Parir

Parir en la calle, en una cuadra, entre animales, sin cama de hospital, sin enfermeras amables, sin epidural, sin ginecólogo, sin matrona, sin familia, sin amigos, sin sábanas, ni agua caliente, ni gasas estériles.Nada.

Parir en la más absoluta indigencia, en circunstancias difíciles, sin calefacción central, sin edredones nórdicos.Nada.

Parir y no tener un microondas donde calentar una sopa, ni un buen baño donde darte una ducha, ni camisones de algodón, ni patucos de lana, ni almohadas mullidas. Nada.

Ni el calor de tu gente, ni la comprensión de un pueblo. Nada.

Aquel día, en aquel momento, una mujer se enfrentó al acontecimiento más asombroso  de la Historia.

Le acompañaba su marido.

La pregunta es:

¿Qué te sugiere la escena?

Anuncios

29 thoughts on “Parir

  1. Luisa, la diferencia es que ese parto no fue un parto como otro cualquiera: no hubo dolor, no hubo sufrimiento, no hubo lágrimas más que las de alegría.

    Ojito.

    Un saludo

    Me gusta

  2. Ternura infinita. San José acogiendo aMaría que contempla a su Dios. La intimidad que el Creador les concedió en ese momento. Las gracias que recibieron. Solo podían gozar.SIempre me ha gustado esta imagen.

    Me gusta

  3. Orisson, bienvenido.

    “La diferencia es que ese parto no fue un parto como otro cualquiera:no hubo dolor…”

    Vale.Pero más que al dolor del parto en sí, he querido resaltar las circunstancias en que se produce, la ausencia total de bienes materiales y el rechazo de todo un pueblo que no dio cobijo a una mujer joven y a su marido, y tuvieron que conformarse con una cuadra para bestias.

    Y actualmente,en esta sociedad, donde tenemos de todo en exceso, nos enojamos si se nos estropea la laca de las uñas…

    Un cordial saludo

    Me gusta

  4. No hubo dolor físico…pero el dolor tienemuchos matices y la vida de la Virgen y San José fue de todo menos fácil.
    ¿La imagen? Un hombre y una mujer disfrutando de su hijo recien nacido…muy humanos.

    Me gusta

  5. Quien a Dios tiene nada le falta, Santa Teresa dixit. Además San José prepararía lino y agua caliente. En Belén hay piojos y chinches, pero también oro incienso y mirra.Felicidades Luisa, esta muy tremendista ultimamente.

    Me gusta

  6. La escena sugiere muchas cosas, Luisa. Ternura… por supuesto. Y Redención. Y convesión. Y voluntad de nacer sin nada. Y sencillez. Y el valor del ser humano, que nos lo regaló el Niño al querer hacerse hombre y anidar en el seno de la Virgen.

    Mucho. Sugiere mucho y bueno.

    Besos para ti y para el Sur.

    Me gusta

  7. Una ternura indecible. María lo hizo así, sin mas, como tu describes, pasaria un mal rato… pues es con todas las comodidades, hospitales, matronas, enfermeras, epidural (yo me la puse las dos veces) y .. ¡uf!… pues ya ves, sin mas compañia que su esposo… pero bueno… cuando ves los resultados, todas las madres del mundo (al igual que ella) sentimos algo que no se puede describir con palabras, algo que es todo corazón, algo que solo se siente cuando llega el momento y que por mucho que imaginemos nos quedamos cortos.. pues la criatura que nace de ti es lo mejor del mundo… entonces es cuando te das realmente cuenta de lo mucho que te quieren tus propios padres.
    Un beso!

    Me gusta

  8. Dios elige el amor de dos criaturas a los bienes de la tierra. Una lección que seguirá toda su vida y que claramente nos quiere enseñar. Es lo que lleva a ser felíz. Por cierto, la imagen que has puesto es preciosa.

    Me gusta

  9. Había más Una mula y un buey, dando calor, acogiendo, abrigando. Al poco llegaron unos tíos rudos, con las manos carteadas, más bien guarros, por lo de estar a la intemperie, pero unos maestros en eso de aydar a las crías más débiles, a los crderitos recién nacidos, a las ovejas flojas, dispuestosa liarse a palos ctra las alimañas, y un rato después tres sabios dispuestos a rendir toda su ciencia ante aquel Bebé. Y los que no estuvimos pero que tratamos de vernos en algo de alguno de ellos.

    Me gusta

  10. Tenía todo en contra, sin techo, el frio. Todas las mujeres tenemos miedo cuando parimos, ella tendría miedo. Nosotras parimos con todas las comodidades de un hospital y ella…
    Si hoy dia supieramos de una mujer que da a luz así nos llevaríamos las manos a la cabeza.
    Mira la imagen, que felicidad!. Que envidia!

    Me gusta

  11. De acuerdo, Luisa. Pero no caigamos en demagogias: Dios nació en un pesebre para demostrar su humildad, pero el pesebre fue algo perfectamente digno de Dios (si no no habría nacido ahí).

    Además, el rechazo (real) de un pueblo no fue sino el anuncio de lo que pasaría 33 años más tarde: vino el Mesías y le rechazaron; viene el Mesías cada día y nosotros también le rechazamos.

    Que la Navidad sirva para que procuremos no rechazarle más y, como dice una comentarista, podamos tapar al Niño con un buen nórdico. El de nuestro amor y fidelidad.

    Gracias por todo, Luisa, no sabes lo que me has ayudado.

    Un saludo

    Me gusta

  12. “…pero el pesebre fue algo perfectamente digno de Dios ”

    Esto no me queda claro Orisson.

    ¿También morir crucificado sería una muerte digna para Dios?

    No. No es eso. Y como es un Misterio, no seré yo quien te lo explique:)

    Un cordial salu2

    Me gusta

  13. Felicidades Sinretorno.

    También había una burrita tonta y torpe que no se atrevió a entrar en la cuadra y se quedó fuera mirando con la boca llegandole al suelo y dos lagrimones que fueron los que abrieron el cauce del río que todos los niños ponen en su belén:)

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s