DESDRAMATIZANDO

¿Dramatizamos la realidad?

¿ Surge un pequeño problema y  lo magnificamos hasta tal punto que lo que realmente no era importante acaba complicándonos la vida?

Supongo que hay situaciones, formas de convivencia y problemas reales que tienen mejor, regular o ninguna solución.

Lo sensato es poner remedio a lo que se puede remediar y encajar lo segundo sin hacer dramas. Tenemos lo que tenemos y esto es lo que hay.

Vivir buscando soluciones prácticas es signo de inteligencia.

Vivir quejándose dramáticamente de aquello que o no es importante o no tiene solución, como mínimo, es una pérdida de energías que acaba agotándonos, y además, hace de repelente para quienes a nuestro lado respiran.

Propongo desdramatizar situaciones y enfocarlas con cierta perspectiva.

La pregunta es…¿obvia?

Anuncios

9 thoughts on “DESDRAMATIZANDO

  1. Obvia pero difícil de poner en práctica… aunque no imposible.

    El otro día escuchando a un amigo, decía que había conocido a un economista que decía que había encontrado el problema del porque la economía va mal… y era el egoísmo humano.

    Un abrazo

    Me gusta

  2. Pienso que hay que tener un gran autocontrol, que se va adquiriendo con los años y la experiencia , al comprobar que muchas situaciones se pudieron desdramatizar.
    Querido tocayo, pronto voy a poner en mi perfil Angelo,( en mi tiempo romano me llamaban así) ya que coincidimos en los mismos blogs. Así nos distinguiran fácilmente. Como falta poco para mi cumple, entonces lo hago.Un abrazo a los dos.
    Ah, pero no digo que día es.

    Me gusta

  3. La verdad es que tendríamos que hacer algo contra esta cultura de la queja en la que vivimos casi sin darnos cuenta. Yo empiezo hoy mismo a quejarme menos de cosas que efectivamente no tienen solucción o no tienen tanta importancia…..

    Me gusta

  4. Se intenta…pero da mucho trabajo.
    Requiere esfuerzo, autocontrol y buen humor…mucho buen humor.
    Vale…lo voy a intentar…seguro que vale la pena.

    Me gusta

  5. Nunca he dramatizado más de lo que creia necesario. Recuerdo que en mi época de estudiante, uf, años ha, nunca fuí nervioso a un exámen, ¿para qué? Si me sabía el temario, iba tranquilo de aprobar y si no me lo sabía iba tranquilo de suspender.

    Una noche antes del exámen no había tiempo de nada, o me lo sabía, o no.

    Como muestra, bien vale un botón.

    Un abraz0

    Me gusta

  6. Sí, éste post era. Me parece muy práctico y sensato. Es cierto que las circunstancias no siempre son las mismas, a veces son adversas, a veces, propicias.
    Tampoco tenemos siempre la misma madurez para enfrentarlas ni los mismos apoyos.

    Hay por ahí una oración de una escritora cuyo nombre no recuerdo, y que posiblemente conozcas. Dice más o menos así:
    “Dame, Señor, la gracias de cambiar aquello que se puede cambiar; de aceptar lo que no se puede cambiar; y de discernir lo que se puede cambiar de lo que no se puede cambiar”.

    Un abrazo.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s