Dolor

Era fina la lluvia que inundaba su alma.

La echaba de menos hasta sentir dolor en los poros de la piel. A veces temía marearse solo al pensar que la hubiese perdido.

Y lloraba por dentro sin que nadie supiese de su dolor.

Solo les separaban unas calles, solo tenía que coger el teléfono…pero no podía.

Habían cambiado los tiempos. Aquella niña inmadura y caprichosa, se había hecho mujer y ya no corría a las faldas de nadie en busca de consuelo.

¿Cómo habían llegado a tal extremo?

Cuántas confidencias muertas, cuántos abrazos rotos, cuántas lunas sin vernos.

Quizás la soberbia…

Quizás la estupidez humana que se permite que  resbale el amor entre los dedos.

Anuncios

7 thoughts on “Dolor

  1. La soberbia es capaz de destruir grandes amistades… grandes amores… y cuando del fuego se apaga su últomo latido, es ya tarde para volver a encenderlo.
    Un beso.

    PD.
    Te pedí permiso para utilizar en mi blog la fotografía de una estación de tren, de tu post “¿Vagón o locomotora?” del 26/8 pero se te ha debido olvidar contestarme.

    Me gusta

  2. De azote de los tiempos a poética meliflua ….. pschtt, pschttt, pschhhtttt………….

    Casi la prefiero desatada contra lo políticamente correcto, señora mía.

    Claro que yo sólo soy una sarracena infiel…………………………

    Me gusta

  3. Gracias, Luisa, por tu bonito comentario en mi blog y por tu respuesta afirmativa a mi petición.
    Sabía con seguridad que había sido un olvido, por eso he insistido.
    Un beso.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s