¿Cómo aman los hombres?

El amor entre hombre y mujer, en su más íntima expresión, debe tener su origen-referido a principio, manantial- en los fenicios.

El varón desplegará sus artes de cortejo, la colmará de ternuras y requiebros que harán rebosar el día.

Ella, sabiéndose amada, sabrá compensar los méritos y satisfacer al esposo amante.

Digo esto con intención de centrarme en el matrimonio, ya sea cristiano o del real Betis balompié.

“La sexualidad, mediante la cual el hombre y la mujer se dan el uno al otro con los actos propios y exclusivos de los esposos, no es algo puramente biológico, sino que afecta al núcleo íntimo de la persona humana en cuanto tal. Ella se realiza de modo verdaderamente humano solamente cuando es parte integral del amor con el que el hombre y la mujer se comprometen totalmente entre sí hasta la muerte”

La comunicación, la afectividad, la sexualidad, son partes del todo y ninguna es excluyente.

Por eso y como decía una amiga mía, las relaciones sexuales empiezan por los fenicios.

Caldearemos el tálamo con detalles de cariño, con sonrisas cómplices…todo un arte de seducción que hará de la leña fuego, a veces con afecto, a veces con ternura, a veces con pasión…

Lo contrario no es humano ni puede aceptarse moralmente. Lo contrario tiene muchos nombres pero ninguno agradable, no para oídos que desean palabras de amor.

Una mujer es una flor-me dijo un hombre recio-referido a valeroso,fuerte, masculino.

La pregunta es:

¿Cómo conquistas-varón- a tu mujer?

Anuncios

23 thoughts on “¿Cómo aman los hombres?

  1. Desde luego, espero no se le ocurra llamarme flor, ni de lejos …………….

    Mi única “flor” el cardo … ja, ja ……

    Me gusta

  2. No sabría contestar. La conquista es diaria y diversa y los años vividos juntos hacen que ésta adquiera una tonalidad especial. Aún así, mi conquista es para ella, así que…..no doy ideas.

    Me gusta

  3. Hoy se separan tanto todos los elementos del amor verdadero y se pide tanta prisa para todo que ya no “caldeamos el tálamo”. Quizás nos hemos olvidado de hacerlo ¡y cuanto perdemos! las mujeres sobre todo si no hemos comenzado por los fenicios y dejado atrás etapa por etapa.

    Un beso grande

    Me gusta

  4. Luisa… se supone que a esta pregunta deben contestar “ellos”, ¿no?.

    Me ha encantado que hayas escrito esta entrada. Yo sé a quién se la enseñaré.

    Besos, fuguilla.

    Me gusta

  5. Los hombres no aman. Los hombres foyan y cuanto más mejor por algo dicen las mujeres que los hombres piensan con la Poya.

    Me gusta

  6. JKLO. No estoy de acuerdo contigo, ni en la forma ni en el contenido. Hay expresiones y palabras a miles y las que utilizas son ciertamente desagradables. Pero además no es cierto. Claro que depende mucho de la experiencia personal y de con quien ande uno acostándose.

    Mi entrada de hoy, es solo un recordatorio de la importancia y la necesidad de cortejar a la mujer, precisamente porque hombres y mujeres somos distintos y la sexualidad la vivimos de forma diferente.

    Vuelve por aquí cuantas veces quieras, pero tira de diccionario, que hay muchos sinónimos más amables que los utilizados.

    Un salu2

    Me gusta

  7. SARRACENA. ¿Cardito? ja,ja, eso es de lo que tu vas, pero late en ti toda una poeta dulce y sensible.

    ANGELO. No es necesario contestar. Con que sirviera para que reflexiones, ya sería genial.

    ALE. Dentro de los peligros del amor, está la rutina y también en este terreno es importante revisar conductas.

    SUNSI. Esta entrada la cojes, la fotocopias y la pones en el espejo donde se afeite tu esposo:) Y así todas las mujeres.

    Un abrazo

    Me gusta

  8. Imagino que como toda mujer estarás a lo tuyo. O sea, trabajar para mantener a aquel que conquiste tu corazón, te ponga un piso, te sirva de taxista y cuide de tus hijos. Bueno esto último no porque tendria que estar mucho tiempo sin aportar nada y te verias en la imperiosa necesidad de cambiar de hombre, un hombre que de verdad te ame y te mantenga.

    Me gusta

  9. JKLO.Tienes alguna herida seria y ahora ya no sé si eres hombre o mujer.

    No me identifico ni con el hombre que describías antes ni con la mujer que describes ahora.

    Lo mío es más sencillo y más profundo:la creencia en el matrimonio, en la familia como bien del que se nutre la sociedad, la dignidad de la persona. Cada uno aportando lo suyo, cada uno luchando por sobrevivir, por amar, por perdonar, por ser fiel. Y además el trabajo. El trabajo es bueno y no tengo mentalidad de ser mantenida.

    Un salu2

    Me gusta

  10. Ojalá fuese todo tan bonito como lo piensas y toda mujer tan desprendida como dices. No se la edad que tendrás. Tampoco me interesa. Pero lo que si es cierto es que el amor se ve de una forma diferente a los 15-20 que a los 4o que a los 60 por tanto no debiera generarizar.

    En la adolescencia: Según nos han contado, es lo más maravilloso que podrá nunca llegar a ocurrirnos de modo que lo idealizamos y nos formamos una idea que dista mucho de la realidad.

