Entrelazadas

Nunca supo la respuesta.

No pudo formular la pregunta.

Todo quedó en nada,peor que en nada…en la tragedia más absoluta.

Llegaron las lluvias, llegaron las primaveras, pasó una Navidad, llegó el verano y …los ríos siguieron su cauce, las flores brotaron, nació Jesús y todo el mundo buscó un pequeño esparcimiento.

Siguió creciendo la herida como semilla en el campo, regada con llanto, con desprecio, con ausencia…

Nunca volvieron a verse, no escuchó su voz, ni compartió su risa, ni leyó en sus ojos.

En cierta ocasión-avatares de la vida-se encontraron pero…le ignoró por completo.

Aquel día murió un poco más, pero no pudo hacerlo del todo, porque la vida es algo que no nos pertenece y muy a su pesar siguió respirando aquel brutal rechazo.

Abandonado a su suerte sin el calor de aquellas manos entrelazadas a las suyas.

Se rompió la complicidad y volaron por los aires tantas ilusiones que nunca fueron.

Murió sin consuelo, sin una palabra amiga, sin respuesta a sus preguntas.

Murió sin más y lo más triste es que nadie supo de su agonía.

Anuncios

One thought on “Entrelazadas

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s