Nací en el Opus Dei

Debí nacer en el Opus Dei aunque no lo supe hasta cumplidos los veinte años.

Una de las cosas que más me gustan de esta Obra de Dios es que tiene carácter de eternidad y es universal. Me gustan los corazones grandes, las mentes abiertas y la libertad.

Me diréis qué hago entonces en el Opus Dei y mi respuesta es que realmente hago lo que me da la gana.

Muchos piensan que la Obra tiene doctrina propia, que por otro lado es arcaica y que solo pensamos en los pecados que arrastra el sexto mandamiento, en otras palabras:que tenemos la mente sucia.

También se dice que somos ricos, que captamos gente y que nos tienen comido el coco.

Dicen tantas cosas…

Hace un año comencé con Dios en mi calle al alimón con otra supernumeraria a la que no conozco personalmente y por razones de distancia es posible que no llegue a conocer. Ciertamente he comprobado en este tiempo que somos muy distintas pero tenemos un mismo hilo conductor: nuestra fe.

Fe-sin tilde-que se alimenta de una formación doctrinal continua ya que el alimento del alma ¿es menos necesario que el del cuerpo? ¡Ah, si nos alimentásemos igual otro gallo cantaría!

Ni la formación, ni la fe, ni la pertenencia al Opus Dei es sello de santidad aunque a ese fin se dirige pero… en palabras de Sarracena-esa comentarista que se demuestra “infiel” a este blog-“la carne es débil”.

No obstante no caemos en el desánimo, ni tiramos la toalla, ni nos consideramos mejores, ni podemos presumir de nada.

Todo esto es compatible con el acento que ponemos en transmitir aquello que se nos ha dado gratuitamente y que consideramos un tesoro.

Por eso los del Opus Dei hablamos de Dios a diestro y siniestro, a tiempo y a destiempo, como decía aquél:pájaro que veo, pluma que le arranco.

Os remito a esta nueva dirección, que no tiene ni una sola entrada porque estamos experimentando cambios técnicos,en la que ya podéis apreciar el sello de quien os escribe y que firma bajo el seudónimo de Tinta. Se agradecen comentarios🙂

Espero que le demos un nuevo ritmo, quizás más participativo.

Es un blog temático donde hablamos del Opus Dei, de nuestras vivencias personales, de las famosas y tarareadas normas de piedad, donde mes a mes os enlazamos una carta que escribe el Prelado del Opus Dei que por aquello del oscurantismo, está colgada en internet en la página oficial:)

Anuncios

21 thoughts on “Nací en el Opus Dei

  1. Ay, señora mía, y no se le nota nada, añadiría……

    Yo no pertenezco a la Obra (y también se me nota) tampoco simpatizo especialmente, mucho más por cuestiones externas, de forma y de formas … y, especialmente, por un determinado “tipo” que, confieso, pone en evidencia la peor parte de mi, si bien por carencias propias antes que deméritos ajenos …

    Dicho lo cual, he de agradecer que su organización me permita hacer cosas tan simples como confesarme cada cierto tiempo o asistir algún que otro retiro (ejercicios espirituales en terminología ignaciana) sin pretender contraprestación.

    Mis hijos han estudiado en colegios de fomento (o institución, no lo se muy bien) y, en junto, la balanza es más positiva que negativa.

    Así que no seré yo la que tire la primera piedra, por o menos, en público … por más que no siempre me parezcan adecuados u oportunos, pero ¿quién soy yo para juzgar? Nadie ….. una más de la doliente humanidad.

    Me gusta

  2. Yo no soy del opus dei y no creo que llegue en ningún momento a serlo. Me siento mas Franciscana, llena de espiritualidad y amor a lo que me rodea. Mas ante la Fe todos somos iguales pues creemos en el mismo Dios y sobre todo en su amor.
    Besos!

    Pd. Sobre tu post anterior yo no me hubiese cabreado porque dos hombres se siente donde queriamos nosotras, simplemente nos vamos a otro sitio.. llegaron antes.

    Me gusta

  3. ¡Ah, Sarracena!¿Quién es usted para juzgar? Pues eso dirán muchos¿no? Pero el caso es que como muy bien dice, miles de personas en todo el mundo, como usted misma, reciben el sacramento de la confesión y dan paz, formación y descanso a sus almas, gracias a la labor catequetica que hace el Opus Dei en todo el mundo. Supongo que en justa correspondencia será usted como mínimo de la Obra y rezará por nosotros. No se deje engañar, que no la desdigo, más bien la apoyo: imbéciles y mala gente puede haber en cualquier parte. Ya darán cuentas al Presidente del Tribunal Definitivo.

