Profesores de Universidad

Cuando escribo sobre “profesores de Universidad” no quiero generalizar, del mismo modo que si hablo sobre “fiscales” no hablo de todos ellos, etc etc, pero lo cierto es que hay historias que ocurren y cuyos protagonistas , como en el ejemplo que leeremos a renglón seguido, no parecen dignos del cargo que desempeñan.

Evidentemente  formarnos una idea sobre alguien a quien no le conocemos más que una actuación es posiblemente… errar,por eso no entro a cuestionar al personaje sino el hecho.

Facultad de Derecho-exámenes de septiembre-.

El profesor se acerca a un alumno para recoger el examen:

-¿Cómo te ha salido el examen?¿Has vuelto a copiar? Porque tú en junio copiaste.

El chaval intenta contestar pero no le da tiempo.

-Tienes que traerme el dni en cinco minutos o no te corrijo el examen.

-¿Dónde va a estar usted?-pregunta un tanto angustiado.

-Donde me de la gana.

Quien escuchó esto no sabe decirme cómo pudo terminar el incidente pero me dio material para esta reflexión:

¿Qué necesidad tenía un profesor de universidad de humillar así a un alumno, de dejarle en evidencia delante de sus compañeros y de amenazarlo? ¿Pretendía enseñarle algo?

Iba a hacer un chiste fácil pero mejor me lo callo…

Anuncios

3 thoughts on “Profesores de Universidad

  1. Un poquito Savonarola la encuentro últimamente, señora mía.

    Conste que, sin dudar de la veracidad de sus afirmaciones, recuerde que, con frencuencia, las cosas no son lo que parecen y que no hay palabra bien dicha que no sea mal repetida.

    Usted debería saber que la verdad material sueles ser subjetiva; por tanto, sujeta a la percepción que quien ve, oye o escucha y si, a mayor abundamiento, es parte directa o indirecta (amigo, compañero, familia o alguna de sus variantes) aquella queda “contaminada”.

    Me gusta

  2. Por esa razón, ¿puede decirme señora mía de qué sirven los testigos en un Tribunal?¿Qué validez tiene el testimonio de quien sobrevive al Titanic? ¿Todo es subjetivo hasta el punto de no saber dónde tenemos la nariz?
    Digame, digame, que está a punto de ganarse otra ópera

    Me gusta

  3. Indicios racionales, pruebas indirectas, testimonios de quienes no tienen nada que perder o ganar en el asunto….

    De ahi la necesidad de examinar cada caso concreto, a la luz de la pruebas practicadas en el acto de la vista, sometido a los principios de oralidad, inmediación e igualdad de armas, ante un juez imparcial y predeterminado por la Ley.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s