Desarraigo

¿Cómo tratamos las arrugas que los años han esculpido?

Arrugas hechas de sudor, de esfuerzo, de trabajo, malas noches, risa y llanto.

Qué hacemos cuando en el atardecer de la vida, esas arrugas llenas de experiencia y sabiduría, olvidan hasta lo más elemental y pasan de ser sostén a fardo.

Están muy de moda las residencias de ancianos, de hecho creo que es el negocio del futuro ya que la población envejece y cada vez somos más longevos.

Llegado el momento, decidir que nuestros padres dejen su casa, sus pertenencias, su hábitat natural e ingresarlos en una residencia, no deja de ser una decisión dura y dificil. A veces estará avalada por una necesidad real, vital, a veces será tapadera de un egoismo cierto.

Lo que está claro es que nuestros mayores prefieren permanecer en sus casas, no quieren ir a residencias, tampoco estar como peonzas a tiempo parcial de casa de un hijo a casa de otro hijo, pero no hay recursos económicos para atender este deseo que es un derecho y, ahora ellos, y proximamente nosotros, estamos abocados al desarraigo.

Anuncios

6 thoughts on “Desarraigo

  1. Efectivamente, cuando me llegue el momento me quiero quedar en mi casa y creo que eso es un sentir general.

    ¿ Has visto algo más triste que una residencia de ancianos por muy de lujo que sea?

    Hay que promover un cambio de mentalidad y que el anciano vuelva a ser alguien que merece todo el respeto de la comunidad y la familia

    Me gusta

  2. Reconozco que es algo que me inquieta y me asusta, pues el momento (con mis padres) veo que se acerca y llegará más pronto que tarde.

    A mí me gustaría que nuestros padres, estuvieran siempre cuidados en familia. Creo que para cambiar ciertas cosas hay que predicar con el ejemplo y quizá ir a contracorriente y dar testimonio porque, “el amor”, ni se jubila, ni caduca ni le importan las arrugas.

    Quizá es un sufrimiento…no lo dudo, pero se puede ver de otra forma; como algo que parte de la vida y hay que respetarlo, aceptarlo y cómo dice una tía de mi marido, tener una actitud positiva y agradecida: “Sé que el tiempo que me queda con ellos es poco, y por eso quiero disfrutarlos al máximo”.

    Espero estar a la altura cuando me llegue.

    Me gusta

  3. ¡Hay algo más bonito que disfrutar de unos abuelos!
    Cuando les llegue su momento tienen que estar en casa, con su familia, sintiéndose queridos y recibiendo sus cuidados.
    Un saludo

    Me gusta

  4. Las residencias son muy tristes, sobre todo cuando la gente no quiere estar allí, yo creo que son necesarias pero para gente sin familia, ¿si no nos sacrificamos por los nuestros porque nos vamos a sacrificar?

    Me gusta

  5. Mi madre siempre decía que quería ir a una residencia frente al criterio de los hijos pero al ir a visitar a su hermana ha cambiado de opinión. Viene deshecha, dice que es un parking de viejos.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s