    Ana, alguna vez hemos hablado de San Francisco y entiendo muy bien que te atraiga poderosamente. A mi me cae muy bien y creo que entre ellos-los santos-en el Cielo debe haber un ambiente estupendo, sin rencillas ni envidias, más bien, todos harán lo que puedan por ayudarnos a todos, sin distinción de devociones, porque el único objetivo no es ser sino estar o llegar:)

    María, me hice del OPus Dei después de dejar el colegio, de salir revotada de los clubs y de dedicarme durante algunos años a hacer el capullo en este terreno. Después una buena amiga se cruzó en mi camino y empecé a recibir formación y empecé a rezar. En una de estas conversaciones con el Señor, entendí que me planteaba la vocación y le dije que sí. En mi caso no fue complicado. Ni me planteó dudas eternas, ni me presionaron.

    UN abrazo

    Me gusta

  4. Pues no, en absoluto; ni siquiera simpatizante ….. Ocurre que conozco a quiénes sí y que la Obra da facilidades.

    Por otra parte, de vocación, más bien escasa. Como de simpatía, instinto maternal o amabilidad ….

    Por último, insisto en que me cuesta tratar con quiénes se sienten a la derecha de Dios Padre …

    Me gusta

  5. Señora mía ¿ni siquiera simpatizante? Curioso, curioso…Yo, si no fuese simpatizante no los frecuentaría para mi alivio espiritual…

    En cuanto a los que se siente a la derecha de Dios Padre,” haberlos hailos”, aunque peor son-para mí-los que se creen por encima de Dios Padre:)

    Me gusta

  6. Yo, Luisilla, nací en el Opus Dei … literalmente. En Tarragona no había ningún rinconcito para dar catequesis .Porque ¿qué son en definitiva las charlas de formación, los círculos…? Así que toda esta labor se hacía en casa de mis padres … También acogían al sacerdote. Tendría yo un año de vida. Crecí en un hogar cristiano. Mis padres…de los primeros supernumerarios de Tarraco … Conocí una vida de piedad auténtica, sin etiquetas. Ellos no hablaban del Opus Dei…hablaban de Dios, de trabajo bien hecho, de vida de piedad,de coherencia, de rectitud, de austeridad, de pudor… muchas veces sin hablar; bastaba con el ejemplo. Sí tengo flashes puntuales. Con las Teresianas hice mis primeros ejercicios espirituales en un convento con toda la clase. Mis padres me dieron un libro “por si te sirve”. Era “Camino”. Algo tiene este libro, pensaba, que cada vez que una monjita lo veía me decía “¿Y esto?”. A lo que yo respondía: “Me lo ha dejado mi padre”.

    Recuerdo que intuí qué era el Opus Dei y que ellos algo tenían que ver cuando murió San Josemaría Escrivá. Mi padre, con los ojos vidriosos, le dijo a mi madre: “Ha fallecido Nuestro Padre” Y yo…”¿Mossèn Castellà?”. Y él: “No, hija. El Fundador del Opus Dei”. Tenía 14 años. Fue entonces cuando empecé a oír de todo… de todo lo que tú, Luisa, has explicado y que me dejaba confundida. Jamás di crédito porque sabía muy bien que no era así . Mis padres eran mi referente. En Tarraco no había ningún club, ningún centro donde vivieran numerarias/os de forma permanente. Se puede decir que yo recibí como algo esporádico charlas de formación sin ponerle “membrete”…vaya, lo clásico que se dice – “cosas del Opus”-y yo nunca oí. De veras que ni idea. Te hablo de hace muchos años. Cumpliré 50.

    Todo este larguísimo preámbulo para decirte que “mamé” la leche aún joven del Opus Dei. Y ahora, con perspectiva, no encuentro ninguna diferencia con lo que significa la vida de un cristiano que quiere seguir a Cristo, amar a Cristo. Mi agradecimiento , que siempre será poco, a mis padres, que supieron crear y tirar adelante un hogar en el que se respiraba la fe, la esperanza y la caridad… Y mi agradecimiento al Opus Dei por ese santo empecinamiento por formar la conciencia, por acercarme a Dios, por vivir más cerca de Dios.

    Fui numeraria a los 15 recién cumplidicos. Estudiaba en un Colegio de lo que viene a ser en Cataluña Fomento. Por una serie de circunstancias me di cuenta -ellas también aunque un poco más tarde- de que no era mi vocación. La más clara es que enfermé. Cumplo todos los tópicos, Luisa. Porque también estuve ingresada en la “famosa” cuarta planta de la Clínica universitaria de Navarra. Perdona que entre en este detalle. Pero me importa mucho decir que nadie me retiró el saludo, que seguí siendo amiga de mis amigas del Opus Dei. Cuando oigo determinadas cosas se me abren las carnes.

