Pequeños y grandes…

En nuestras relaciones sociales y personales, tenemos pequeños y grandes desencuentros.

Los pequeños desencuentros son como las hormigas, muy trabajadores.

Poco a poco van haciendo un camino y, como no le quites la carga, a poco que te descuides, ya no sabes ni cómo empezó el problema.

Un pequeño desencuentro sería inofensivo de suyo, siempre que supiésemos disculparlo, o ponerle humor, o no darle importancia, o pensar que también podría haber sido culpa nuestra; sería inofensivo si fuésemos capaces de desdramatizar, o de empezar de nuevo… quizás el verbo adecuado es amar.

Los grandes desencuentros pueden ser la suma de muchos desencuentritos, pero también pueden nacer grandes de hoy para mañana.

Estos últimos son más difíciles o escasos, pero también se dan, y normalmente tienen dos salidas, una enorme reconciliación o una ruptura de película.

Supongo que todos hemos vivido pequeños y grandes desencuentros; supongo que todos hemos pensado que la culpa la tuvo “el otro”, en ocasiones así es.

Quizás nadie puede imaginar un gran desencuentro, pero los pequeños están al pie de la calle, a la orden del día, se repiten más que un político en peligro de extinción y…¿cómo los gestionamos?

Esa, señores, esa es la pregunta.

Anuncios

18 thoughts on “Pequeños y grandes…

  1. A mi me resulta dificilísimo gestionarlos.
    Me has dado en el punto flaco.
    Sé que serían inofensivos cómo tu dices si no les damos importancia, si se toman con buen humor, si…..hay amor, pero no es fácil en el día a día.
    No hay mas remedio que seguirlo intentando si se quier ser felíz!!

    Me gusta

  2. A mi…me descolocan…sobre todo aquellos que se producen bien con personas que no conoces de nada y por ello no deberían afectarte pero te afectan o por el contrario con los que amas y quieres demasiado y eso te hace pupita…
    Y es que me viene a la cabeza un desencuentro que tuve hace unos dias con un señor que no conocía de nada y que de verdad que me dejo sorprendida….te cuento…ale arrepochingate en el sillón que para no variar voy para rato…
    Primera hora de la mañana …un supermercado…me dirijo a la caja …sin cajera….pero veo que es la única que no tiene bajada la barrita que indica prohibición (es decir que está cerrada) y a unos metros más atrás un señor girando el cuello como la niña del exorcista para todos los lados…. a lo lejos una voz…¡¡¡ allí señor allí….esa es la caja abierta!! yo ya había colocado mis 4 artículos ¡¡4 eh?!! en la cinta transportadora pero no justo a pie de la caja sino unos centímetros más atras….llega este hombre como un poseso..pasa detrás de mí y se planta delante sin ningún miramiento y pone sus artículos (no muchos…alguno más que yo pero eso es lo de menos)…mientras se acerca la cajera…
    Yo no salgo de mi asombro…y me dirijo a el con voz muy suave, mas bien bajito…
    _ Disculpe..yo estaba aquí y usted….

    El señor estaba en el disparador….

    _Mire no me venga con bobadas yo estaba ahí hace un buen rato, lo que pasa es que no sabía en que caja tenía que ponerme, asi que yo estaba primero

    La cajera me mira y alza las cejas sorprendida

    A mi me da igual que le cobre a él primero pero me molesta su actitud arrogante y mal educada…

    _ Yo solo le digo que yo ya estaba en esta caja y usted ha llegado y sin decir nada ha pasado por delante de mí, por educación creo que podía haberlo dicho y le aseguro que no habría ningún problema yo lo hubiera entendido y le hubiera dicho que pasara delante porque le guste a usted o no yo llegue primero…
    ¡¡¡¡ayyyy madre para que diría yo eso!! me dijo de todo y más…que él no tenía que hablar conmigo que no me conocía de nada, que me aguantara, que si tenía ganas de lío…y yo sin inmutarme y sin alzar la voz pero ya con la rabia contenida mientras la cajera le cobraba porque así lo acordamos con gestos mientras él preparaba su particular espectáculo le dije…

    _Usted va siempre así por la vida con todo el mundo?? o depende de quién ?? que conste que le ha cobrado porque yo le he dí el gesto de que lo hiciese pero el que usted no interprete unas barreras de prohibición en el resto de las cajas y le haga estar en medio del supermercado mirando de las 5 cajas cuál es la que está abierta es su problema no el mio…

    En éstas ya me había cobrado a mí tambien…arreé con mi compra y dí las zancadas mas grandes que me permitían mis largas piernas y allí le deje vociferando hecho un animal…y yo me pasé el camino de vuelta enfurruñada…

    En fin que ni pequeños ni grandes los desencuentros me ponen de vuelta y media…

    Besitos con alas muchas alas para ti….

    Uich…que largo es mi comentario pero si parece un post!!!!

    Me gusta

  3. Desde luego yo no imagino un gran desencuentro, ni siquiera pienso en tenerlo, de hecho pequeños tampoco, pero haberlos haylos de todas las magnitudes. y como no los espero mi reacción es… generalmente lenta. Un abrazo

    Me gusta

  4. ¡Qué difícil!

