La renuncia de Benedicto XVI

La noticia de la renuncia del Papa me ha conmovido profundamente. Supongo que es el sentimiento natural de un hijo cuando sabe que su padre se retira y ya sólo lo tendrá en la distancia.

Quiero expresar mi admiración por este hombre sencillo, que ha servido y sirve a la Iglesia con total entrega, dejando una estela de sabiduría y bondad en todo lo que ha hecho y escrito.

Un siervo de Dios que por dos veces presentó a nuestro queridísimo Juan Pablo II su solicitud de renuncia cuando era el Cardenal Ratzinger, solicitud que como todos sabemos, no fue aceptada, continuando fielmente con la labor que tenía encomendada.

Con su elección como Pontífice el 19 de abril de 2005, tomó el testigo de Pedro llevando en sus hombros el peso enorme de la Humanidad, en su calidad de dulce Cristo en la Tierra.

Cuando lo he sabido lo primero que he pensado es que ahora más que nunca necesita de mis oraciones, porque pese a ponderar su decisión, imagino que habrá sido motivo de gran dolor.

Yo le quiero mucho.

En el Opus Dei nos repiten machaconamente que queramos mucho al Papa, sea el que sea, que recemos mucho por él, que le apoyemos con nuestra vida diaria para que seamos sumandos a su labor, por ese fantástico concepto que es la comunión de los santos, donde todos formamos parte de un Cuerpo y todo lo que hacemos de bueno repercute en la Iglesia Universal, del mismo modo que todo lo que hacemos mal también la daña.

Nunca me ha gustado comparar a Benedicto XVI con Juan Pablo II y me molestan sobremanera los comentarios ignorantes o hirientes de quienes quisieron desacreditarlo como hombre de bien por el triste hecho de haber soportado el régimen nazi.

Benedicto XVI es un hombre de una gran talla intelectual, un hombre honesto, un hombre de paz, lleno de amor de Dios y amor a los hombres, sencillo en sus formas, tierno en su sonrisa.

Si él ha tomado esta decisión que nos deja un poco tiritando y un poco huérfanos, bendito sea Dios.

Recibiremos con los brazos abiertos a su sucesor, sin ningún tipo de reservas, sea el que sea, del mismo modo que despedimos al Papa Benedicto XVI con el mayor de los respetos.

Termino dando las gracias al Papa Benedicto XVI por todos estos años que ha guiado a la Iglesia y ha elevado su voz llena de esperanza, de amor, de paz por todos los confines del mundo, gracias por su humildad plasmada en esta sencilla frase “…ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio…”.

Gracias Santo Padre por ser un “humilde trabajador de la viña del Señor”.

Anuncios

8 thoughts on “La renuncia de Benedicto XVI

  1. Luisa… Lo has descrito maravillosamente… Me uno a tu acción de gracias y a la petición por el que será su sucesor… De modo particular, le agradezco la luz y generosidad de su magisterio en un mundo tantas veces oscuro… Sus razonamientos sencillos, cercanos pero profundisimos han dado una dimensión nueva a muchas vidas desorientadas y eso… Es impagable! Como tantas veces en las JMJ volvemos decir: viva el Papa!!

    Me gusta

  2. Buff… a mí tampoco me ha gustado de primeras, pero luego ya me he hecho a ello… se ve que hay que rezar… qué pesada se debe estar haciendo la Iglesia para que él no pueda con ella…

    Me gusta

  3. Estoy contigo en tus pensamientos y rezos.

    Lo has escrito de forma que has sabido transmitir el amor a lo que significa la Iglesia y su Pontificado.

    Besos apretaos.

    Me gusta

  4. Luisa, creo que no lo sabría decir mejor que tú. Vamos a rezar por Benedicto XVI, en agradecimiento a tantas cosas buenas, y por el Papa que vendrá que necesitará todo nuestro apoyo.
    A mí sus libros me han ayudado muchísimo, y espero sigan haciéndolo. Me parece, además de un santo, un sabio.

    Me gusta

  5. Ml…¿te conozco? tengo la impresión de que sí 🙂 pero no caigo. Acción de gracias y petición, así es. ¡Viva el Papa!

    Ester. A mi me ha llamado una amiga y me ha dicho ¿te has enterado de lo del Papa? Me he asustado pensando que le hubiese pasado algo, una vez aclarado me he quedado muy tranquila. El Papa sabe más.

    Rocky. A mí no es que no me haya gustado. Es que los que amamos al Papa y le seguimos de cerca, no podemos evitar conmovernos, pero si él lo ha visto bien, yo lo veo bien. Es una decisión razonada, rezada, sensata, generosa y muy valiente. La Iglesia pesa, claro que sí, pero no te olvides que el Señor la sostiene. Benedicto XVI lleva un ritmo de trabajo brutal. Desde luego hay que rezar más.

    Yeste. Cómo me gusta que puedas entender lo que he querido transmitir. Siento mucha admiración por el Papa y muchísimo cariño.

    Pipa. “La sal de la tierra” es uno de sus libros. Lo escribió Peter Seewald a raíz de una entrevista que le hizo al entonces Cardenal Ratzinger y fue el detonante que devolvió a este católico completamente alejado de la Iglesia, de nuevo a la fe católica. Tiene muchas lecturas asequibles y brillantes, lo cual no es nada fácil. Sus enciclicas son de obligada lectura. En fin, un mar sin orillas.

    Besos a todas, tal día como hoy, un día que sin duda hará Historia.

    Me gusta

  6. Creo que es un hombre ejemplar, ha dado el 200% y cuando sabía que no podía responder a su responsabilidad como debía se ha retirado. Ya lo dijo, estaré hasta que mis fuerzas me lo permitan. Creo que es una actitud admirable. Rezaremos por él y por su sucesor.

    Me gusta

  7. Luisilla. Un post donde se palpa tu cariño por el Santo Padre… Contesto tarde, pero es que lo he leído varias veces… Una decisión de quien se sabe limitado. Un Papa sabio y sencillo. Un profundo agradecimiento por su labor al frente de la Iglesia.
    Besos, fuguilla.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s