El cuento de la lechera

Entre clase y clase, mis compañeros de oposiciones y yo aprovechábamos para soñar.

Aquello era lo más parecido al famoso cuento de la lechera: íbamos a hacer, íbamos a viajar, íbamos a comprar…pero siempre había algún pesimista en el grupo, siempre uno o varios apuntaban que ellos no aprobarían las oposiciones y por lo tanto, se negaban a soñar con nosotros.

Esta actitud me resultaba incomprensible.

Yo estaba allí para aprobar, mis esfuerzos iban en esa dirección, en mi pensamiento sólo estaba la fuerza y el empuje del que quiere algo y va a por ello.

Ellos, sin embargo, se sentían derrotados en medio de la batalla.

Ya no recuerdo qué pasó…con ellos.

Yo aprobé a la primera y además fui la número dos.

Lo que quiero decir es que los sueños siempre se pueden alcanzar, es cuestión de pelearlos hasta hacerlos realidad.

Anuncios

7 thoughts on “El cuento de la lechera

  1. Igual que las enfermedades, la mitad está en la cabeza. Los triunfos personales necesitan pasar de ser sueños a realidades mediante la determinación.
    Besazo

    Me gusta

  2. Totalmente de acuerdo, los sueños no se deben abandonar nunca son un acicate para alcanzar metas y logros personales, tu eres la prueba (perdón por llamarte prueba, jeje) de que se puede conseguir. Y yo tengo una seguidora que es la numero dos de su promoción, que lujo. Unos abrazos

    Me gusta

  3. Sí, sí, tú dile la frase final a Ana Botella.

    Pero, hablando en serio, es asÍ: muchas veces perdemos las cosas no porque seamos incapaces de lograrlas, sino por abandono. Si tuviéramos la cabezonería de los niños lograríamos muchas más ilusiones, sin duda.

    Me gusta

  4. DOLEGA, cómo lo sabes…todo está en nosotros, sólo hay que dejarlo fluir 🙂

    ROCKY. Al menos hay que intentarlo, que no quede por nosotros.

    ESTER. Me han llamado cosas peores “prueba” está bien 🙂

    SUSANA, pues así es, que tenemos que luchar, que esta vida no es fácil y hay que pelearla.

    FERNANDO. ¿Se lo digo en inglés? mira que yo no tengo problem. Tú verás…

    YESTE. Es una de las mayores alegrías, poner empeño en algo y alcanzarlo.

    Besos a todos y gracias por estar ahí. Todos los que me leéis sois la razón de que este blog siga en pie.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s