De mi madre aprendí

De mi madre he aprendido muchas cosas, entre otras, a no faltar a mi trabajo, ni siquiera estando enferma.

Recuerdo que le echábamos una regañina enorme cuando insistía en ir a trabajar estando enferma, le caía una filípica de aupa y ella cabezota.

-Que voy

-¿Pero mamá no entiendes que así no puedes ir?

-Que voy

Y se iba.

Anoche tenía 38´5, lo cual es una maravilla porque me regresa a mi más tierna infancia. Hacía décadas que no tenía esa temperatura… el caso es que hoy me voy a mi fiscalía de mis amores, que gracias a Dios me pilla a tan solo diez minutos de casa-eso es calidad de vida, señores.

No voy por las restricciones que nos quieren aplicar por día de baja, ni voy porque yo sea la más importante del sistema planetario, voy por un sentido de responsabilidad que aprendí de mi madre.

Anuncios

5 thoughts on “De mi madre aprendí

  1. Cuídate y no faltes al trabajo. Mi marido tubo una escayola en el brazo y se la abrió con mucho cuidado y se la quitaba para conducir, y luego se la ponía y sujetaba con una venda, y yo jamás he faltado al trabajo. Nunca.
    Besitos con aroma de eucalipto

    Me gusta

  2. Ese sentido de la responsabilidad viene con los valores aprendidos de tus mayores, pero a veces, con según qué síntomas, es preferible quedarse en casa para que la enfermedad remita lo antes posible y no contagiar a los compañeros.

    ¿Te apetece un caldito? Voy p’allá.

    Besos apretaos para que te mejores pronto.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s