Llueve sobre mojado

Llueve sobre mojado pensó el mar mientras el cielo descargaba sus nubes.

No así aquella intrépida aventurera, llamemosle Rita, que, sorprendida por la lluvia, caminaba a paso rápido. Echó mano de su gorra para proteger el cabello, la humedad le estropearía el peinado.

Rita había decidido pasar la mañana caminando, había elegido un camino rural que tenía cinco kilómetros de ascenso y los mismos kilómetros de descenso. Cuando le sorprendió la tormenta huracanada, echó mano de su ingenio para guarecerse del granizo que caía rabioso y sin piedad. Se cerró el chubasquero, se protegió el cabello y aceleró el paso. Estaba en campo abierto y la única opción era avanzar, no había resquicio donde guarecerse y el cielo se oscurecía amenazador.

Pese al contratiempo, Rita estaba feliz por muchas razones y se sintió afortunada de estar allí, de ver llover en tiempos de sequía, de las botas que calzaba, que eran de lo mejorcito y de su cada vez más próxima llegada a la meta. Sin duda este sería un día bonito para recordar.

Mientras, España seguía ingobernable…

La pregunta es doble:

¿Te gusta la lluvia?¿Llueve en tu ciudad?

Anuncios

8 thoughts on “Llueve sobre mojado

  1. La lluvia me gusta, podría decirse que la necesito y la añoro porque hace mucho que no llueve, no importa el peinado ni las botas, ojala lloviera lo suficiente para calmar la sed de la tierra. España va a la deriva, y no me vale aquello de que tenemos el gobierno que nos merecemos, tenemos el , en este caso “singobierno”, porque aquellos que ven gran hermano votan. Unos abrazos

    Me gusta

  2. La lluvia como la vivió Rita no.
    Para funcionar en la vida diaria, tampoco, y soy de tierra de lluvia, aunque cada vez menos.
    La lluvia por necesidad, bienvenida sea.
    Una tarde de lluvia, detrás de una cristalera grande, con una chimenea y un buen libro…una maravilla.

    Me gusta

  3. Ester.A mi tampoco me vale. Sinceramente creo que merecemos otra cosa. Me has hecho reír con tu penúltima frase jajaja
    Besos, muchos

    Me gusta

  4. No me importa, pero al vivir en una ciudad mediterránea , no preparada para esas eventualidades, me resulta más molesta que otra cosa: mucho coche y uso deficiente del paraguas.

    Es curioso, recién llegada aquí echaba de menos la lluvia; me resultaba físicamente molesta su falta.

    Ahora, disfruto mucho con el solecito.

    Me gusta

  5. Sarracena. Llevas mucha razón en lo de la “preparación”. De hecho a mí me gustaría experimentar vivir un tiempo en sitio de lluvia y disponer de calzado, ropas, etc apropiadas para la ocasión. Cuando llueve, en Málaga nos ponemos chorreando jajajajaja
    Besos, muchos

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s