Aborto, margaritas y derechos.

No sé nada del aborto programado para ayer.

Pero he descubierto  cómo interesa este tema.

Con muchísima diferencia,  ha sido la entrada que ha recibido más visitas en este año y medio largo que llevo escribiendo en MIC.

Esto quiere decir, que la gente clicka buscando información sobre el aborto. Significa que el aborto interesa, o preocupa, o ambas cosas.

Para algunos, oír hablar de aborto resulta cansino y molesto. Es como un perro con pulgas. Muy incómodo.

Mejor cambiamos el discurso. ..

Pensándolo bien ¿Por qué no escribimos sobre las margaritas?

Este siglo XXI pasa a la historia como el siglo de las margaritas…o de los capullos… Indiscutiblemente es el siglo de las flores, eso sí, de pétalos rojo sangre.

El siglo de las margaritas y de los derechos. Derecho a exterminar crucifijos, derecho a desmembrar fetos, derecho a unir dos personas del mismo sexo, derecho a denunciar a los padres,derecho al adoctrinamiento político de nuestros hijos, derecho a pegar a los profesores, derecho a consumir droga, derecho a matar mujeres a golpes…Aborto, margaritas y derechos.

Me pregunto qué hay que hacer para crear una corriente entre personas de distintas creencias,de diversas razas, con diferentes culturas, con tendencias políticas variadas, pero un mismo sentido común. ¿Dónde estáis?

Defender el derecho a nacer y ser amado NO es cuestión de religiones, así pues, no entiendo la postura del que calla .

Gracias a todos y gracias a Elige la Vida, SunsiEmbajador en el Infierno,  Persio, Teresa, Papo, que han participado activamente con sus blogs-si se me escapa alguno, hacédmelo saber-

Escribiré nuevamente  sobre nuestra melliza, cuando sepa si vive o no.

Anuncios

21 thoughts on “Aborto, margaritas y derechos.

  1. Lo más terrible,Luisa, no es que se hay transformado lo que era un delito, en un “derecho” privativo de la mujer, – que ya es un hecho de por sí delznable-,;lo realmente grave, es el absoluto desprecio por la vida humana que sienten estos individuos, el total desapego por algo tan sagrado.
    Un beso.

    Coda:Te enlazo.

    Me gusta

  2. La cuestión es que están disfrazando de “derecho” en nombre de una supuesta “democracia” algo que es absolutamente nazi y fascista: la eliminación de los defectuosos…. ya sean mayores, no natos, enfermos, etc…
    Qué fácil les resulta eliminar algo que no ven…. porque si ya ha nacido es distinto para algunos….. ¿Os imaginaís que cuando te quedaras embarazada la barriga de la madre pasase a ser transparente?
    ¿quién mataría a ese hijo que lleva dentro y ve de continuo?

    Me gusta

  3. Una gran reflexión. Hay muchos todavía que aún condenando el aborto de forma individual, se queda en su individualidad y deja la lucha para otros. Existe el conformismo y las aguas estancadas. Gracias a gente como tú y los blogs mencionados, los demás vamos dando pequeños pasos para aportar nuestro grano de arena. Siempre recordaré un grupo de jóvenes polacos que entraron en una iglesia de Roma, y nada más entrar se arrodillaron al mismo tiempo. Quedé impactado ante esta actitud. Supe de su procedencia por que lo pregunté al guía. Le comenté que me emocionó esas actitud de valentía, sin respetos humanos y me dijo: Somos un pueblo que ha sido perseguido fuertemente por sus valores y su fe, ésto nos ha fortalecido, porque nos unimos más. Yo me quedé con su reflexión. Y la aplico a la tuya. Un beso

    Me gusta

  4. Quedamos a la espera de que nos des más noticias.

    Intentando contestar a tu pregunta, pienso que es un error el plantear este problema en términos de “derechos”. Porque al final es el más fuerte, el que más grita o el que más vota el que acaba acaparando más derechos. Aquí la recta razón es irrelevante.

