Cogiendo el testigo

…que Alemamá ha dejado en Despejado y Cálido.

Cincuenta palabras:

-¿Cuándo te marchas?-preguntó casi en un susurro.

-Mañana al amanecer-contestó-

Cerró la maleta con sus pocas pertenencias, guardó las fotos en la cartera y disimuló una lágrima.

Su madre era mayor… le dolía dejarla sola.

-Estaré bien hijo, no sufras-

Se abrazaron y ella le besó como cuando era niño.

Anuncios

5 thoughts on “Cogiendo el testigo

  1. ¡Ay qué lindo, Luisa! Me ha sacado un suspiro en tan pocas palabras.
    Te quiero pedir un favor: ¿Podrías colocarlo como comentario o un enlace en mi post? es que me encantaría que lo conozcan más personas de las que me visitan. Está prcioso, amiga mía.
    Besos

    Me gusta

  2. Hola Luisa, gracias por tu comentario. Tu entrada son de esas despedidas que duelen. Recuerdo muy bien, cuando le dije a mi madre, el a dios para entrar en el monasterio. Y me dolió dejarla sola, aunque aún era joven.
    Tienes un blog, interesante, mi cursor no ha terminado de ver todas tus entradas. Parecía un pozo sin lecho.
    Te felicito
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s