Hojarasca

Pudiera ser la hojarasca enemigo de lo bueno.

Pudiera ser que, cubierto el camino, borrara las huellas de todas las pisadas que hemos dado en la dirección correcta.

A veces, la hojarasca se vuelve discusión, desencuentro, desconcierto o decepción.

Por eso, aconsejo-la edad me va permitiendo ciertas licencias-que no cunda el pánico.

Cuando nos perdemos, nos tenemos que encontrar.

Los rastrillos están para eso, para amontonar la hojarasca y prenderle fuego.

Después… como decía el poeta:

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

Anuncios

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s