    La famosa sentencia del Tribunal Constitucional decía que efectivamente existía un “derecho a la vida”, pero fíjate tu por donde también había otro derecho contrapuesto que era el de la madre. ¿Quien se lleva el gato al agua?. Obviamente las madres que votan, no los hijos que al final nos vamos a asegurar de la forma más efectiva que jamás voten.

    Pero no solo a nivel político. Solo hay que mirar el intercambio de mensajes que tu misma nos ponías en la entrada anterior. La madre tiene claro que tiene un niño en sus entrañas, y que ese niño tiene derecho a vivir, pero ¡que narices! ella también tiene derecho a que no le joroben la vida.

    Definitivamente es un error plantear el asunto en términos de derechos. Haciendo eso la batalla está perdida antes de empezarla.

    Me gusta

  5. Pues me temo que esta usted confundiendo las témporas del año con otras cosas, y metiendo en el mismo saco opciones, actitudes y creencias que no tienen que ver las unas con las otras.

    Tal vez, deberíamos aprender a respetar al prójimo antes de rezar por ese mismo prójimo; a ejercitar la caridad, la compasión y la comprensión.

    A dejar las varas de medir y las piedras de lapidar en nuestra casa.

    A mirarnos al espejo, vernos con lucidez y en toda nuestra crudeza y ver que, tal vez, la viga de nuestro ojo golpea con dureza las pajas ajenas.

    ¿O somos como los hipócritas que aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres?

    A veces, el peor pecado no es el aborto; el creer en la separación Iglesia y Estado y mantener los crucifijos en las Iglesias; el pretender vivir en civil matrimonio con la persona a la que amas o fumarte un porro.

    A veces, el peor pecado es tanta virtud, tanta autocomplacencia y tanta, tanta, tanta, tanta …..

    Con Dios.

    Me gusta

  6. Hola, hola!

    Curiosamente lo que a unos les parece razonable a otros les parece aberrante.

    Curiosamente exponer los hechos de los últimos acontecimientos sociales en este descenso vertiginoso hacia la denigración de una sociedad, provoca reacciones desairadas que atacan directamente a mi persona.

    No me doy por ofendida. Sólo constato el hecho.

    Pues además de haberlo escrito y publicado, me reafirmo y si estoy equivocada que me lo expliquen.

    Un abrazo.

    Me gusta

  7. Habida cuenta d eque la única voz discrepante soy yo, entiendo que tu respuesta se refiere a mi.

    Por partes:

    Primero, en absoluto he pretendido atacar a nadie ni a nada.

    Segundo, no es razonable meter en el mismo saco la retirada de crucifijos, el matrimonio entre personas del mismo sexo, el maltrato, la EdP y el aborto.

    Tercero, puede ser una tendencia hacia una concreta forma de entender la sociedad y el mundo, diferente, pero todas esa cosas no son lo mismo.

    Cuarto, creo que en todo el Evangelio, Jesucristo sólo ataco directamente, con dureza y sin recato a los mercaderes, al expulsarlos del Templo; y los fariseos. Al resto de la Humanidad, nos perdonón e incluso nos dijo aquello de “vete y no peques más”

    Conclusión, en mi vida trato de no caer en la hipocresía ni en la falsa virtud.

    Así, no se que haría si me viera, por ejemplo, ante una circunstancia en la que el aborto resultara aconsejable. Quiero creer que ni lo aconsejaría, ni lo practicaría. pero no lo se.

    En cuanto a los matrimonios entre personas del mismo sexo, me recuerdo la diferencia entre lo civil y lo espiritual; entre un sacramento y un contrato. Y, aún más, resulta que, cualquier día, me encuentro siendo la madre de los novios. No seré yo, entonces, la que tire la primera piedra.

    Respecto a los crucifijos, creo firmemente en la separación entre la Iglesia y el Estado y me esfuerzo por dar a los demás el mismo trato que exijo para mi: el máximo respeto a mis propias creencias.

    El maltrato entre las personas: de hijos a padres, de padres a hijos, del hombre sobre la mujer y la mujer sobre el hombre, no se arregla a golpe de ley penal. Se palía con la educación, la formación, la cultura y el respeto. Y practicando con el ejemplo, la comprensión, la compasión y la caridad.

