Pecados

¿Medias tintas…?

Mejor tinta entera.

Hablemos claro.

Que ni lo que antes se decía, ni a lo que hemos llegado.

Todos cometemos pecados a diario.

Estamos sometidos a nuestras pasiones y el que no peca de lujuria, cojea de gula o se revuelca en la pereza.

Es tal nuestra soberbia que despreciamos las opiniones ajenas, incluso les disculpamos un poco la vida, es algo así como: “por esta vez te voy a dejar respirar…”

Nos aprieta la envidia, si no a la entrada, en la cocina o cuando llegas al salón, al jardín o a la cochera.

Mejor que el gato se esconda cuando la ira despierta, porque o vía puñetazo o palabras a metralleta, explotamos como gigantes …pero sin cabeza.

Y esto sin mencionar la riqueza,  avaricia de tener más, más, más… creyendo que teniendo…somos.

Y esto es actualidad.

Está pasando y ocurre a todos los niveles: desde el más humilde al más destacado ser humano del Planeta.

Y pasa porque callamos la conciencia, la deformamos a conveniencia y acabamos como Adán o como Eva…tontos perdidos, engañados por el diablo, sin manzana y sin Eva…o sin Adán.

Hoy la gente no confiesa porque no tiene pecados…¡ja!

La pregunta es:

¿Valoras el sacramento de la confesión que instituyó Jesucristo?


Anuncios

12 thoughts on “Pecados

  1. Pues no, pero no porque no sea “válido” (por llamarlo de alguna manera) sino porque para hacerlo hay que llevar intención de mejorar, de no volver a caer en el pecado del que te estás confesando. Y eso no lo hace nadie. El que más, el que lleva esa intención, se le pasa tal como sale a la calle.

    Buenas noches!

    PD: Y mejor no toco el tema de que la Iglesia considera pecado algunas cosas que, a mi humilde juicio, no lo deberían ser porque no hacen mal a nadie… pero como digo, eso es otra historia.

    Me gusta

  2. Pareciera que los mandamientos son dos, a saber: No matarás (depende a quién pues eso también es relativo) y no robarás, pero claro, los Robin Hood son una excepción…. y quizás, los más delicados ponen “no engaño a mi mujer” o sea dos y medio mandamientos relativos.
    Saludos

    Me gusta

  3. En mi caso no profeso religión alguna.
    Pero recuerdo que de pequeño, cuando me obligaban a confesar tenía una sensación de casi miedo.
    Siempre he pensado que independientemente de la finalidad religiosa del sacramento la confesión ha podido ser utilizada en otros tiempos, no sé ahora, como un eficaz herramienta de control social y por tanto de poder.

    Besos.

    Me gusta

  4. Sigues en plan CSI. Venga pues.
    La verdad es que los valoro todos. Pero tú preguntas por éste en concreto. El sacramento de la Misericordia Divina. Me gusta llamarlo así. Caes mil veces, te rompes la crisma mil veces, metes la pata yo qué sé cuántas. Y Jesucristo … si te duele de verdad, si tienes intención de no volver a lo mismo… a través del sacerdote te dice: Borrón y cuenta nueva. Vete en paz… Tienes mi gracia para luchar en eso y en aquello. Y, desde luego, sales con una paz indescriptible.

    “Lo que atares en la tierra será atado en el cielo…”

    Besos, Luisa

    Me gusta

  5. Yo lo valoro y lo respeto, pero no lo practico. Soy una de esas personas que no creen en la confesión, si no mas bien en el reconocimiento de lo que haces mal y la enmienda que tu misma te propones en el día a día. No tengo que ir a nadie a contarle mis pecados, él ya los sabe de sobra y me ayuda a diario a superarlos. Si, se que es complicado, se que mucha gente no me entiende en ese sentido… pero es así. Confesarse, para mi, no tiene sentido.. no tiene sentido llegar al cura y decirle… he mentido, me pelee con el gato y perdi la paciencia con mi hijo. Todas las noches cuando me acuesto rezo, pido y doy gracias.. si me escuece algo lo hablo con Dios dentro de mi propia conciencia y le pido ayuda para mejorar.. por la mañanas me propongo ser mejor persona. No me confieso, pero tampoco me quedo con las cosas dentro. Si me cabreo con alguien lo hablo con esa persona e intento reconciliarme con ella. Cada uno ve la vida y la fe de una manera.
    Un beso!

