Fátima ¿ficción o realidad?

Fátima es una realidad, sin embargo más de un creyente me ha recomendado “no ir” porque, según sus vivencias, les había decepcionado.

Pues bien, yo creo que todo “depende”.

Entiendo que no es lo mismo una cosa que otra, de tal modo, que no es igual estar en un mismo sitio, por ejemplo, a distintas horas del día.

Es muy impresionante el tumulto de personas de todas las razas, de todas las edades, deambulando por el Santuario, aunque entiendo que esto puede distraer la devoción. Unos rezan, otros pasean simplemente, los más hacemos fotografías para el recuerdo, pero hay algo en común: algo o alguien nos ha llevado hasta allí.

En mi caso concreto reconozco que ha sido mi amor a la Virgen, mi deseo de visitar aquél lugar elegido por Ella para pedirnos que recemos el rosario,que recemos por la conversión de los pecadores…

Entiéndase que “pecadores” somos todos y que necesitados de “conversión” exactamente los mismos.

Los días que he estado en Fátima he aprovechado para rezar; me he levantado muy temprano y he asistido a la primera misa …regalos divinos.  Un día fue en italiano y al siguiente en portugués. Me gustó.

Amanecer en aquel Santuario, disfrutar de las primeras luces, recogerme en el silencio, saludar a la Señora y celebrar la eucaristía, ciertamente no es lo mismo que el mismo lugar, a pleno sol, lleno del bullicio de las gentes.

Impresionante es el encuentro diario y nocturno para rezar el rosario. Impacta que cada cual lo rece en su propio idioma, una fe universal que se palpa de forma tan sencilla, a la luz de unas velas que iluminan la explanada.

He recorrido los rincones de Fátima y de Aljustrel, he disfrutado de la soledad en el lugar de las apariciones del ángel y de la cuarta aparición de la Virgen; embebida por la historia que había refrescado con la lectura de un libro, todo se hace mucho más cercano y adquiere una profundidad indescriptible.

Estoy convencida de que Dios, la Virgen y su Iglesia no son para los católicos, sólo es cuestión de tiempo que se derriben los muros de la resistencia o de la ausencia de fe.

Anuncios

10 thoughts on “Fátima ¿ficción o realidad?

  1. Decimos que cada uno cuenta la fiesta según le va, si vas con una determinación y predisposición no te distraes y consigues tu propósito. Lo que se dice de los santuarios es como lo que se dice del Camino. Y tienes razón, hay dos clases de católicos los que lo sabemos y los que aun no saben que lo son.
    Abrazos de colores

    Me gusta

  2. Nieves que cerquita estamos….y tu sin saberlo 🙂 Gracias x el saludo. Me encanta. Como me gusta el respeto y la posibilidad de discrepar.
    Besos y bendiciones jejeje

    Me gusta

  3. A mí me gustó mucho el santuario, Luisa, aunque menos que Lourdes. Fui un día que había poca gente, eso ayudó a darle seriedad. Y me gustó que todo el macro-negocio de imágenes y rosarios estuviera separado del santuario, en el pueblo. Ojalá pueda volver pronto por allí.

    La última frase queda un poco confusa. Quizá falte un “sólo” tras “no son”.

    Me gusta

  4. Jajajajajajajaja Fernando. Si que faltaria “solo” en la ultima frase pero lo dejé a caso hecho para que llamase más la atencion y porque en definitiva es asi.
    ¿Que sentido tendría un Dios para unos pocos? Ese Dios que quiere que “todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad”

    Gracias! Y muchos besos

    Me gusta

  5. ¡Que razón tienes! Depende mucho del ánimo con que se va y del modo.
    Yo recuerdo que estuve con un montón de gente en plan turístico a tope y lo cierto es que no me gustó nada. Quizás si hubiera ido en otro plan la cosa me hubiera parecido radiclamente distinta .
    Me alegro que lo disfrutases.
    Besazo, hermosa

    Me gusta

  6. ¡Hola Dolega! En plan turístico, entiendo perfectamente que decepcione. Un poco es lo que me pasó a mi cuando fui a Lourdes. No pude rezar casi nada y no sentí de la misma manera.
    Gracias y besos, muchos.

    Me gusta

  7. Pues estoy de acuerdo con la mayoría, Y estuve allí hace unos cuantos años, en un mes de Agosto, con gentío tropezando a cada paso y aunque lo disfruté porque sabía a lo que iba y lo que supondría, tengo que reconocer que en ciertos aspectos me decepcionó un poco, no me esperaba tanto negocio, estoy casi segura que gran parte de la gente que allí había iba por turismo y por admirar la arquitectura del Santuario. Al menos es lo que yo viví en ese mes.

    Apretaos, Luisilla.

    Me gusta

  8. Pero Yeste…entonces ¿ no viste la multitud rezando el rosario por la noche?

    ¿Ni viste la sala dispuesta para q la gente pueda confesar y cantidad de personas aguardando su turno?

    Te entiendo muy bien porque esa sensacion es perfectamente entendible.

    En cuanto al tema comercial hay que agradecer que todas las tiendas queden fuera del Santuario. Yo hice varias compras a modo de recuerdo y creo que a todos nos gusta hacerlo cuando estamos de viaje 🙂

    Besos Yeste!!!!! Que ganas de que volvieses plasplasplasplasplas

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s