El costo de un entierro

Afortunadamente no tengo ni idea y no quiero frivolizar con un tema que afecta diariamente a tantas personas.

Pero ciertamente morir tiene un precio. Y este pensamiento me lleva al gasto de las parroquias.

El párroco nos ha pedido hoy que seamos generosos, ya que la parroquia no tiene para cubrir los gastos mínimos. Después ha repartido octavillas para que, quien quiera y en la medida de sus posibilidades, haga un ingreso mensual que contribuya a sufragar los gastos de unas dependencias-sagradas-pero dependencias, de las que venimos disfrutando vivos y difuntos.

Y he llegado a los entierros…¿Qué pasa con todas aquellas criaturas que en vida no han tenido la dicha de conocer a Cristo y en la muerte acuden a recibir la última bendición?

Los estipendios tal y como están las cosas, no son suficientes para cubrir tantas necesidades, así pues, he pensado, que al margen de creencias o no, cuando se utiliza un servicio, debe pagarse ¿No?

La propuesta es la siguiente: creídos y descreídos, acudid a vuestra parroquia, la que os corresponda, y dejad vuestros datos bancarios acompañados de alguna cifra que sume y aporte eurillos para garantizar la asistencia religiosa de  nuestra muerte futura.

Porque digo yo, que a ver si los católicos además de criticados y ridiculizados, vamos a tener que acoquinar con los funerales de todos aquellos que en vida con el “con que” de no tener fe, guardaron sus bolsillos y a su muerte ni tuvieron ellos, ni lo dieron a los demás…

Anuncios

19 thoughts on “El costo de un entierro

  1. Buscando otra cosa he pinchado un link y me he encontrado con este blog y aunque solo me ha dado tiempo a leer un articulo creo que en cuanto pueda me los voy a leer todos. Creo que aqui se encierran respuestas a mis preguntas…

    Me gusta

  2. No sé, bienvenidos todos aunque sea al final de su vida…
    Por mi parte bastante tengo con mirarme a mí misma como para saber lo que deben hacer los demás….sobre todo en temas de dinero…Dios me libre.

    Me gusta

  3. Inés. Se nota que eres del Norte y yo del Sur. Eso no es malo, digamos que es distinto.

    A ver, hablando en serio ¿te parece bien que paguemos a Hacienda? ¿que paguemos multas? ¿que paguemos la luz?…

    Lo cierto es que todo el que quiere hace uso de una parroquia y yo había pensado que, en previsión del uso que le podamos dar, podríamos contribuir al sostenimiento de la parroquia. No es una idea tan disparatada.

    Me gusta

  4. Bueno Luisa, … de entrada me encanta la invitación al debate que haces… todo es planteable ¿no?…
    por mi parte entreveo en el articulo un “caer en la cuenta” del aporte material que significa todo lo espiritual… buen camino para tirar de todos: los cristianos y lo que mas o menos (no practicante pro supuesto) pero alguna vez dejan que se les cuide.

    Me gusta

  5. Yo, personalmentte en esta entrada me he acordado de la s.s., a todo el mundo la atiende, pero solo unos pocos la pagamos… pues si somos cristianos seamos mas generoso.
    Un beso!

    Me gusta

  6. Pues me parece bien que paguemos a hacienda….hasta cierto punto, las multas…también depende y en este caso los estipendos derivados de la atención de la Iglesia por sus servicios, pero de ahí a que contribuyan los que no la pisan….
    Me parece que somos los creyentes los que debemos mantener a los nuestros porque yo…a los de las otras religiones, la verdad, es que no me sale de dentro tener que apoquinar.
    ..

    Me gusta

  7. Hola, hola!!!

    Willy, bienvenida al debate, porque debate hay.

    Ana, hay mucha gente que disfruta y no paga de lo que otros pagamos. Vale que quien realmente no pueda no lo haga, pero hay mucha picaresca y tb mucho fresco suelto. En la S.S. estamos operando a alemanes-por ejemplo-que por su edad, en su país, ya no tienen derecho a ser operados.¿Eso cómo se come?