    En materia de adoctrinamiento, me repele cualquier clase de adoctrinamiento, así que trato de fomentar en lo más cercanos a mi, la idea de que se ha de tener criterio y que éste, se consigue sobre la base de la educación, la formación, la cultura y el respeto.

    En cuanto a las dogras, creo firmemente en que cualquier substancia que nos haga perder el sentido de un mismo, la capacidad de discernir y la capacidad para afrontar la vida, no es buena.

    Y siempre, siempre, creo en Dios y en que nos ha dado dos cosas fundamentales: el libre albedrío y la gracia del perdon.

    Esta soy yo, con toda sencillez y con todo respeto, especialmente, hacia quien se haya podido sentir ofendido por mis palabras.

    Con Dios.

    Me gusta

  8. La discrepancia es buena.
    Por partes:
    – No me siento atacada.
    – No meto en el mismo saco. Es un resumen de noticias y desaciertos. No todo tiene la misma importancia ya que está lo malo, lo peor y lo que no puede aceptarse.
    -Tercero. Me remito al . 2
    -No confundamos el enfado de Jesús en el templo, con el perdón evangélico. Supongo que tb los mercaderes fueron perdonados. Sin embargo, es Jesús el que habla de no ser adulteros, es Jesús el que no está conmigo está contra mí…y otras cosillas. Que a veces nos aplicamos el parche sólo donde nos interesa.
    -Estamos en el mismo punto de sinceridad:no somos hipócritas. En cuanto a la virtud, ya la quisiera para mí. Porque hay que ser virtuosos.
    -Yo sí sé que haría ante una situación donde se plantease la posibilidad de abortar. Y ahí diferimos: es que abortar no es una opción. Así que no puedes barajar como posible lo que no existe.
    -Dos personas de un mismo sexo pueden unirse civilmente-dices bien- pero nunca será un matrimonio. Y esto por el mismo razonamiento que nos lleva a afirmar que una patata no es igual a un árbol. Y lo afirmo sin lugar a equivocarme, ni esto es prepotencia. Será otra cosa-que además me parece anti natural-pero desde luego no es matrimonio.
    -Estoy muy contenta de la definitiva separación Iglesia-Estado. Lo he dicho en otras ocasiones. Pero no confundamos las cosas. La cultura cristiana es base de nuestra actual civilización, es parte de la historia y además, somos una mayoría aplastante los españoles que nos llamamos católicos. Y a esa mayoría hay que respetarla. Y la historia hay que respetarla. En cualquier caso, si vamos a eso, que quiten todo símbolo de todo. Que dejen de publicitar cosas que nos molestan a muchos, porque hieren nuestra sensibilidad. Empezando por ciertos representantes de este país, que dan vergüenza.
    Separar Iglesia-Estado no significa que yo tenga que vivir mi fe de puertas para adentro, la expreso con la misma libertad que otros expresan otras cosas, con la salvedad de que unas son buenas y otras no tanto.
    -Cierto que hay cosas que no se arreglan a golpe de ley. Bastaría con respetar y cumplir tajantemente la ley para mejorar muchas cosas. Pero la ley no se cumple, ni hay recursos, ni hay educación, y pensando que cada uno hace de su capa un sayo, así actuamos y así nos va.
    -En cuestión de adoctrinamiento, efectivamente, a mi me repugna y por eso digo que no se puede permitir que desde un gobierno se imponga de forma totalitaria un adoctrinamiento que va contra toda ética y que hiere gravemente la dignidad del ser humano.
    -De acuerdo en cuanto a las drogas. Y ahí las tenemos. Con el consumo legalizado.

    Un abrazo Sarracena.

    Bonitas parrafadas:)

    Me gusta

  9. Adelante, pues, con el debate.

    1.- Desde luego que Jesús no nos invita al pecado, pero nos comprende a los pecadores, pues comprende nuestra debilidad. No muestra la misma compasión ni comprensión para con los tibios, los hipócritas y los mercaderes. Es el Jesús del buen samaritano, del que comprende y defiende a la Magadalena y el que acepta a publicanos, cambistas y otros pecadores, malvistos, criticados y discriminados de la sociedad bienpensante y por la jerarquía eclesiástica.

