Una pregunta

Alguien me dijo una vez que reconocer la “necesidad” del otro es humillante.

En absoluto estuve de acuerdo, puesto que reconocer que estamos necesitados, no sólo no es humillante sino que nos hace grandes a los ojos de los demás.

Ir por la vida de “yo me valgo y me sobro” es cuando menos una utopía, ya que somos seres sociales que nos necesitamos unos a otros para sobrevivir. De hecho, es tan importante la necesidad del otro que sin él, en soledad, no podríamos desarrollarnos.

Yo necesito a las personas, a esas que comparten mi vida, a esas a las que puedo llorarles en el hombro, a esas a las que en un momento dado les hago participes de mi dolor o mis aspiraciones. Mi gente.

Necesitar es un verbo que nos hace humanos, porque así somos y no hay nada humillante en esto, sino todo lo contrario.

La pregunta es:

¿Os sentís necesitados de los demás?¿Se lo decís? ¿Os parece humillante?

Anuncios

14 thoughts on “Una pregunta

  1. Depende de quién se trate y par lo que se necesite. Depende de muchos factores, pero por principio sentirse humillados me parece de una soberbia monumental.

    Pedir ayuda abre las puertas al otro también para que nos pida ayuda, y puede der que esa ESO lo que en muchos casos nos haga no pedir su concurso primero.

    Saludos desde el sur del mundo.

    Me gusta

  2. Que fuerte! No debemos ser tan exagerados. Habria que analizar en que contextos se dicen las palabras. Necesitar, necesitar solo necesitamos el Amor de Dios, que ya lo tenemos. Hablar de necesidad con ciertas personas claro que puede ser humillante. Todo fuera de su contexto carece de validez y esta expuesto a cualquier interpretación.

    Me gusta

  3. Bienvenido YO a MIC. ¿Exagerado quien? Supongo que te refieres a quien dijo sentirse humillado por reconocer necesitar.

    Ciertamente lo único que necesitamos ya lo tenemos, pero como somos personas, como somos frágiles, como somos de carne y hueso, como tenemos defectos, carencias y debilidades, y no somos angeles, a parte del A. de Dios, en este mundo visible y táctil, buscamos al amor, la amistad, el beso, el abrazo, un apretón, una palabra de aliento, un te quiero, y es bueno saber pedir ayuda: “ayúdame”, con la sencillez del que se sabe querido y necesitado.

    En fin, un cordial salu2 para ti YO. Espero verte más por estos lares, no recuerdo que hayas entrado antes.

    Me gusta

  4. Ale, efectivamente todo tiene sus matices. Podría ser soberbia, pero también podría ser miedo puro y duro.

    Conozco gente servicial que sin embargo no se dejan servir.

    A mí me gustan ambas cosas:servir y que me sirvan; ayudar y pedir ayuda ¿qué tiene eso de malo?

    Quizás es que nos hemos vuelto tan herméticos que no nos permitimos la sencillez-y ahí si hay soberbia, claro-

    Besos Ale desde el Sur de España al Sur del Mundo

    Me gusta

  5. Yo sí necesito de los demás, y no me da vergüenza reconocerlo. Obviamente estoy hablando de ciertas personas: de la familia, de los amigos, de alguna que otra persona.
    Cada vez que necesito ayuda, la pido, tampoco me avegüenza. Mientras pueda hacerlo sola, lo hago; y si no puedo, pido ayuda.
    Lo que sí me da mucha vergüenza es no poder ayudar en algunas ocasiones a los que lo necesiten, sobre todo cuando se trata de algo económico.
    Y no, no me parece humillante reconocer cuando se necesita a alguien más.

    Me gusta

  6. Querida mía, cuando se trata de tu familia que te quiere, no. Una vez me contó un señor una historia que le había ocurrido. Un compañero de trabajo estaba pasando un mal momento y acudió a él para pedirle ayuda. En su despacho de desahogo con él y lloró. Mi amigo le ayudó (le habría ayudado también sin llorar). Pasado el tiempo se ha mostrado siempre despreciativo y ofensivo. ¡No le ha perdonado que le viera llorar! Un abrazo y visítame de vez en cuando:
    http://www.nputemasdeactualidad.blogspot.com

    Me gusta

  7. No creo que sea humillante necesitar de los demás, pues tu necesitas y el quizás también necesita tu ayuda.. es humano..
    Besos!

    Me gusta

  8. Supongo que el reconocer la propia fabilidad o la propia necesidad no es tan fácil como pueda parecer. sobretodo, porque tendemos a percibir el reconocimiento de nuestra propias debilidades, faltas y necesidades como un acto de debilidad frente “al otro”.

    Entregar “al otro” nuestras banderas requiere confianza, respeto y, desde luego, humildad, en el sentido de reconocerte, en “el otro”, de igual a igual.

    En mi caso, pues depende. En términos generales, me cuesta poco pedir ayuda; mucho más, reconocer otras necesidades más personales y, por tanto, más ocultas.

    Claro que ejercer de sarracena y borde, ayuda bastante a no “dejar ver”.

    Me gusta

  9. Hola Luisa no creo sea para nada humillante, lo que si creo es que tratandose de una necesidad economica o material, somos electivos a la hora de plantear nuestra necesidad, y si hablamos de necesidad afectiva, aca acostumbramos a decir: me haces falta, me has hecho falta, y es una manera bonita de decirle al otro te necesito cerca para hacerle frente tal vez a otro tipo de necesidades.

    Me gusta

  10. COMPARTIR LAS VIVENICAS TUS VIVENCIAS TE HACEN GRANDE Y NOS ENGRRANDESE TAMBIEN ME GUSTA. SABES TENGO UN ALGO DE TI ME GUSTA ESCRIBIR PEQUEÑOS DETALLES ESOS QUE NOS ,EL AMOR, EL AFECTO, LA AMISTAD EL TRABAJO Y LA SUBLIME GRANDEZA DE TENER ESTE EXISTIR POR EL CUAL PUEDO EXTRAER DE CADA MINUTO DE VIDA EL NECTAR DE APRENDER. MILGRACIAS LUISA DESDE GUATEMALA CON CARIÑO SANDRA

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s