¿Cómo gestionar la angustia?

Me pregunto como gestionáis la angustia.

A estas alturas de la película no desvelo ningún secreto cuando afirmo que en la vida estamos expuestos a situaciones dolorosas o angustiosas que debemos combatir o gestionar.

Ciertamente la felicidad no depende de los demás, es más bien un encuentro personal en el que se armonizan distintos elementos que nos producen satisfacción, placer, paz o alegría.

Pero…¿cómo gestionamos la angustia? ¿Qué recursos mentales o espirituales o físicos ponemos en práctica para no dejarnos abatir?

Cuando los problemas son personales hay que buscar soluciones, nunca la pasividad es una opción y llegados a un punto sólo cabe solucionarlos o asumirlos, no me gusta la palabra resignación.

Después, están los otros, los problemas de los otros; ahí todavía es más complicado gestionar la angustia que nos generan ya que normalmente somos meros espectadores del dolor ajeno y normalmente nos vemos obligados a esperar que “muevan ficha”, cosa que en ocasiones no ocurre, siendo la quietud ajena una fuente de ansiedad o angustia personal.

No sé.

Creo que ya tenéis la idea. Ahora me gustaría saber cómo gestionáis la angustia 🙂

Anuncios

9 thoughts on “¿Cómo gestionar la angustia?

  1. Pues ….. en realidad, no lo se.

    Supongo que me inclino por la acción tanto en la propia como respecto de la ajena; ahora bien, de vez en cuando, ayyyy, me quedo como paralizada, con la via y la actividad en suspenso.

    Si es cierto que tiendo a hablar con gente de mi confianza, rara vez vivo esas situaciones en solitario. Y tengo la enorme suerte de contar con personas que suelen poner mi tendencia al melodrama en su justo punto y me hacen ver lo irracional de mi propia actitud,

    Así que supongo que lo gestiono fatal

    Me gusta

  2. Yo igual que Sarracena, además cuando se me juntan demasiadas cosas a la vez, me dan ataques de pesimismo, y en ese caso, lo que hago es o serenarme (que casi nunca puedo) y pensar racionalmente; o hablar con alguien que me conozca tan bien, que sepa ese aspecto de mi carácter… que son en total dos personas en todo el mundo. En seguida les cuento, me desahogo, y al desahogarme sé entender mejor cómo me explican lo mismo que podría haber razonado yo de no haber estado angustiada. Y encuentro la solución, o alguna mini-solución.
    Un beso, Luisa, y no te me angusties 🙂

    Me gusta

  3. 1º, rezando.

    2º, haciendo esquemas: ante este problema puede pasar A o B; si pasa A, luego puede pasar C o D, si pasa B, luego puede pasar E o F;… Esto ayuda a calmarse, quizá las opciones malas no son tantas como parecen.

    3º, poniendo soluciones desde el 1º día, no dejar que se pudra.

    4º, alegrándose de cada día que pasa, no hay mal que 100 años dure y ya queda un día menos para la solución.

    Me gusta

  4. No suelo tener ataques de angustia, pero cuando las cosas se me han complicado en la vida, siempre he tratado de mantenerme en movimiento, de buscar soluciones y practicar mucho a intentar verlo desde fuera, como si fuera un problema de otra persona. Eso me ha dado perspectiva de las cosas muchas veces.
    Si los problemas son ajenos, lo mejor es escuchar. La gente lo que queremos la mayoría de las veces es que nos escuchen.
    Besazo

    Me gusta

  5. SARRACENA. La acción es buena cosa y la comunicación, la capacidad de recurrir a los demás es fantástico. Tristemente hay quien no sabe pedir ayuda ni compartir.

    ROCKY. Importantísimo saber con quien hablas y con quien te desahogas. Alguien de confianza, alguien que te conozca bien. Fantástico.

    SUSANA. Entiendo muy bien lo de “permanentes”. Pero en mi caso hace tiempo que le hice un corte de mangas a las pastillas. Aunque mientras las he necesitado las he utilizado, por supuesto, y sin ningún problema.

    FERNANDO. El punto primero y el cuarto son importantísimos. El número dos es muy másculino y el tercero es ideal. Cuantos problemas se pudren por no sajar la herida cuando se produce…

    DOLEGA. Estoy contigo. Todos necesitamos ser escuchados y saber escuchar es una maravilla. Muchas veces escucho y muchas veces hablo y las dos situaciones me confortan.

    ECHEYDE. Querida mía. Llorar es un gran desahogo y si tienes unos brazos que te acunen mejor que mejor. No es mala solución, ni mucho menos.

    Besotes para todos y gracias por estar ahí.

    Me gusta

  6. Cada uno como puede creo…lo que le vale a uno, no le vale a otro, hay personas fuertes, otras más débiles, depende también del grado de angustia, pero todos necesitamos hablar y ser escuchados y confiar en las personas que nos quieren.
    Besos!!!

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s