibles patas sobre mi brazo desnudo.

Desnudo porque ya estamos en verano aunque técnicamente en Andalucía se le sigue llamando primavera a estos días que le quedan para encumbrarse oficialmente en el calendario.

Mosca que revolotea pesada y torpe mientras el sol plomizo quema las pocas,buenas o malas, ideas que nos van quedando.

Porque las naves se han quemado y ya no hay retorno a la orilla del tiempo vencido.

Hemos echado un curso escolar por alto. Hay quien lo aprovecha y quien no lo aprovecha y ahora vienen los ayes.

Da igual.La máquina es imparable. El pais se calza el bañador y olvida la crisis, el trabajo, las notas y hay hasta quien se olvida de su padre y de su madre. Para eso están las residencias.

Hamaca quiero con hielo picadito, por favor. O por imperativo legal o por si meto gol ahora que Kaká ha fichado.

¡Ah,no! ¿Quién se mueve en verano para pelear por un trozo de arena a millón el metro cuadrado? Mejor dejo  lo de New York y la Isla Fuji para otra primavera-verano.

No voy a desperdiciar los espetos, ni la paz de la piscina, ni las noches de letargo.

Me quedo, pero a la mosca, si la pillo, la mato:)

Anuncios

19 thoughts on “Mosca cojonera

  1. Pánico me da a mí el verano, Luisa. Este año parece que no tengo hijos en situación de dar sorpresas, pero siempre los disgustan han sido en verano o a raiz del verano.
    Crucemos los dedos o recemos, que es más seguro.
    besos

    Me gusta

  2. Por fin estamos casi en verano! yo a partir del viernes tengo vacaciones aunque me quedo en casa tranquilito que es donde mejor se está. Espero que no venga a visitarme la mosca cojonera…un abrazo.

    Me gusta

  3. Je,je Gattina. Siempre le digo a una compañera-amiga del trabajo: tu y yo pensamos lo mismo pero tu lo callas y yo lo digo.¿Seré un altavoz?

    Me gusta

  4. Más seguro rezar, sí. Pero los niños ya podían ir templandose. El verano es agotador para las madres.Cuando pase, nos tomamos unos días¿Hace?

    Me gusta

  5. Efectivamente Santiago, eso ya sería demasiado. Muerte a las cochinas moscas por mucho que digan no se qué gaitas del ecosistema. Un buen matamoscas:)

    Me gusta

  6. Yo también me quedo, Luisilla. Y si hay moscas, matamoscas. En casa, por Dios… que luego hay que descansar de habernos cansado en un veraneo de vértigo.

    Yo sueño con veladas después de un cena con amigos… tertulias largas porque al día siguiente no hay que madrugar… ratos en familia sin prisas porque no hay exámenes a la vista.

    Queda poco… y los juzgados, en verano… a medio gas, ¿no?

    Me gusta

  7. Ya el veranito se esta haciendo notar..
    Aunque no pienso pelearme por un poquito de arena..
    Me quedo en casa con el cloro de mi pisci..

    He.. cuidado con las moscas..
    ja.
    Te dejo abrazos..

    Me gusta

  8. A mi me visitan: mi trozo de playa está muy demandado; hermanos, sobrinos, madres, todo el verano desde hace 24 años.

    Yo sueño (y este año no puedo) en largarme sola (ni marido ni hijos ni nadie) una semanita, preferiblemente a (por ese orden):

    – Sant Gaudens, centro macrobiótico, llamado Cuisinne et Santê. La caña.

    – Lucerna, a casa de mis amigas suizas; me cuidan.

    En octubre traremos de seguir con el Camino, una semana; veremos, dependerá del trabajo y circunstancias varias.

    No obstante, adoro el vernao. Lagarta soy, además de sarracena.

    Me gusta

  9. ¿Que sería de los veranos sin las moscas cojoneras, mosquitos y peloteros?
    Bueno, y grillos, que dan unas serenatas que ni la filarmónica de Viena.
    A los grillos y a los peloteros los dejo vivir, pero moscas y mosquitos se la tengo jurada. Me visto como Chuck Norris, y con la paleta en una mano, el zooooom, en otra, y toda la casa con raidddd.
    No dejo ni una, y de hormigas no te cuento. A ver si me encierran los ecologistas.
    Aunque bien mirado, en la cárcel comería gratis. Algo ahorraría, tendré que pensarlo:)
    Un beso.

    Me gusta

  10. Luisa, últimamente te veo lanzada. A mí me encanta el verano, con todo lo que conlleva. Necesito que se me sequen los huesos. Esas noches en que nadie duerme por el calor, yo me echo un edredón encima. Cuando todos duermen la siesta asfixiados, yo salgo a pasear en hora punta. En fin, menos mal que el invierno ha pasado y el cole y la uni han terminado. Un beso.

    PD.: la playa, sólo me gusta vacía. Una pena que le guste a tanta gente…

    Me gusta

  11. Sunsi,querida, los juzgados en verano a tope y a medio gas. Los de penal a tope.Los de civil en agosto muy liturgicos-como un domingo-
    El caso es que esas veladas con amigos son apasionantes hasta que suena el despertador a la mañana siguiente…..¡¡¡ah!!!

    Yuria tenemos que poner toda nuestra esperanza en Kaká en particular y en el futbol en general¡es lo único que puede salvarnos de la merde esa!:)

    Militos hassss errr favorr, que el tp pasa rápido pero no ¡salta!

    Pier, dependiendo del tamaño de la piscina el cloro se nota más o menos. En la mía el cloro lleva burbujas y sabe a coca-cola. A los niños les encanta.

    Sarracena ¿cómo que madres?¿no quedamos en que tenías una? Desde luego…Para mi las vacaciones ideales desde luego son con familia y amigos, donde los hijos no se quejen de nada y los amigos sepan cual es el momento justo para despedirse. Todo regado con un vinito tinto y una luna preciosa viendo nuestras cenas.

    Blumun, moscas y mosquitos sin piedad. En cuanto al rancho de la cárcel, dicen, que no está nada mal. Además te evitas pensar qué comeremos mañana,qué cenaremos hoy,quéeeeee…

    Eli, no es que me veas lanzá, es que soy lanzá. Lo del paseo en horas de siesta me ha impresionado.¿Paseas sola? ¿Aprovechas para cantar, para tomar helados, para meterte en una fuente? 🙂

    Quesos a todassssssssssssssssssssssss

    Me gusta

  12. Moscas las hay de varios tipos, aunque la peor de todas es la que nunca para quieta y te persigue por donde vas sin darte ni un minuto de tregua, y esa…en Madrid, en la playa, en la piscina y hasta en las terrazas de verano.
    Aún así me quedo con los días largos, las noches sin prisas y las comidas a deshora que después de un invierno como el pasado ¡nos lo merecemos casi todos!
    Bss y, lo siento, a mí me faltan solo dos semanitas.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s