Siete pueblos y doce semáforos

Posiblemente se ha pasado siete pueblos y doce semáforos aunque su velocidad y mi incapacidad numérica no me permiten afirmarlo.

Para prevenir estas situaciones, cuidado y prudencia porque cuando subes al descapotable, pisas el acelerador y pulsas el volumen hasta que las tripas tiemblan, entonces, oh queridas, apipadas de malos rollos, recuerdos nefastos y una buena tajada de mala leche… las mujeres podemos ser imparables.

Tenemos ese algo salvaje que hay en la naturaleza, esa fiereza que aflora cuando hay que defender a los cachorros, esa frescura de pensar que, para no tener nada, apostarlo todo al número rojo tampoco es una idea descabellada.

Luego, cuando miras atrás y ves que estás en un pueblo, de una ciudad, de un país, de un hemisferio, de un planeta que no te suena absolutamente de nada, es cuando vienen las reflexiones, aunque no siempre.

Conozco a una amiga que después de meditarlo muchísimo, se subió al auto***-que diría AleMamá-y llegó del tirón a Pekín y eso que partió de Sudáfrica.

Digamos que le echó un par de “maletas” al maletero, o quizás fue gasolina al tanque, no lo sé exactamente.

Recomiendo al fuego agua, y si te ahogas subete a un árbol-un árbol que no hayan cortado por culpa de un Búho ladrón- y así sucesivamente hasta poner pies en tierra; eso sí, en la tierra que te pertenece por derecho.

Es lo que tiene tensar la cuerda y llegar a un punto de no retorno.

Sugiero el parchís-es más inocente-

***Por error puse “carro” cuando la palabra correcta en Chile sería “auto”. Gracias AleMamá 🙂

Anuncios

4 thoughts on “Siete pueblos y doce semáforos

  1. Gracias por la mención, Luisa, pero al oído te diré que en Chile decimos “auto”, por coche o carro, sustantivos con que nombramos otros tipos de rodados.
    Somos tantísimos millones de hispanoparlantes que es una lotería hablar en un español “neutro” que todos usemos y comprendamos.

    Besos, querida amiga.

    Me gusta

  2. Una buena idea, lo del parchis digo, como mucho te mueven el tablero.
    Pero claro hay días que quieres estar mas allá de lo lejos, no ver a nadie que tenga ojos en la cara, no escuchar al crupier cuando dice “no va mas”, incluso subirte a lo alto del árbol mientras alguien lo corta por culpa de un búho ladrón.
    Saltos y brincos

    Me gusta

  3. Pasarse tantos pueblos y tantos semáforos….. es demasiado tensar la cuerda. Y si como dices “hay que defender a los cachorros” ninguna idea puede parecer descabellada. Lo que no sé es donde se puede aparecer…

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s