Trituradora judicial

Me sentía guapa, optimista y seductora.

Por aquello de que el cine me apasiona, aparqué mi vida ordinaria  y me creí la protagonista de una peli americana.

No tengo muy claro si era Julia Roberts, puede que sí. De hecho me pareció que su sonrisa era un ensayo de la mía.

Y comencé a triturar papel. Eran documentos secretos y sin duda, yo una espía.

Importante. Así me sentí. Miré por si Steven Spielberg me observaba de cerca…

Hasta que el hechizo se rompió.

Cinco folios y se atrancaba. Cinco folios y se atrancaba… Paraba la máquina, la desatascaba y volvía a atrancarla.

Así hasta que me cansé, se rompió el encanto, entendí que no soy la Juli, que no protagonizo ningún flim y que la trituradora judicial es una patata, que por cierto, no sé para qué puñetas se invierte en maquinarias que lo único que consiguen es triturar los sueños de una actriz  venida a menos:)

¡Feliz Año Nuevo!

Anuncios

5 thoughts on “Trituradora judicial

  1. Así quisiera uno muchas veces hacer ocn ciertos episodios de nuestras existencias; un revoltijo que nadie pueda conocer y que podamos incinerar para pensar que nunca sucedió.

    Besos, querida amiga

    Me gusta

  2. Anyte todo hoy Feliz año 2011!!!!!!. Yo estoy convencida de que puede ser un año estupendo a pesar de los pesares que nos rodean…. Muy Felíz año!!!!!. Y la trituradora que se encargue de unas cuantas cosillas, que vendrá muy bien que desaparezcan del mapa del mundo.
    Un abrazo a todos.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s