Dos personas

Dos personas.

Una ha sufrido un desgarro brutal en su vida, un mazazo difícil de superar y a pesar de todo, se sostiene, se levanta y camina.

La otra ha sufrido siempre, pequeñas amarguras, mordiscos en el alma, dolores permanentes que no se extinguen con el tiempo, y a pesar de todo se sostiene, se levanta y camina.

Podríamos pensar que la primera es realmente heroica mientras que la segunda pasa desapercibida entre la gente. No tiene nada de especial, nada de lo que le sucede es extraordinario ni definitivo y sin embargo, soporta una carga tan pesada que le cuesta llevarla. Pero lo hace con discreción incluso con garbo.

Dos personas…

La primera es admirada.

La segunda no.

La pregunta es:

¿Te las has cruzado en tu camino?

Anuncios

25 thoughts on “Dos personas

  1. No me he quedado sin palabras, pero lo primero que me ha salido no lo puedo escribir, mi madre se enfadaría. Sigo pensativa, creo que no pero no me importaría si pudiera echarles una mano. Un abrazo

    Me gusta

  2. Creo que todos pasamos por sufrimientos, cada uno en la medida que está preparado para soportarlo, ni más ni menos. Por cierto… a algunos les llega todo junto y de golpe, a otros les va llegando en “cómodas” cuotas. Como sea, nadie debe cargar una cruz más grande que la que puede cargar…
    Me ha gustado este post para reconocer a aquellos que sufren callando sin importar lo que les está pasando.

    Me gusta

  3. Ninguno de tus posts tiene desperdicio; pero esta entrada es magnífica, Luisa.

    Tantas veces he pensado lo mismo que tú has expresado aquí; lo haces con sencillez, sin agarrotamiento ni grandes aspavientos. Sí, claro que me las he cruzado por el camino… Las del tipo uno se distinguen enseguida, precisamente porque su sufrimiento es notorio debido a que la causa es conocida, comentada… Todo el mundo se ofrece para echar una mano, son el centro de atención durante una tiempo largo.
    Las del tipo dos, mmmmm… lo primero que se me ocurre es su capacidad para comprender y amar. Ganan en las “distancias cortas”… y el tiempo las convierte en fruta madura que dulcifica lo que toca sin que se note.

    Eso sí. Como Jorge creo que cada uno soporta lo que puede cargar. El mérito no es de uno… ¡ya nos gustaría!;-) … Es evidente que Dios carga con casi todo a cambio de que el tipo 1 y el 2 empujen un poco… Si no, ¡de qué, querida fuguilla!

    Un beso matutino desde Tarraco volando hacia el Sur.

    Me gusta

  4. Creo que ambos son meritorios por llevar la carga que les tocó, y en lo que a pequenas cosas se refiere, para un adulto mayor el sólo no quejarse ya es una prueba. Parece sencillo, pero no lo es.
    Carinos. No te olvido. Ahora estoy en Alemania desde hace un mes y medio.

    Me gusta

  5. Curioso observar cómo cada una de las personas se enfrenta a sus fantasmas. Por poner un ejemplo, cómo viven tragedias familiares comunes los hermanos. Algunos hacen de ellas la excusa para regodearse en la desgracia de su vida, a otras, la misma experiencia les sirve como referente para impulsar su energía positiva. Gracias por tu post.

    Me gusta

  6. Todos somos las dos personas que describes, Luisa. No hay nadie que sólo haya sufrido una gran cruz en su vida o sólo las pequeñas cruces diarias. Todos somos admirables por seguir, pese a todo, o incluso por no seguir a veces.

    Me gusta

  7. Claro que me las he cruzado…., para mí la que mas vale es el que sigue y sigue con esos sufrimientos no tan grandes, no tan aparentes, no tan vistosos…. llevados con una sonrisa. Hay gente maravillosa por ahí.

    Me gusta

  8. FERNANDO. Me ha gustado eso último, lo de …”incluso por no seguir a veces”. Vamos, como aquello de “que paren el mundo que me bajo”. Después, a respirar y a tirar p´alante.
    Besos

    Me gusta

  9. Sí que me las he cruzado y la segunda es fuerte, muy fuerte. Podrá con una gran cruz si le llega, la primera, con las menudencias además de la gran cruz… se verá…
    Besazo y magnífico post.

    Me gusta

  10. Mi abuela tenía un dicho: “el palo que está hecho pá cruz, es el que mas soporta” y llevaba toda la razón. Pero todas las formas de sufrir al final nos hacen fuertes.
    Un eso desde muy cerquita

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s