El cigarrillo electrónico

Tiene su puntito. Os lo digo yo que estoy en ello. Ciertamente sigue siendo nicotina pero desaparece el alquitrán, el amoníaco, el butano, el metano, el cadmio o  el monóxido de carbono entre otros.

Además goza de una ventaja enormeeeeeeee y es que no necesitas encontrar ese mechero que nunca tienes porque nunca sabes dónde lo has dejado.

Tampoco desprende el humo desagradable que congestiona ambientes.

Desaparece el peligro de quemarse a lo bonzo una noche en la cama.

No necesitas ceniceros, que son tan engorrosos de limpiar.

Como ni tienes que encenderlo, ni necesitas cenicero ya se comprende que es que no producen ceniza.

Desde mi punto de vista en los años venideros este cigarrillo será un bombazo.

Las preguntas son:

¿Fumas?

Si fumas ..¿Ya lo tienes?

Si fumas y no lo tienes…¿Por qué no te animas?

Anuncios

18 thoughts on “El cigarrillo electrónico

  1. Hace nueve años, nueve, que lo dejé. Fumé desde los quince aprox., hasta ese momento. Y fumaba mucho, mucho, mucho. Dejar el hábito del tabaco fue bastante duro.

    Hoy, fumo de tanto en tanto; específicamente, cuando salgo; no trago el humo. Sobretodo fumo un purito de tanto en tanto (o un robusto dominicano, si se tercia)

    Conozco el cigarrillo electrónico y personas en mi entorno que lo tienen e, incluso, lo utilizan; sinceramente, ni yo (ex-compulsiva y fumadora ocasional) ni ellas, le vemos la gracia.

    Tal vez lo vea (yo) como algo indoloro, incoloro, insípido …. una suerte de “si-es-no-es”, estar “un poco embarazado” o tratar de hacer una tortilla sin huevos

    Pero ¿quién soy para opinar?

    Con Dios, señora mia. Que pase usted un buen día.

    Me gusta

  2. Hace… creo que casi tres años, ya no lo recuerdo que dejé de fumar, me fumaba dos o más cajetillas diarias de Ducados, y debido a mi edad, por la noche lo pasaba muy mal, me despertaba tosiendo y despertaba a toda la urbanización, así que recapacité y pedí ayuda, una de las primeras cosas que me dijo la enfermera anti tabaco fue “nada de chupa chups, ni se te ocurra el cigarrillo electrónico…” ante mi extrañeza me dio sus razones que creo que son totalmente ciertas, “nada que tengas que sujetar con los dedos y recordar instintivamente como lo hacías con los cigarrillos”, me recomendó echarme en el bolsillo caramelos, frutos secos, pero nunca algo que tuviera que depender de mis dedos para llevarlo a la boca.
    Hoy en día me siento maravillosamente, no toso y nunca he vuelto a acercarme un cigarrillo a la boca ya no llevo caramelos ni otros sustitutos en mis bolsillos.

    Me gusta

  3. Pues yo te digo como el comentarista de arriba, UNJUBILADO. Estoy completamente de acuerdo con él, a mí me dieron los mismos consejos y aunque fue duro dejarlo (a la novena intentona) lo conseguí y llevo sin fumar tres años y medio, es estupendo sentirse independiente del tabaco.

    Besos apretaos.

    Me gusta

  4. SARRACENA. El tema te llega, eh? Bueno, afortunadamente somos muchos y muy diferentes…en el mundo, digo.
    Cuidado con fumar de tanto en tanto…
    Gracias. Lo digo por el día. Me ha ido muy bien, he hecho muchas cosas y he disfrutado intensamente.
    Con Dios.

    Me gusta

  5. JUBILADO. Entiendo perfectamente todo lo que te aconsejaban y sin embargo precisamente eso es lo que a mí me viene bien. Me viene bien tener algo entre manos, llevarmelo a la boca, echar humo…en definitiva, creerme que sigo fumando pero haciendolo de una manera menos dañina y mucho más económica.
    Un cordial saludo amigo bloguero

    Me gusta

  6. YESTE. El tema de la libertad es vital y para mi eso es precisamente lo que más detesto del tabaco. Sentirme dependiente y condicionada. Con esto es diferente, ya no tengo necesidad de salir a fumar porque puedo hacerlo en cualquier sitio y al no estar condicionada me siento más libre¿puedes entenderlo?

    Me gusta

  7. y digo yo… ¿tan necesario es fumar?… a lo mejor el reto es dejarlo!… me gustan poco las dependencias asumidas…. aunque ya se que es muy dificil dejarlo: bss

    Me gusta

  8. No te preocupes, luigi… sólo el no tener los dientes amarillos y mal olor de aliento ya me echa lo suficiente para atrás!!

    Me gusta

  9. ¡¡¡Mi primogénito lo ha vendido este verano, Lisilla!!! Éxito total. Ahora llega la segunda parte… Lo tengo, azul como el de la foto, y no me adapto. Le falta ese puntito de ritual después del café… y no me manejo bien con él entre los dedos. Las ventajas que tú has mencionado son una verdad como un templo para el fumador-fumador (yo mismamente;-) ) Incluso resulta mucho más barato.

    Me ha venido muy bien leerte. Hoy asisto a un evento especial y le sigue una celebración (la primera Misa de un amigo de mi hijo) Lo llevaré conmigo para no molestar al personal.

    Un beso de reencuentro, querida fuguilla del Sur.

    Me gusta

  10. ¡Sunsi! venga ese beso de reencuentro. Pero qué chasco. He ido a tu casa y no estás 😦
    Bueno. Lo que está claro es que además de hacernos daño a la salud y al bolsillo el tabaco nos resta libertad y por ahí sí que no 🙂
    Besossssss amiga mía

    Me gusta

  11. Llego tarde, no se me ha actualizado tu blog, no fumo desde hace diez años, era fumadora desde los trece y fumaba mas de dos paquetes diarios, madrugaba para fumar, una mañana con el cigarrillo en la mano vi que había dos colillas en el cenicero y pensé que podría dejarlo. Hasta la fecha, no he necesitado ayuda de nada ni de nadie, no me molesta que fumen en mi casa. Abrazos

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s