Condenada sin defensa

Frisaba los dieciocho.

Fueron tiempos difíciles y accidentados .

Ella misma no lo sabía, pero el tiempo-que no calla-se lo dijo:te pasarán factura.

Y sí, media vida después supo que  había sido juzgada y condenada, sin oportunidad de alegatos,defensa o réplica.

Ni siquiera pudo decir: ¡Señoría, protesto!

Condenada a perpetuidad  por hechos muertos y olvidados para la inocente protagonista, no así para todos sus verdugos.

Hubo excepciones  en el Jurado… ¿Por qué?

La notable diferencia debía responder a la bondad de las personas, a su capacidad de comprensión, o a la de hacer borrón y cuenta nueva, mientras que otras  permanecieron encasquilladas, alimentando un rencor infantil y trastabillado.

Las mismas que no aceptaron nunca  aquellas palabras llenas de arrepentimiento: perdón.

Pensó con tristeza, en la dureza de los corazones, que lejos de dar oportunidades, se enquistan en ofensas lejanas y se permiten el lujo de extender rumores con traje de calumnias, pese a no tener ningún dato de primera línea.

No le habían ayudado en el pasado y no le daban cabida en el presente.

Bien. Hay historias que terminan mal. Ésta es una de ellas.

Anuncios

10 thoughts on “Condenada sin defensa

  1. A veces pensamos que una historia a terminado mal…..pero no todo el mundo interpreta la palaba “mal” del mismo modo…..aunque hay historias que cuando piensas que ya no se puede estar peor, se cae más….pero dicen que Dios aprieta, pero nunca ahoga….

    Me gusta

  2. Triste eso de que haya corazones que prefieran emponzoñarse, pero más triste aún es volverse agrio y cruel a cuenta de rumores infundados. Y si, no todas las historias terminan bien, pero todas nos enseñan algo… Abrazos Luisa.

    Me gusta

  3. Tener que cargar con errores adolescentes toda una vida supone un lastre difici de llevar.
    Quizás el secreto está en el perdón de los que te rodean y si este no existe…la historia termina mal.
    Gracias por recordar el sentido del perdón ¡se nos olvida!

    Me gusta

  4. Pues eso es injusto.
    A veces la lentitud de la justicia o la inflexibilidad de la misma la convierten en injusticia.
    Sobre todo si eres pobre.
    Si eres rico eso no ocurre.

    Besos.

    Me gusta

  5. Dicen que el hombre solo perdona a veces, Dios siempre y la naturaleza nunca. ¡Que bueno sería que aprendieramos de Dios a perdonar!.
    Y yo creyendo que estabas de vacaciones!!!.
    Muchos besos

    Me gusta

  6. Siempre que vienen a visitar este blog a que descubra la armonía de los colores mágicamente enviado por mensaje de texto fenomenal. Gracias.
    Si estás en mi blog sería un honor, si la votación en TOPblog y yo entiendo que te gusto y me vas a volver.
    Un buen día para ti!

    Me gusta

  7. Desgraciadamente llevas razón, hay historias que terminan mal. Los finales felices de continuo, sólo ocurren en los cuentos o en las películas. En fin, triste mundo éste. Mucho ánimo para tus luchas y disfruta del verano. Besos. Cuídate, guapa.

    Me gusta

  8. CARLOS, si algo tienen las historias, es final. Todo acaba pasando:)

    MARINA, qué peligroso es hablar mal de la gente. Queriendo o sin querer, acaba uno haciendo daño.

    INÉS, puedo decirte que tener rencor te hunde en las garras del odio, y tb puedo decirte con alegría, que no soy nada rencorosa. Todo se aprende:)

    TORO, la justicia, la riqueza y la pobreza…¡ah,qué tema más contundente! Y yo que veo muchas cosas a diario…Pero veo de todo. Y he visto letrados de pago hechos unos sinverguenzas y he visto letrados de oficio peleando responsablemente el tema. En cualquier caso, la prota del post es que ni siquiera tuvo juicio, fue directamente condenada:)

    MARIA JESÚS, de vacaciones estoy y de limpieza a fondo en casa, también:)

    GEANINA, pues un fuerte abrazo para el pueblo rumano:)

    Y QUESOS PARA TODOS:)

    Me gusta

  9. Lo terrible es cuando en el tiempo pasado ha habido un cambio en los procesados; maduran, cambian se hacen buenos o mejores pero la falta queda fija mientras ellos avanzan. ¿Cómo se puede medir eso con las leyes humanas que “son parejas” y por lo mismo injustas pues cada persona es un mundo? por otro lado no hay institución humana que pueda tener todos los antecedentes a la vista para hacer un juicio verdaderamente justo. Eso se lo dejamos a Dios, obvio en mi caso como creyente, pero mientras se llega a es Tribunal Supremísimo y no apelable ¡ha pasado una vida!

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s