    De grandes desencuentros, una vez. Aún me escuece y han pasado la friolera de veinte años.

    Pequeños, varios. Algunos han dejado su huella – ¡como no! – otros, han pasado, sin pena ni gloria.

    Claro que esas cosas que, de forma inesperada, me cabrean …. los hay, los hay. Y para mi vergüenza, los gestiono fatal el noventa por ciento de las veces. Reacciono mal, me enfadan y me vuelven insoportablemente impertinente, displicente, despreciativa …. como digo, un horror. En los menos – muchas menos – mantengo la calma y, para mayor vergüenza, soy aún peor.

    O sea, que mal, muy mal.

    Con Dios

    Me gusta

  5. Para mí ambos, los grandes y los pequeños, son una prueba para la caridad. Es fácil enfadarte mucho con tu hermano que te roba la herencia o con tu vecino que te inunda el piso. Pero también está la tentación de tomarte lo pequeño a la tremenda: “A. me ha hecho esperar 5 minutos porque en realidad me desprecia; mejor dejo de quedar con ella”. Hay que tener mucho cuidado con ambos desencuentros, ver a Jesús en el otro e intentar comprender su posición. Si no, acabaremos totalmente solos.

    (((´¡¡¡Ya sólo quedan 2 días!!! ¿Tendrá algo que ver con un cumpleaños? ¿Tendrá algo que ver con tu cumpleaños? ¿Será un cumpleaños de los acabados en 0?))))))

    Me gusta

  6. Leha. Me encantan tus comentarios, así que no te disculpes jejejeje
    Me has hecho sonreir. Y he visualizado la situación. Y desde luego, qué temple tienes y qué educación. Si esto me pilla a mí en un día malo…
    Recuerdo una vez-embarazada yo de 8 meses-que puse mi intermitente para aparcar, empecé a hacer la maniobra de aparcamiento y el coche que llevaba detrás-una furgoneta-se puso a pitarme y a vociferarme. Cuando aparqué y se puso a mi altura me siguió gritando y yo le hice un gesto que venía a decir algo así como…vete a freír espárragos-O bien no le gustaban-los espárragos-o entendió otra cosa mayor. El caso es que se bajó de la furgoneta, la dejó en mitad de la calle, paró el tráfico y se vino para mi ventanilla como un poseso. Fue un micro segundo. Tardé un micro segundo en coger una barra de hierro que llevaba en el coche. Y un micro segundo en valorar la posibilidad de bajarme del coche. Menos mal que mi ángel de la guarda me hizo desistir. Le ignoré y esperé a que se fuera. Hace años y todavía me acuerdo jejejeje

    Besos, muchos.

    Me gusta

  7. Sarracena. Un poco pura sangre ¿no? Igual por eso nos caemos bien jejejeje
    Tengo que decir que me supera, o soy muy magnánima conmigo misma porque no me veo yo muy despreciativa. Displicente seguro.
    Pero bueno señora mía, no se me fustigue, y ánimo, que todavía está en edad de aprender y rectificar.
    Besos, muchos.

    Me gusta

  8. Fernando. Recuerdo la anécdota de aquél sacerdote al que provocaron insultando gravemente a la Virgen. El sacerdote le dio a la persona que le acompañaba su abrigo y se remangó la camisa. Alguien le recordó aquello de “la otra mejilla” y él dijo muy tranquilo: Hasta aquí el Evangelio.
    Jejejejejeje estaba dispuesto a romperle la cara a quien había ofendido a su madre.
    Quiero decir con esto que realmente es dificil lo de la caridad 🙂 aunque en ello estamos, en ello estamos.
    Y siento decirte que por muy joven que me veas, me has perdido la cuenta jajajajaja
    Besos, muchos

    Me gusta

  9. Pequeños desencuentros siempre hay… ¿quién no ha tenido alguna vez uno?… Los grandes son los temibles, al menos yo, que alguno he tenido, les temo, porque siempre hay consecuencias y pocas veces solución.

    Besos apretaítos….

    Como soy una cotilla de órdago…. ¿es tu cumple en dos días? eh, eh eh?

    Me gusta

  10. Yeste. Ester no tiene desencuentros. Envidia me da. Pero lo normal es que el común de los mortales los tengamos. Los fuertes a mi me producen taquicardia.
    Eres muuuuuuuu cotilla jajajajajaja y vas bien, vas bien 🙂
    Besos, muchos.
    Pd.-Se admiten regalos jajajajajaja

    Me gusta

  11. Escribes el problema en un papel.
    Metes el papel en una botella.
    Le abres la frente con la botella al “desencuentro”
    (leído en FB)
    Besitos infernales!

    Me gusta

  12. Gran entrada esta!! Me encanta cuando reflexionas sobre cosas mundanas, porque muchas no se me habían ocurrido a mí… véase esta.
    Lo suyo es aminorar la carga poco a poco… aunque a mi eso me cuesta horrores, porque odio los desencuentros y los pequeños me parecen en principio poco importantes como para dedicarle tiempo a gestionarlos…
    Besitos!

    Me gusta

  13. Ali. Lo que yo te diga jejejeje hay que soltar lastre, aclarar las cosas, no darles tanta importancia…en fin, aprender a convivir, que se llama.
    Besos, muchos.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s