    En los primeros años del matrimonio: Continuamos pensando que cualquier problema es de fácil solución porque el amor lo cura todo hasta que te das cuenta de que el amor nunca ha curado nada como mucho encubierto defectos que en nuestras ensoñaciones nos negabamos a creer ciertas. Lo único que ha cambiado hemos sido nosotros y nuestra forma de percibir los sentimientos.
    Aquí se podría decir la tan manida frase “cuando seas mayor lo comprenderás” porque existen infinidad de cosas, no solo el amor, que no las descubrimos o sabemos descubrirlas hasta que no las hemos vivido.

    Mediana edad: El amor se ha diluido y solo queda en los matrimonios lo de el seguir juntos para que no digan o por el mero hecho de habernos acostumbrado a convivir con la persona de la que en su día estuvimos enamorad@s. Modo de convivencia que se mantiene hasta la vejez o anciana juventud.

    Si tienes padres, que supongo los tendrás, preguntales por separado si aman a su esposo/esposa igual que el día en que se casaron y sabrás que su “amor” es completamente diferente al que se tuvieron cuando tenían veinte años.

    Salu2

    Me gusta

  11. El amor se ve de maneras diferentes según las etapas de la vida, evidentemente, pero sobre todo, hay que saber a qué llamas amor y en cualquier caso, hay que saber qué es amor, porque aunque te parezca increíble, no todo el mundo lo sabe, y le da un sentido utilitarista.

    Me gusta

  12. Si eso, sensible y poética a más no poder ……
    juaassssssssssssssssssssssssss.

    Aquí, el colega JKO está un poco quemadillo.

    Verás, corazonnnnnnnnnnnnnn: veinticinco años llevo de matrimonio (el 15/03, para más señas) y, efectivamente, nada que ver con el primer día.

    Y ¿sabes) Pues genial: hace 25, yo tenía 20; hoy no soy la misma, he crecido, he madurado y espero haber adquirido dignidad y gobierno….

    ¿Amor? Sí, mucho;

    ¿Pasión? ¡A ti te lo voy a contar!

    ¿Ilusión? Desde luego.

    ¿Es igual que hace 25? Noooooooooo, es mucho mejor: me irrita más, me cabrea muuucho más ¿y qué?

    Me lo comería con patatas: es el amor de mi vida, mi compañero, en quien descanso y en quien me apoyo.

    ¿Se lo cuento todo? Ni de coña

    ¿Es mi amigo? En absoluto, de hecho, me cae fatal a veces.

    ¿Y qué?

    Ah!!!!!!!!!!!! Y pòr si no se nota, la sociedad y que dirán me importan un pito ……

    Con Dios.

    Me gusta

  13. He entrado en los comentarios con verdadero entusiasmo, esperando contestaciones de valientes.
    Cada uno es cada uno y cada uno tiene sus cadaunadas. Afortunadamente las mujeres vemos por dentro y suplimos la torpeza de los hombres que no consiguen demostrar su cariño o apreciamos la vaciedad de sus gestos. ¡Pero que listas somos, madre!.
    Un besazo

    Me gusta

  14. ¿Pero qué pasa?
    Los hombres también tienen corazoncito y no sólo piensan de cintura para abajo…por lo menos muchos de los que yo conozco.
    A veces somos las propias mujeres las que creamos, y hasta alimentamos, esa imagen de machito obsesionado por el sexo.
    Los hombres también saben amar…y lo hacen muy bien, si les dejamos.

    Me gusta

  15. Os recomiendo dos libros si es que no los habéis leído…”Más allá del sí, te quiero” (de Aníbal Cuevas) y “Pijama para dos” (de Alfonso Basallo).

    Recomendaciones aparte…¿Por qué será que siempre somos mujeres las que leemos lo que deben leer los hombres? Jajaja…esto lo digo para quitar hierro a comentarios pesimistas.

    Que somos diferentes es obvio…y que amar en el matrimonio debe ser “la capacidad de hacer feliz al otro”, es algo que se nos olvida con frecuencia.

    Estoy hablando, de amor verdadero, claro…no de amor afectivo…el amor verdadero no es el que va buscando en bien propio…sino el ajeno, es el amor donación…es decir “gratis”, por eso, a medida que se avanza en el matrimonio y pasan los años, este amor es el que se hace fuerte y permite que las cosas perduren…porque el afecto depende de la emoción del momento y eso es muy variable.

    Si nos empeñamos en “intentar hacer feliz al otro”, nuestra felicidad, vendrá sóla…y eso, recíprocramente, es la pera…y convierte al matrimonio en algo maravilloso.

    Recuerdo una frase que escuché en una ocasión a un amigo mío: “el otro es mucho más de la opinión que tú puedas tener de él”.

    Si lo pensamos fríamente, esta frase tiene mucha miga, porque nos pasamos el día juzgando a los demás (incluso al marido/mujer) por todo aquello que pensamos que “no nos da” o que “no nos gusta”. La realidad es que, cada persona es única y tiene un valor en sí misma…y eso, es quizá lo que debemos aprender a ver, valorar y amar.

    Me ha encantado el post Luisa…cómo ves, ya vuelvo a la vida cibernética tras mis vacaciones maternales.

    Un besazo guapa…estamos en contacto.

    Me gusta

  16. ¡Cris, qué alegría tenerte de vuelta!
    Buena aportación la de los libros que apuntas y buena reflexión. Se ve que vienes con energias renovadas y es que la maternidad no sólo embellece, también da sabiduría:)

    Un besazo para ti también.

    Me gusta

  17. Efectivamente Inés, las mujeres tenemos una gran parte de culpa cuando insistimos en no hacernos respetar.

    Y por supuesto que hay muchos obsesos con el sexo-ellas también- pero también hay hombres chapó, hombres de bandera, hombres buenos, hombres que saben amar y respetar. Faltaría más.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s