    Inés. Yo tp costeo otras religiones. Pero es que lo que planteo se refiere a la religión católica. Esa religión a la que tantos pertenecen, pero a su estilo. Los mismos que no practican, que no participan, que no colaboran, pero después, se casan por la Iglesia, bautizan a sus hijos, celebran Primeras Comuniones-con los años de catequesis a costa de la Parroquia- y finalmente y para el caso de no quedar satisfechos con su incredulidad, vuelven en esa última y definitiva visita y las Misas posteriores.

    Me parece muy bien que la Iglesia abrace a todos los que se acerquen a ella.

    Tb me parece que todos los católicos debemos domiciliar una cuota mensual para ayudar a la Parroquia-limosna de Misa aparte.- Pero no entiendo que todos aquellos que se sirven de la Iglesia no contribuyan a sufragar gastos: luz, agua, limpieza, impuestos, etc y las cien mil necesidades que hay.

    Esa es mi opinión.

    Besos y abrazos según corresponda

    Me gusta

  8. Luisa, encantado de volver a visitarte y ver que ya estás de vuelta a las andadas.

    Con respecto a esta entrada te diré: que sí, pero no; que ni fu ni fa,… me explicaré.

    Como varias veces he comentado admiro a aquellos que creen. Yo, lamentablemente, hace años dejé el camino de la fe en el más amplio y ancho sentido de la expresión.

    Por tal motivo, debo ser consecuente con mis ideas y decisiones y, en vida y de palabra (lo haré tambien ante notario), he dicho mis últimas voluntades a mis hijos y a mi esposa. Por cierto, las tengo tambien en mi blog.

    He dicho: que me quemen y que echen mis cenizas dónde quieran, que no quiero noches de tanatorio, obviamente tampoco curas, que se tomen una cerveza a mi salud y que se queden con el mejor recuerdo. Todo eso lo estoy pagando (económicamente) ya en vida.

    El tema es muy interesante para discutir con más posibilidad de extensión; de ahí que si, pero no y ni fu ni fa.

    Un gran abrazo

    Me gusta

  9. Hola Antonio. Me alegro que vengas por MIC y me gusta la sinceridad de tu comentario.

    Sin duda, hay muchas personas que están en tu situación.

    Lo que pasa es que, la experiencia de la vida nos dice que todo es posible.

    Desde luego como católica, rezo a diario para que todos lleguemos al conocimiento de la verdad y nos salvemos.

    Los caminos serán distintos y los momentos…¡ah, los últimos momentos! Misterio.

    El hecho de ser buena gente y actuar con rectitud ya es un puntazo. Lo otro, el tema de la fe, es muy misterioso, pero torres más grandes han caido:)

    Un abrazo Antonio

    Me gusta

  10. Yo creo que lo que plantea Luisa es muy razonable.

    Hablo del caso de un creyente que por lo menos alguna vez se pase por la parroquia para un bautizo, comunión…,y de los creyentes que acuden más a la parroquia: Todos estos creo que deberían entender qué es la generosidad empezando por ellos mismos.

    Las cosas no caen del cielo. Todos formamos comunidad y habría que compartir para que pueda existir la parroquia. Si nos gusta que en un momento dado se pueda acoger al que llega es porque antes hemos hecho esto posible gracias a que las cosas funcionan. Y no funcionan si no hay donación. Los primeros cristianos compartían todo ¿No vamos ahora a compartir como mínimo para tener un templo?

    Me gusta

  11. Fran, creo que lo has expresado mejor que yo misma.

    Efectivamente, sacar adelante una Parroquia es muy costoso. Resulta muy fácil ir, hacer uso de ella y no contribuir con un euro o a lo sumo calderilla.

    También es una crítica a todos los católicos asiduos que todavía no hayamos tomado conciencia de que tenemos que pagar generosa y ordenadamente, es decir, domiciliación bancaria al canto.

    Gracias:)

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s