    2.- Reconozoco que yo no se que haría ante casi nada; me conozco bien y por tanto, soy muy consciente de que mi bondad o mi maldad, mis méritos o deméritos, mi virtud o mi falta de ella, tal vez se deban más a la falta de oportunidad que a otra cosa. En otras palabras: jamás he sido infiel a mi marido, también es cierto que jamás me he encontrado con hombre alguno que me atrajera lo suficiente ¿virtud o falta de oportunidad?

    3.- Efectivamente, nadie tiene derecho a impner sus creencias ni sus símbolos; tal respeto es de doble vía: de unos hacia los otros y de los otros hacia los unos. Y muy especialmente en los espacios públicos, en los que convivimos católicos, protestantes, musulmanes, ortodoxos, judíos, ácratas, agnósticos, ateos …… Tu verdad -mi verdad- puede que sea la única y verdadera para nosotros, no necesariamente para el resto. Y el argumento de nuestra raíz y cultura cristiana, es válido hasta que choca con un Estado de Derecho que se reconoce “aconfesional” y que establece la libertad y la igualdad entre os diferentes cultos. Así, de igual forma que no te gusta vivir tu religión en tu casa, no tienes porqué imponer tu culto, tu religión a terceros, que tienen derecho a disfrutar de un espacio libre de injerencias que no desean, no buscan y les resultan molestas.

    4.- Matrimonio, unión, contrato. Distinguir el sacramento del matrimonio, del matrimonio civil. Dos cosas distintas y ciertamente diferentes. En cuanto a la unión entre personas del mismo sexo, te parecerá antinatural, bueno, es una opinión. Lo cierto es que la homosexualidad existe desde que existe el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, como el resto de los hombres. La perversidad habita en el interior de las personas, con independencia de su orientación.

    5.- Reitero: no me gusta que me adoctrinen, ni que manipulen, ni siquiera cuando pretenden que tal adoctrinamiento y manipulación me convertirá en una persona mejor, socapa de la bondad de la doctrina. Ahí me quedo con el libre albedrío.

    Hala pues, atentamente.

    Me gusta

  10. Adelante…:
    1.-Si Jesús comprende a los pecadores, nos comprende a todos. Se refiere durisimamente a los tibios. En cuanto a los mercaderes reprende una actitud. Cosas distintas, me parece.
    2-Yo, que también me conozco y pese a eso nunca estaré libre de “cometer todos los errores y todos los horrores”, sí tengo bastante claro cómo actuar ante determinadas cuestiones. La fidelidad al marido es por decisión, no por oportunidad.
    3-…Estado de Derecho, entendiendo-lo como ¿justicia? No me vale. Difícilmente un Estado puede ser justo. Desde luego no tengo ejemplos para ponerte.
    4-El matrimonio por definición es un contrato, un compromiso de dos personas-hombre y mujer- Quien tiene creencias religiosas-hablando de católicos-sólo se casará por la Iglesia-porque Cristo eleva al orden sobrenatural esa unión natural-y lo hace porque le da la gana, pero así queda establecido. La homosexualidad no existe desde que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios-eso sería una burrada-sino desde el momento en que el hombre desobedece a Dios, peca-pecado original-y la naturaleza humana queda dañada de por vida. Es más, si investigas, ya te digo que no encontrarás ningún pecado nuevo sobre la tierra. Todo viene desde Adán y Eva. La homosexualidad es dura para quien la padece, así que no frivolizo con este tema, ni mucho menos, y toda persona que padezca esta “tendencia” merece mi respeto, pero patata nunca será igual a árbol, por mucho cariño que me inspirasen.
    5.-Cada cual se empape de las creencias que quiera. A día de hoy no he encontrado nada más desinteresado y generoso que el mensaje de Cristo. Si dejarme llevar por ese Amor es adoctrinamiento, adoctrinadísima estoy. Y agradecida.

    Otro abrazo Sarracena, y ya son dos.

