Hablando con una fiscal

Desde la barrera los toros se ven menos bravos.

Igual pasa con todo aquello que no depende de nuestro esfuerzo o conocimiento. Hay cierto dinamismo omnisciente en materia judicial, por ejemplo.

El comentario de Sarracena-todo un alegato-y la conversación que tuve ayer con mi fiscal-Premio Limón(otro día lo cuento) me llevan a reconocer que las cosas tienen un grado de complicación que ignoramos olimpicamente.

Pasamos por alto los matices, los conocimientos jurídicos, perdemos quizas la objetividad, que suele ser reemplazada por la vehemencia, y dejamos de estudiar y observar toda la gama de colores que componen el arcoiris, sin descender a detalles o valorar, por ejemplo, el distinto grado de responsabilidad de los miembros de una pandilla que propinan una paliza a alguien.

Hablamos de la reinserción, de la objetividad a la hora de juzgar, de qué hacer cuando tienes a una persona arrepentida frente a ti que no es un delincuente sino alguien que ha cometido un error…

-A más de uno quisiera verlo yo sentado en este sillón o en el de un juez a la hora de tomar una decisión tan delicada como es privar de libertad a una persona-me dijo.

En fin, me gustó la conversación, me gusta que me argumenten y que me hagan pensar.

Anuncios

One thought on “Hablando con una fiscal

  1. Bien, señora mia, bien. De vez en cuando, sus destellos de lucidez y sentido del humor, con su vena gamberra subyacente, hacen de esta pagina algo que no es lo que parece.

    Me gusta, mmmmmppppffffff.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s