Veneno bloguero

Al escribir, inevitablemente, establezco conexión con muchos de vosotros.

Pasamos, de alguna manera, del anonimato al conocimiento. Por supuesto es un conocimiento imperfecto, pero digamos que tras las entradas o los comentarios, unos y otros,vamos perfilando a sus autores.

Este año he recibido fuertes patadas blogueras, muy certeras, no sé si  intencionadas o malévolas.

Personas que se han incorporado a mi vida, que han alentado mis sentimientos y que sin mediar palabra, sin explicación alguna, rompen.

No entiendo nada. Y nada más puedo añadir. No voy a desvelar identidades ni quiero caer en el desahogo facilón.

Pero  estos comportamientos tienen su repercusión y por culpa de unos pocos, todos pasáis a ser sujetos sospechosos de credibilidad.

La pregunta es:

¿Habéis recibido patadas blogueras?

Anuncios

11 thoughts on “Veneno bloguero

  1. Patadas, lo que se llama patadas, no, pero desencuentros en puntos sensibles algunas veces sí, pero, curiosamente, con esas personas hemos seguido la amistad bloguera, cuidando de no tocar mucho esos temas, pero sí conservando la libertad de hablar de todo con respeto.
    Un beso, Luisa, desde el sur del mundo

    Me gusta

  2. Luisa…creo que soy el menos indicado para contestar tu pregunta. Creo que yo he sido uno de esos que te ha dado “una patada bloguera”, por la parte que me toca te pido disculpas Luisa.

    Me gusta

  3. Pues fuera del blog bastantes. El problema es cuando alguien tiene varios blogs con identidades distintas, según el tema tratado , las controversias y demás pueden hacer que uno decida de seguir comentando en dicha página lo que no quiere decir que derive en abandono. A veces es mejor el silencio que alimentar
    enfrentamientos. Y en el blog también he recibido unas cuantas, pero quedan para mí, de ahí la necesidad de moderar lo que se dice, porque a veces es para cerrar la persiana de forma definitiva. Yo he abandonado tres foros por que no ayudaba a construir, y los he quitado de mi lista. Si alguien desaparece , el autor del blog también puede preguntarle los motivos si realmente quiere que esa persona siga comentando.

    Me gusta

  4. Hola, hola!!!

    Vamos a ver si concreto: No me refiero a que alguien deje de comentar en mi blog, así que no es tu caso Carlos:)

    Me refiero a quien alimenta mi amistad a puerta cerrada, quien se ha servido de correos electrónicos, o quien me ha tenido enlazada y ahora no da paso a mis comentarios. A esas cosas me refiero.

    Un abrazo

    Me gusta

  5. Creo que el problema está en dar demasiadas alas a amistades poco sólidas…así es la red.
    No son patadas al blog, simplemente es que la vida a veces es muy complicada y los mal entendidos, via mail, superan nuestro entendimiento.
    No le pidas demasiado a quien solo te conoce por lo que escribes…seguramente se equivoca…supongo.

    Me gusta

  6. Ufssssssssss, ni idea.

    No tengo blog y sólo comento en tres sitios, uno de ellos, éste.

    En los otros dos, conozco a sus propietarias y ellas a mi.

    En uno, el primero, conozco a su dueña desde hace muuuchos años y su amabilidad y paciencia para conmigo no han hecho otra cosa que permitir ahondar en una amistad especialmente apreciada.

    Del otro, el segundo, sólo decir que me ha permitido conocer personalmente a una persoan especialmente interesante con la que espero, en el futuro, mantener y estrechar una relación muy próxima.

    De éste, me gusta el que su dueña me permita expresarme con libertad, aún sabiendo yo que muchas de mis opiniones no sólo contradicen las suyas, sino el tono general de las personas que intervienen aquí. Además, aprecio, señora mía, una suerte de iconoclastia, sugerente y atrayente.

    Por otra parte, no me ofendo con facilidad y no presto atención a cosas que entiendo forman parte del juego: es un medio abierto y anónimo, en consecuencia, se ha de estar preparado para afrontar las opiniones ajenas y, también, los desafectos.

    Con Dios, hedbanna señora mía.

    Me gusta

  7. No, Luisa. A mí no me ha sucedido. Pero también te he de decir que me han comentado que tengo mucha suerte.

    Pienso que tú, una mujer clara, que dice las cosas sin ambigüedades… tienes más puntos. Le doy la vuelta y creo que las patadas que recibes se parcen a aquello que se dice: …”ladran, luego cabalgamos”. Y si a mí no me ladran… igual debería pensar que no cabalgo a buen ritmo.

    Sólo puedo decirte que, a pesar de los alfilerazos, vale la pena que sigas, fuguilla del Sur.

    Patos pa ti

    Me gusta

  8. Sin ninguna duda, creo que Inés es la más acertada en lo que a mí se refiere:” dar demasiadas alas a amistades poco sólidas…”

    De todos modos, cada uno es como es y mi tendencia es acogedora. Tiendo a dar siempre una o varias oportunidades. Tiendo a considerar a las personas a pesar del anonimato de internet.

    Está claro que todavía tengo muchísimo que aprender. Las malas experiencias son al mismo tiempo, muy educativas, así que todo acaba siendo para bien.

    Pero me sorprende mucho y además me duele, establecer relación con alguien, que repentinamente desaparece. No me parece un comportamiento lógico.

    Un abrazo

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s