    Me gusta

  11. Y suma y sigue:

    a) Y si nos comprende a todos ¿caremos en la tentación de comprender menos y reprender más? ¿o aceptamos muestra propia debilidad y en esa aceptación nos vemos reflejados en el otro?

    b) Ah!!!!!!!!! El espíritu suele estar pronto, la carne suele ser débil… Suerte la tuya, de vivir con certezas absolutas. El de la fidelidad sólo planteaba una hipótesis. Elegimos la virtud, la mantenemos ¿por falta de oportunidad? En mi caso, vivo con la única certeza de mi fabilidad y, en tanto falible y humana, pecadora, maldita con el don del conocimiento ¡ay!

    c) El Estado es tan justo o injusto como los valores de la sociedad que lo forma, creo ….

    d) “(…) El matrimonio por definición es un contrato, un compromiso de dos personas-hombre y mujer- Quien tiene creencias religiosas-hablando de católicos-sólo se casará por la Iglesia-porque Cristo eleva al orden sobrenatural esa unión natural (…)” Ergo, sólo es sobrenatural la unión para los católicos, lo cual deja fuera a la mayor parte de la Humanidad. Por otra parte, me limito a señalar que el Hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios; cierto que pierde la inicencia y toma conocimiento del pecado o sea, es capaz de discernir entre el bien y el mal. A partir de ahí, me niego a creer que la homosexualidad sea un padecimiento, porque eso es tanto como decir que el ser alto, bajo, rubio, moreno, caucásico o africano es un padecimiento. No es una enfermedad.

    e) Vale, pués. Ahora bien, entendamos que, tal vez, otras personas están encantadas con otra clase de doctrina. Ergo, no les neguemos a los otros aquellos que exigimos para nosotros.

    Sin abrazos, por favor.

    Me gusta

  12. Vamos a ver Sarracena. Que yo no reprendo a nadie.

    Lo que hago es decir que el aborto es un asesinato, que es un horror, que no tiene más vuelta de tuerca. Que matar un bebé en las entrañas es un crimen.

    Puedo tener toda la comprensión que tu quieras, pero no voy a cambiar la verdad para ajustarla a las necesidades personales de cada uno con sus caonadas.

    La comprensión es comprender, no es transigir.

    Tener certezas no es malo y además es compatible con ser debil, cometer pecados y equivocarse. Pero la certeza de ciertas cosas está ahí. Elijo la virtud y en esa dirección me muevo. Saldrá o no saldrá, pero es mi elección. A ver si ahora va a ser reprobable buscar la virtud y ser un sinverguenza va a generar grandes simpatias y comprensiones.

    La sociedad actual tiene perdidos los valores, de ahçí que el Estado sea injusto. Pero la sociedad somos todos, por supuesto, por eso apuesto por la virtud, por la vida. Ahora, que cada uno intente ser mejor. Sólo así recuperaremos, poco o poco y dolorosamente el terreno perdido.

    El matrimonio es de derecho natural. Hombre y mujer se casan y están casados, ya sea por el rito chimpún o por el alcalde de Zalamea. Lo que he querido decir-he debido expresarme mal- es que para un católico sólo es válido el sacramento del matrimonio. Una persona bautizada, puede casarse por el rito catacham, por ejemplo, pero ese matrimonio no es válido para un católico. ¿Y esto porque soy una intolerante y una déspota incomprensiva? Esto, porque así lo expresa el Catecismo-bueno, lo expresa mejor-recomiendo su lectura.
    Cristo lo que hace es tomar ese matrimonio-que ya existe en la naturaleza-y elevarlo al orden sacramental. Eso es lo que he querido decir.
    Para todas aquellas criaturas del mundo mundial que no sean católicas, sus matrimonios son tan matrimonio como el que más. No tergiversemos palabras, que nos liamos.

