El baile de las mariposas

Hemos hablado del baile de las mariposas.

Tres copas sobre la mesa, un ipad y largo rato de conversación.

¿Y ahora de qué vas a escribir?

La miro y le contesto:

-Posiblemente de ti.

-Ni se te ocurra.

Y aquí me veo atadas las manos.

Los dedos inquietos sobre el teclado quieren bailar; posiblemente al ritmo de un compás armonioso y ritmico, pero sin citar a la protagonista.

No puedo.

Para hablar de ella necesitaría más espacio que una entrada en un blog, más palabras de las que conozco.

Suena la música y las mariposas revolotean sobre nuestras copas; me debato entre el querer y el poder.

No puedo.

No encuentro expresión que defina el valor de una amistad que ya perdura por décadas en mi vida, que ha dejado su impronta, que hace de luz y guia; es como un puerto donde puedo varar mi velero; allí encuentro todos los accesorios necesarios para repararlo y volverlo a flotar.

No tienes ni idea de cuánto he aprendido de ti; ni imaginas las veces que me has sostenido sin saberlo, desinteresadamente, pacientemente…

Subo el volumen de mis pensamientos y me dejo arrullar por su recuerdo.

Saber que estás es un regalo que posiblemente no merezco y aún así lo quiero.

No voy a escribir de ella esta noche; sirva este aperitivo para acompañar esas copas que hemos dejado sobre la mesa.

Anuncios

2 thoughts on “El baile de las mariposas

  1. Cuando te pidió que no escribieses nada sobre ella, pensé: pero a mí no me ha lo ha pedido, así que tengo libertad para hacerlo.
    Cuando me pongo ante el teclado, me detengo y recapacito: debo respetar sus deseos, no es correcto que me aproveche de estos artilugios aunque sea con buena intención.
    Pero algo tengo que decir, y se me ocurre repetir algunas de aquellas palabras que un día pronuncié ante unos amigos y familiares; aunque fueron en un acto íntimo no dejó de tener algo de público, y decido aprovecharme de esta justificación para no quedarme callado.
    ¿Las recuerdas?
    “….Como madre, tu sentido del sacrificio, de la responsabilidad, del amor y de la dedicación te convierten en la artífice del desarrollo y formación de nuestras hijas. No he visto en ti el desaliento, ni la impaciencia, ni el cansancio; siempre perseverante, siempre constante……
    Como esposa, ……, has estado siempre junto a mí, ……
    Eres comprensiva, tolerante, pero de ideas claras y firmes.
    Me has infundido fuerzas en mis desalientos; has sido timón en mis dudas y en mis temores y siempre me has llevado al mejor destino.
    Has soportado mis defectos con entereza y nunca he percibido el más mínimo reproche.
    Jamás me has indispuesto contra nadie, al contrario, siempre has sabido acercar, buscar el afecto antes que el desafecto, mostrar lo que une, nunca lo que desune.
    He sentido en todo momento amor y cariño…..
    Has hecho de mí una mejor persona, un mejor marido, un mejor padre…”

    A pesar de haber pasado unos años de ese momento, sigue vigente todo cuanto dije.
    Sé que me va a regañar por esto, y tendré que reconocer como casi siempre: Tienes razón.

    Me gusta

  2. Que bonito el baile de las mariposas y ese marido enamorado de su mujer y puede estar contenta,
    Cuando dice ” como esposa……, has estado siempre junto a mi ” yo opino igual, yo estare siempre junto a mi marido y ahora mas que nunca, por que me necesita y claro tambien le quiero mucho. En esta santa casa vamos todos a una como fuenteovejuna, COMO DEBE DE SER!!!!!
    Amiga mia un beso y al enamorado oleoleole….

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s