    Tenía 22 años cuando me fui. Y viví lo suficiente como para decir bien alto y claro que si se dieron o se dan determinadas actitudes con personas que se “van” y que -por supuesto-no son procedimientos cristianos, creo que se debe a fallos humanos. ¿Quién no los tiene? Y es en esos momentos cuando me gustaría que la gente, que es mucha, que no ha tenido semejantes experiencias se callen y no lo digan.

    Por eso escribo lo que escribo y es la primera vez que lo hago…. en el blog de la fuguilla del Sur a quien quiero mucho, una mujer respetuosa que , en el fondo y en la forma busca lo mismo que yo y lucha también por lo mismo que yo. Aunque tampoco sea ya supernumeraria, que también pasé por ello bastantes años y, evidentemente ,seguía sin ser mi lugar. La vocación es una, sea en el estado que sea. Y santa paz.

    Gracias por la paciencia, Luisa… Yo también he nacido en el Opus Dei y de, alguna forma… de otra manera…, mi corazón sigue ahí.

    Un beso, fuguilla

    Me gusta

  7. Perdón. Quise decir: Y es en esos momentos cuando me gustaría que la gente, que es mucha, que no ha tenido semejantes experiencias no se calle y lo diga. Bien claro si puede ser…

    Me gusta

  8. Sunsi, bonito testimonio que te agradezco profundamente. Sabes que cuentas con mi cariño y mi respeto.

    Como bien dices, los fallos son de las personas, imputables a la persona y no a la institución.

    Un beso enorme para Tarraco y para ti en particular.

    Me gusta

  9. El Opus Dei me ha atraído por etapas. Quizá lo que más me “tira” de él es un ejemplo personal, la persona a la que considero mi mejor amigo.
    Y lo que me repele del Opus es, sobre todo, las tremendas dificultades que algunos encuentran dentro de él, como Sunsi. No sé, miro a mi alrededor y veo que las únicas instituciones que tienen efectos parecidos son las sectas.
    No estoy diciendo que el Opus sea una secta, sé que su doctrina es la católica, pero en algunos de sus métodos veo un paralelismo.
    En fin, yo que sé, soy un pobre ignorante.

    Me gusta

  10. Hola, Kurtz. Sólo quería decirte que no he tenido “tremendas dificultades”. Hombre…dificultades sí. Creo que todos las tenemos porque el dolor forma parte de nuestra condición humana. Me hubiera pasado lo mismo en cualquier otro lugar que no fuera “mi lugar”.

    Igual me meto donde no me llaman… pero el tema de los procedimientos sectarios se dice muy alegremente. Si fuera así… ¿podría haber expuesto mi situación? ¿me habrían escuchado y entendido? ¿habría podido dejar de “estar” sin traumas y demás consecuencias? Seguro que no. Es más. ¿Podría entrar con tranquilidad en un centro del Opus Dei y seguir sintiéndome como en mi casa? Comprendo que haya personas que les resulte difícil o imposible. Por eso , abusando de la confianza de Luisa, he relatado mi experiencia. Me parece que es de justicia. Y un deber hacia todas esas personas que me ha ayudado durante tantos años.

    Un saludo, Kurtz

    Me gusta

  11. Luisa. Gracias a ti por permitirme que me explique. Sabes que el respeto y el cariño es mutuo. Sólo espero no haber hecho daño a nadie. Mi intención era justamente todo lo contrario.

    Un beso, querida fuguilla del sur.

    Me gusta

  12. Claro que no, pero es que ¿cómo decirlo? Puedo prescindir de las formas, perfectamente ….

    Y, también, señora mía, coincido con los de por encima …..

    Con Dios, señora mía …

    Me gusta

  13. Querida Sunsi tú no haces daño a nadie por expresar el testimonio de tu vida. No te preocupes, que escribes de cine. Y ya sabes que este espacio está a tu disposición, faltaría más.

    Me gusta

  14. Kurtz, de la ignorancia se sale solo con voluntad, así que está en tus manos.
    Entiendo que te atraiga el buen ejemplo de tu amigo, pero es un arma de doble filo. Si un día te da mal ejemplo te hará cambiar de opinión.
    Más que el ejemplo en este caso, yo profundizaría en qué es el Opus Dei, qué manera concreta tiene de vivir la piedad cristiana, etc y después tendría siempre presente que dentro del Opus Dei hay quien da buen ejemplo y quien lo hace mal, pero ni uno ni otro deben ser impedimento para que yo viva mi vocación, que está anclada mucho más allá.
    No sé, piensalo.
    Un salu2

    Me gusta

  15. Con Dios, señora mía y recuerde que ni a la derecha ni por encima de Dios Padre, lo cual nos deja una sola opción para mi gusto nada recomendable…:)

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s