    Me gusta

  6. Pues a mí me cuesta esa sensación de ponerme verde sin que nadie me haya preguntado.
    Lo que pasa es que luego salgo siempre encantada…es como quitarse un peso de encima y llenarse de ganas de ser mejor.
    Hay que atreverse…

    Me gusta

  7. Ufsssssssssssssss, fíjese usted, señora mía, en lo bien que digo y no lo mal que hago.

    Y si le falta música, ahí le dejo una:

    Me gusta

  8. Hola, hola:)

    ERMOYA: das en la diana, chico listo. Efectivamente, muchos de los que no encuentran “pecados” en realidad lo que no quieren es cambiar de vida.
    En cuanto a catalogar pecados-entiendo que cada ser de la tierra tenga su particular criterio. Quizás eso a lo que te refieres no haga daño a terceros, pero sí a la dignidad personal.Pudiera ser.

    ANGEL, menudo pedazo de video. Arcendo y ahora tú. Dos “monstruos” de la técnica. Enhorabuena y gracias.

    ALEMAMÁ, eso es reduccionismo que se llama. O comodidad. O mentira.

    TORO, obligar a confesar es una burrada. Y burradas se han hecho a lo largo de la Historia en nombre de Dios. Pero al margen de los pecados personales de esos sujetos-los que sean-la esencia y la finalidad del sacramento de la confesión y su origen divino, lo dotan de un valor incalculable que se rentabiliza en alegría.

    SUNSI, yo siempre quise ser policia pero de esos, de los que investigan y resuelven:)

    ANA, que te gusta el mar. Insisto y machaco en la necesidad de seguir la doctrina de Cristo y someternos a su Iglesia, rendir nuestra mente a la sabiduría de Dios, que no hace gestos inútiles, ni dice palabras tontas, ni establece códigos para perdonarnos y luego nosotros hacemos lo que nos viene en gana. La confesión, encuentro personal con Dios. El sacerdote es solo un instrumento, pero quien perdona es Dios. Y como necesitamos oir y tocar, porque somos de carne, oimos las palabras: “Yo te perdono-Cristo-en el nombre…” Y así, nos vamos con la CERTEZA de que hemos sido perdonados. Lo otro es autoejercer la autoridad divina según criterios personales. Nosotros nos equivocamos. Dios NUNCA se equivoca. Hazle caso, chiquilla.

    CLUBUNDARIS, un saludo cordial ¿Es la primera vez que aterrizas por aquí?

    INÉS, tenía yo una amiga que se ponía muy nerviosa cada vez que iba a confesar y un día entró en el confesionario y dijo:

    -Hola Isabel, son D. Carlos.

    Esta anécdota sigue circulando porque conocemos a los personajes y nos imaginamos los nervios de Isabelica y el estupor de D.Carlos:)

    Quesos para todosssssssssss

    Me gusta

  9. SARRACENA, significa eso que valoras el sacramento de la confesión o que cuando cometes un pecado escuchas la canción del video???

    Es que con usted, tan sarracena, no hay quien se aclare:)

    Me gusta

  10. Quizá nos venga bien leer el Evangelio y alguna otra cosa acerca del Sacramento de la Confesión, (por ejemplo me parece muy bueno y claro el texto al que remites). Veo que bastantes comentarios reflejan algo tan grande y tan bonito, visto desde el punto de vista de uno mismo, sin mirar a lo lejos, a lo alto……También animo a pensar en la parábola del Hijo Pródigo. Es el Padre el que espera, el que sale a buscar al hijo que llega arrepentido…
    Cuando uno se arrepiente sólo, ¿Cómo sabes que te han perdonado?. No me quiero extender.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s