La Virgen dolorosa

Fotos de  cuadro virgen dolorosa del 1800

De dolores sabe mucho María, mujer judía, joven, lista y muy bella.

Una silaba, dos letras, marcan toda su existencia: sí.

Sí a Dios. A lo que venga, a cómo venga, dónde y cuando sea. Sí.

Yo quisiera parecerme a mi Madre, de hecho, siendo su hija en algo me parezco aunque sólo sea en el intento.

La Virgen dolorosa, que acompaña a su Hijo en el trago más amargo: la mofa, la burla, el desprecio, la tortura y finalmente la muerte.

La Virgen dolorosa, la misma que limpió los mocos de Jesús niño, que lavó sus manos, que preparó sus guisos.

Su Madre, la que le enseñó a hablar, a andar, a comer, a vestir, a obedecer, a amar.

De dolores sabe mucho esta mujer judía que es venerada desde siempre y hasta siempre; también nosotros sufrimos, también vivimos nuestra pasión, nuestro particular calvario, también morimos…moriremos.

Pero llegados a este punto, no habrá más dolor.

Posiblemente una mala racha en el Purgatorio, pero con billete de vuelta: vuelta a Cristo, a su compañía, a su presencia.

Esta es la aspiración del cristiano, esta nuestra esperanza, nuestra alegría más profunda.

“¿Que nos abren la cabeza? Será que tenemos que llevarla abierta”

Madre, te quiero mucho y no voy a dejarte sola estos días.

Anuncios

5 thoughts on “La Virgen dolorosa

  1. Qué lindo modo de hacerla accesible, Luisa. Ella hizo todo lo que hacemos las madres, sólo que su Hijo es ¡TAN especial!

    Un beso

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s