Se acabó

Se alejó despacito, calle abajo, las manos en los bolsillos.

Llevaba la mirada cargada de dolor, de impotencia, de llanto, de pena, de traición.

Iba desgarrada.

Pasó a mi lado sin mirarme siquiera.

Hablaba bajito, como haciendo recuento de sus bienes, o como quien relata una novela muy triste.

Según pude oírle, nada le quedaba, ni siquiera una sonrisa con la que pintar la mañana.

Se acabó, se acabó repetía un poco perdida, un poco loca, un poco hastiada.

Dejó su tierra, dejó su gente, dejó su presente y se fue buscando un refugio donde nadie pudiese hacerle daño.

Anuncios

4 thoughts on “Se acabó

  1. ¡Uf! ¿Existirá ese lugar donde nadie pueda hacerte daño, Luisa? Si no es por un lado, es por otro, pero a todos nos toca.
    Muchos besos. No te olvido para nada.

    Me gusta

  2. Bellisimas y tristes palabras. Sentimiento de impotencia quizas? Luisa nunca estamos solos!!! Un abrazo fuerte. Ljudmila

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s