La voz

Entró en el garaje,bajó del coche y las luces se apagaron.

Su cuerpo reaccionó inmediatamente, se puso rígido, tenso.

Cálmate-se oyó decir en voz alta, pensando que hablar espantaría los fantasmas que le acechaban.

Dio un par de vueltas a la cerradura y entró en un pequeño apartamento con vistas al mar.

Era pequeño y coqueto, cada habitación estaba pintada de un color diferente en tonos fuertes y alegres, había unas escaleras en forma de caracol que subían del salón a la buhardilla.

Había salido precipitadamente y todo su equipaje cabía en una vieja mochila.

Después de inspeccionarlo todo con ojos curiosos,  asaltó un super para las necesidades básicas y se puso el pijama.

La noche le había robado terreno al día y el silencio era total.

Cogió un libro, puso la tele, abrió el ordenador, miró el móvil, preparó algo para cenar y se acomodó en el sofá.

Oyó el ascensor que subía y paraba en su planta y tuvo sentimientos encontrados, había alguien más…así pues, no estaba sola.

Lo siguiente que supo es que de alguna manera misteriosa llegó a la cama y amaneció hecha un ovillo entre las sábanas.

Fue a la cocina y puso el café, puso las tostadas, puso la tele,abrió el ordenador, miró el móvil y se dispuso a desayunar.

Cuando sonó el teléfono, no pudo evitar un sobresalto, nadie sabía que estaba allí…

-¿ Dígame?

-¿ Cómo estás…?

Era su voz, esa voz, la voz que martilleaba su mente, que hablaba en sus sueños, que dormía en su recuerdo…

Anuncios

5 thoughts on “La voz

  1. Bueno, llego aquí siguiendo tu comentario en mi blog. Será cuestión de echar un vistazo tranquilo para seguir escuchando esa ¿inquietante? voz.
    Besos.

    Me gusta

  2. Dolega, es que tenemos una dependencia de la telefonía que es la leche…¿Se va para aislarse y se lleva el movil, el ordenador…? A los humanos no hay quien nos entienda.

    MIGUEL, me alegro de tu visita ¡mucho! Me ha gustado mucho lo que escribes ¡¡vuelve!!

    Ester, como un día me arranque tú verás 🙂 Yo soy de las que creo que tan importante es la inspiración como el trabajo ¡necesito un año sabático!

    Pipa, no sabes cómo acabó la historia ¡fue increible! lo mismo continúo… 🙂

    Besos para todos, amigos míos.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s