Cuando todos se van

Cuando todos se van(mis compañeros de trabajo, mis fiscales…), el mes de agosto se vuelve hosco como enero.

Cuando todos se van(los mismos antes citados), te sientes muy pequeñita, muy sola, muy perdida(incluso muy cabreada).

Cuando todos se van, les ves alejarse con una impúdica sonrisa mientras dos lagrimones surcan tu cara.

Cuando todos se van, sencillamente se olvidan de ti, directamente desapareces de sus vidas.

Pero….

Cuando todos se quedan(los idem ut supra), noviembre se vuelve mayo.

Cuando todos se quedan(en su puesto de trabajo), te sientes grande, fuerte, valiente, radiante.

Cuando todos se quedan, la de la sonrisa impúdica eres tú.(y es que la sonrisa a las puertas de unas vacaciones es inevitable)

Cuando todos se quedan, no recuerdas quiénes son ellos.

Cuando todos se quedan, te envidian, mientras tú, simplemente eres feliz.

 

La pregunta es:

¿Estás también tú entre los envidiosos?

La respuesta es:

Sí. Estoy de vacaciones.

En agosto sólo pude tomarme 10 días y ahora, en noviembre(que se vuelve mayo) me voy a tomar el resto.

Ni muertos, ni familia, ni el más allá, ni todas esas profundidades que habéis extrapolado de este post 🙂

Me lo he pasado muy bien leyéndoos. 

Gracias 🙂

Anuncios

21 thoughts on “Cuando todos se van

  1. Me gusta ese cuando todos se quedan, y me alegro de que alguien por ello sea feliz, en mi caso escribiría: mientras todos estan. Un bello texto y dos abrazos

    Me gusta

  2. Ser feliz… compartiendo la felicidad con los tuyos. Lo más, Luisa. Aunque yo, alguna vez, necesito que se vayan (o irme …) un rato. La relativa distancia me ayuda a recomponer las piezas sueltas, lo que no acaba de ir bien, cuando estamos todos.

    “Alguien” me suele decir: “disfruta con ellos, dentro de poco te quedarás sola”. Yo, querida fuguilla,dejé un poco solos a mis padres demasiado pronto. No era ni mayor de edad. El desgarrón fue tal, que desde la infancia de mis hijos tengo presente que algún día se irán. Como debe ser… pero en condiciones, claro.

    Después de este largo preámbulo te puedo decir qué es lo que envidio (si se le puede llamar envidia) porque es lo que persigo. Envidio las familias en las que sus miembros se encuentran a gusto en el hogar. Se van sabiendo que allí están sus raíces y vuelven cuando lo precisan o cuando el más débil necesita apoyo. Envidio los hogares en los que la libertad va atada a la caridad.

    Un beso, hedbanna mía, desde Tarraco con amorrrr…

    Me gusta

  3. A los buenos sábados, con sueño y casi a por el segundo café (con una tostada más).

    Lo cierto es que, cuando nos vamos, nos vamos. Y cuando nos quedamos, nos quedamos. Con ello te quiero decir que no andamos viendo el contexto que rodea al irse o marcharse, bueno, sí el propio de la infraestructura que tienes que dejar más o menos “apañá” si al irte se quedan los hijos mayores, solos en casa y a las más que probable juerguecillas caseras cuando los papis se han marchado unos días, si tú me entiendes.

    Por lo demás, y de todos los pecados capitales, no es precisamente ese del que suelo pecar (y no daré pistas sobre cuál, o cuales…sí, jajajajajajaja…)

    Saludos y muy buen finde

    Me gusta

  4. A mis amigos lectores.

    NOOOOOOOOOOO estáis acertando el enfoque del enigmático texto.

    Vuelvo a releerlo por si me he expresado mal y creo que no habéis considerado las dos últimas frases en su justa medida…

    SEGUID INTENTÁNDOLO 🙂

    BESOS, MUCHOS

    Me gusta

  5. Yo siento envidia cochina por todos los que vivís al lado del mar.

    Rebajas en RENFE, exposición en el Prado de la colección Abelló, exposición en el Thyssen de Sorolla en New York, una amiga suegra del dueño de la Gabinoteca, indulgencia plenaria si vas al Santuario de “imposible escribir el nombre”, y tu, ocupándote de los pecados de los demás.

    Me gusta

  6. Aquí el asunto es la ubicación. Se van… ¿de dónde? Se quedan… Dudo que estés sola o hayas estado sola en tu espacio real. Luego hablas del virtual. Si he acertado, sigo con el comentario. Tremenda Luisilla. Un beso, fuguilla.

    Me gusta

  7. JUAS JUAS JUAS JUAS

    ¡¡¡Chicos!!!!

    ¡¡Que no!!

    De momento voy descubriendo lo envidiosos que sois jajajajaja pero no dais en el clavo ni queriendo.

    Vamos a ver. Una pista: Hablo de una situación real, que estoy viviendo en presente y que nada tiene que ver con la familia ni el espacio virtual 🙂

    SEGUIMOS…

    Me gusta

  8. Buenos días otra vez, aunque ahora siendo domingo.

    ¿No se referirá usted a los difuntos vs. vivos y la envidia que los primeros pueden sentir de los segundos y los segundos de los primeros pero según cómo, no?

    Me gusta

  9. Buenas tardes ya Valaf.
    No. Negativo.
    Nada de difuntos.
    ¿Como se entendería entonces que hablase yo de marcharme con una sonrisa impúdica?
    A seguir pensando 🙂

    Me gusta

  10. ¡¡¡¡Me parto!!!! ¡Pero qué imaginaciòn! A los politicos corruptos ni mentarlos que me da sarpullido.

    Me refiero a “los otros” y a mi. Ellos y yo.

    No me puedo creer que no sepais de qué hablo…

    Me gusta

  11. Pues si olieses la delicatesen que está cocinando mi esposa para cenar…TE MORIRÍAS DE ENVIDIA, jajajajajajaja…

    No, en serio, me siento muuuuuu BUUUUUUUURROOOOOO, mujer, ahora que lo explicas suena hasta evidente. Yo ya te iba a decir que te referías a los años, YA VES!!!

    Saludos

    Me gusta

  12. Perdonad que en esta entrada no os haya devuelto el comentario uno a uno, pero así es como ha salido 🙂

    Besos a todos. Y sí, estaba muy claro 🙂

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s