Desencuentros en primera…

…en primera persona.

En primera fila.

De primera mano.

De años. Nos conocemos desde hace años. Abogado.

Ha llegado un poco tenso y ha ido subiendo el tono hasta llegar a la grosería.

Punto final.

Se acabó la conversación.

Y como él no se iba del despacho, me he ido yo:)

Ya peino canas y hay situaciones y actitudes por las que  no paso.

Deberían tener cuidado aquellos hombres que piensan que hablar a una mujer es lo mismo que hablar con un mulo o con los amigotes de bares.

Anuncios

22 thoughts on “Desencuentros en primera…

  1. Me parece muy bien. Quizá haya aprendido, o al menos se habrá sorprendido y seguro que se lo piensa, antes de hablar así la próxima vez.

    Me gusta

  2. De vez en cuando no viene mal hacer esas llamadas de atención.
    Yo ,ultimamente, me callo, miro a los ojos y no contesto…me deja más tranquila y al otro desconcertado.
    Es que hay cosas que…no se deben aguantar.
    Biennnnnnnn

    Me gusta

  3. O, a lo mejor, tenía un mal día y se equivocó en el tono, el comentario, la persona…..

    ¿O no es posible?

    Tal vez ni unos son tan mulos ni otros tan corteses y pacientes….

    O, a lo peor, también los demás tenían un mal día.

    Desencuentros, todos los tenemos.

    Actitudes poco acertadas, también.

    ¿O no?

    Me gusta

  4. La verdad Sarracena es que ha sido algo extraño.

    Es una persona cortés y educada en lo que le conozco.

    Hoy ha sacado los pies del plato, pero es que además no tenía motivos.

    No ha reaccionado así ante una provocación, o una mala contestación mía-que tb las tengo-No.

    Se ha disparado solito. El sabrá.

    Un beso señora mía. Me apetece ser cariñososa
    con usted.

    Me gusta

  5. Sí. Lo que pasa es que insistía y como le dije varias veces que la conversación había terminado y él dale que te pego, valoré la situación y -conociéndome-me pareció prudente darme una vuelta por el edificio. Respiré y volví a mi sitio.

    Me gusta

  6. Tenemos a veces la idea equivocada de que todos somos iguales. Y no lo somos. Me refiero a que no a todo el mundo se le habla en el mismo tono ni con las mismas palabras. Hay que saber si hablamos a un anciano, a una mujer, a un niño, por ejemplo.

    Hay que saber si estamos en el campo, en la discoteca o en el trabajo. Porque todo eso condiciona nuestro lenguaje. ¿No?

    Me gusta

  7. Pues lo mismo tenia el hombre un mal día, ahora que si ese es su comportamiento habitual.. entonces pues hiciste bien con dejarlo con la colera en boca.
    Un beso!

    Me gusta

  8. Debió tener el hombre un mal día, pero las groserías Ana, no están permitidas.

    De hecho, muchos hombres de mi entorno profesional, se guardan muy mucho de decir ciertas ordinarieces cuando yo estoy. Y dicen: “uf, me callo que está Luisa”. A mi me parece bien:)

    Un beso!

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s