    Yo no niego a nadie nada. Estoy conforme, me parece bien, que cada cual reciba la educación que le de la gana. Lo que me toca las narices es la tolerancia y el respeto hacia los demás y la intolerancia absoluta y el ataque continuo y la mofa constante que recibimos los católicos. A mí no me molesta Buda en mi despacho, por ejemplo. Si a mi compañera le gusta, adelante¿donde está el problema?¿tendría que molestarme la foto de la familia de alguien, los escudos de los partidos deportivos-porque no son mi equipo…? Creo que hay una enorme hipocresía, por no llamarlo directamente maldad, al reivindicar y argumentar los “derechos” de unos cuantos, argumentando siempre que los católicos molestamos con nuestras expresiones de fe. Por mí se pueden ir a tomar viento. Eso sí:¿qué vamos a hacer con las Catedrales?¿Con los hospitales de ordenes religiosas que atienden desahuciados, prostitutas y drogadictos, por ejemplo? Y así un enorme y largo etc…No seamos ridículos.

    Y me va a perdonar señora mía, pero yo mando los abrazos que me da la real gana. Hasta ahí podíamos llegar.¿En pro del respeto y la libertad me manda que me guarde mis abrazos? No le veo muy comprensiva.

    Un abrazo Sarracena, y ya son tres.

    Me gusta

  13. Señora mía, no me abrace por favor, respéteme.

    Venga: si estuvieramos cara a cara usted y yo, en privé y así, puntualizaría un par de cosilla que, aquí, negro sobre blanso, en público y sin vernos ni conocernos, no me atrevo a decirle.

    ¿Por cobardía? No, por rspeto y porque lo escrito (y usted lo sabe bien) suele leerse peor.

    Así pues, voy a ejercitar esa virtud que tanto predico y a callarme un poquito, que nunca está de más.

    Ande, nade con Dios, señora mía, que El la guarde sus virtudes….

    Me gusta

  14. Está bien, Sarracena.

    Cambio abrazos por besos:)

    En serio. Me callo, vale, pero dime una cosa. Si yo te respeto a ti y no te mando el abrazo, dónde queda tu respeto por mí, que quiero mandártelo.

    Ciertamente, escribir es siempre muy distante y no es fácil explicarse por esta vía y por supuesto hay que tener presente que todo el mundo puede leerlo.

    …¿y ahora cómo me despido?

    Un cordial saludo…¿mejor así?

    Me gusta

  15. Vaaaaaaaaaaleeeeee, venga, un abrazo teórico, cual apunte contable.

    Y nos despedimos, hasta la próxima, atenta la mente, como nuestro amigo Driver….

    Oks?””””’

    Me gusta

  16. Queridas Luisa y Sarracena. Si queréis os cito en un terreno neutral…¿mi casa?¿la real?. Ya sé que te pilla lejos , Luisa. Pero si alguna vez se te ocurre escaparte a Tarraco… ya sabes.
    Me da que mucho de lo que habéis intercambiado por escrito se disiparía con un cara a cara. Creo que falla el Código. ¿Recordáis los elementos de la Comunicación? Emisor envía Mensaje a Receptor a través de un Código. Receptor Descodifica. El Código consta de Signos que se remiten a un Referente. Si un mismo Signo se remite a referentes distintos , con el agravante de que el Canal es interné, pues la Comunicaión se llena de Ruidos. Y, al final, no hay verdadera Comunicación. Palabra de lingüista de pacotilla.

    Decidme cómo puedo hacer para que podáis tener un debate sin Interferencias.

    Quedo a vuestra disposición…

    Un beso, Luisa. Con Dios, Sarracena impenitente.

    Me gusta

  17. Llevas toda la razón, Sunsi.

    Pero yo sé, que tu sabes, que Sarracena y yo, no nos hemos molestado, ni mucho menos.

    Al menos, yo encantada de practicar esgrima con una infiel-ojo,que lo digo por lo de Sarracena-.

    Sunsi ¿neutral tu casa? 🙂 Amos hombre…

    Me gusta

  18. Y hace falta mucho, pero mucho, más para molestarme …..

    Y le recojo el guante, señora mía.

    Y en casa de hedbanna rana cuando quiera …

    Me gusta

  19. Señora mía, como diría Sarri, ¿Vos dudáis de mi resptuoso silencio mientras practicáis esgrima con mi amiga asturiana? Eso sí. Yo, con una silla, ladeando la cabeza tooodo el rato como en un partido de tenis. No me lo perdería por nada del mundo…

    Bssssssssssssssssssssssssssss

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s