El mar se llevó su alma…

Las olas rompían contra el arrecife con una furia inusitada. Costa había perdido todo contacto con El Boquerón, que había dejado de comunicarse por radio exactamente a las seis de la mañana.

Era imposible salir en busca de la tripulación pese a que el último mensaje había sido estremecedor:

-¡Nos hundimos! Repito: ¡Nos hundimos!

Después el silencio más absoluto…

Laura y José se habían casado el día 12 de diciembre, apenas había transcurrido un mes; todavía saboreaban los últimos coletazos de una hermosa y sencilla luna de miel, que les había sabido a poco.

-No quiero que salgas hoy-dijo Laura.

-Ya sabes, preciosa, que tengo que ir-sonrió él.

-Pero es que tengo un mal presentimiento.

-Laura, yo no puedo permitirme ser supersticioso,anda pásame una rosquilla y disfrutemos el desayuno.

Terminaron el café en silencio y sólo volvieron a hablar para despedirse con un abrazo roto.

-Te esperaré impaciente-dijo Laura.

-No te preocupes, antes de que puedas echarme de menos habré vuelto.

Laura se volvió a la cama, volvió a su sueño y regresó a la sombra del chopo donde se besaron por primera vez. José le había echado el ojo desde que ella llegó al pueblo. Le había enamorado la luz de su sonrisa, la ligereza de sus caderas, el brillo de su pelo, sus ojos negros, sus manos de porcelana…Ella en cambio, no había reparado en José y no porque él no mereciese su atención ya que ciertamente era un joven simpático y atractivo, sino porque Laura tenía problemas, problemas que no sabía a quién confiar.

Había huido dejando atrás un turbio pasado y su necesidad pasaba por el anonimato. No estaba predispuesta a dejarse querer ya que en su corazón estaba muy reciente la huella del desengaño.

Pero José se hizo presente hasta el punto de hacerse imprescindible y cuando Laura quiso darse cuenta, ya había caído en sus redes:

-Es que soy el mejor de los pescadores-bromeaba él-¡he pescado una sirena!

José le había devuelto a la vida y le quería muchísimo. Después de unos meses tomaron la decisión de casarse.

-Hijo, no te cases todavía, apenas la conoces-le argumentaba su madre, que no venía aquella relación con buenos ojos.

Pero José no era de los que se dejan manejar por una madre con exceso de celo, así pues el día de la boda llegó más pronto que tarde y pudieron darse el sí quiero que tanto ansiaban..

Unos golpes en la puerta de entrada la despertaron.

-¡Laura, El Boquerón!

Laura saltó de la cama y abrió la puerta. Todavía era noche cerrada.

-¡Laura, el barco…!

Aquellas palabras le desbocaron el corazón, corrió descalza por las calles empedradas, un sencillo camisón cubría su pudor, sintió que el pecho le quemaba, que las lágrimas la mojaban toda, sintió que se moría, pero siguió corriendo hasta llegar al puerto donde unas horas antes había estado varado El Boquerón.

Las gentes del pueblo se habían congregado alertados por la triste noticia; todas temblaban, todas lloraban, todas callaban. Los ojos clavados en el horizonte negro, clavados en la bravura del oleaje, clavados en la lejanía que les arrojaba con dureza el amanecer de un nuevo día, un día aciago, un día de sal y luto.

Después de aquel día nunca más volvieron a ver a Laura, dicen que el mar se llevó su alma…

Anuncios

22 thoughts on “El mar se llevó su alma…

  1. Se puede entender, su corazón no puede soportar otra rotura, yo lo entiendo. El relato es estremecedor. Abrazos

    Me gusta

  2. Qué bonito, Luisa. Me ha recordado la primera vez que fui de niño a Galicia y vi las iglesias con la Virgen del Carmen salvando barcos o con los cuadros de los marinos muertos, en el Purgatorio. Comprendí el horror de depender del mar y que cualquier viaje sea el último: todo esto lo he vuelto a sentir al leer tu relato (que entiendo que es inventado, no real).

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s