Presuponiendo bondad

Hay personas encantadoras y bien pensadas que siempre buscan lo que haya de bueno en algo o en alguien.

Para mí que presuponen la bondad; ante hechos obviamente…intencionados, siguen dando la explicación más inverosímil y bondadosa.

Reconozco que si alguna vez fui así, ya no lo soy, pero me caen muy simpáticos estos soldados del amor que a toda costa quieren salvar en la guerra al mayor número de enemigos.

No soy tampoco de las que ametrallan antes incluso de saber qué ha pasado, qué se ha dicho o por qué.

Digamos que me voy atemperando, eso sí, con todos los sentidos muy despiertos para ver por dónde salta la liebre.

Viene bien aquella anécdota que le atribuyen a Santo Tomás de Aquino-y si he equivocado el santo que me disculpe-:

Cuentan que estando en los pasillos del monasterio donde cursaba los estudios, unos compañeros quisieron burlarse de él y le dijeron:

-¡Mira Tomás, un burro volando!

Tomás preguntó:¿dónde? y volvió sus ojos a la ventana.

Los compañeros estallaron en risotadas y le echaron en cara su candor a lo que el santo respondió:

-prefiero creer que un burro vuela a pensar que un hermano mío quiere burlarse de mí.

Al oír estas palabras, todos se alejaron avergonzados.

Anuncios

9 thoughts on “Presuponiendo bondad

  1. Bua! Qué buena! Qué corte!
    Un beso, conozco a gente así de optimista que piensa bien hasta del que peor te cae, sin caer en ser tonto, sólo realista, de que todo el mundo tiene algo bueno… lo envidio!

    Me gusta

  2. Sí, Luisa, creo que sí. Cuando me la contaron también la atribuyeron a Santo Tomás. ¡Qué buena respuesta! De sabio y de santo.

    El post me ha recordado aquel versículo “astutos como serpientes y mansos como palomas” .

    Un beso, fuguilla

    Me gusta

  3. No dejar de mirar con ojos de niño, que se dice.
    Bueno, la experiencia y las piedras en el camino te enseñan a ser, cuando menos, cauta. 😀
    Besazo

    Me gusta

  4. Oh, es usted!!!!!!!!!!!!!

    No sabía que había vuelto, señora mia.

    Ja! Me encanta cuando nos cuenta lo desconfiada, escéptica y poco acogedora que es: se nota tannnnto; trasmina desconfianza y displicencia, diría yo.

    En cuanto a la anécdota, permítame poner la nota discordante, lo sorprendente no es la respuesta del santo, santo……. sino que el resto se avergonzara!!!!!!!!!!!!!

    En fin, como siempre, un placer que me reciba en su casa

    Me gusta

  5. Hola Luisa! No sabía que esa expresión venía de un santo pero la historia es preciosa, soy un poquito como tu, quizás es por el paso del tiempo pero siempre fui muy ingenua y creía en lo bueno de todo y ahora estoy en una etapa en la que como dices tu, disculpando y dando oportunidades a las personas, ahora sé más y acierto más, es lo que trae la experiencia , ¿verdad? Un abrazo y Feliz Domingo!!!

    Me gusta

  6. De eso, creo que pecamos muchos, de inocencia.

    De eso, creo que pecamos muchos, de prepotencia.

    Besos apretaos, <luisa.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s