No sé trabajar mal

No sé de dónde me viene esto, quizás de la cuna.

Aquella machacona frase de Machado en boca de mi padre sin duda ha dejado huella: “despacito y buena letra, que hacer las cosas bien, importa más que el hacerlas”.

También habrá influido la larga retahíla de profesores y maestras que me inculcaron el amor al bien hacer, aunque a veces fuese a base de palos-en sentido figurado-

O el ejemplo prolongado, constante y sacrificado de mi madre con su afán por trabajar lo mejor posible…

El hecho cierto de ser del Opus Dei que tiene por bandera aquello de la “santificación por y en el trabajo” es otro bastión en mi vida.

En definitiva y por lo que quiera que sea, yo no sé trabajar mal, o mejor dicho, yo no puedo trabajar mal.

A veces, por la fatiga, por el exceso de trabajo y por la nefasta influencia en el alma española del Lazarillo de Tormes, siento la tentación de “hacerlo mal”, chapuzas que dirían Gotero y Otilio, pero !no puedo! A veces me esfuerzo…pero todo es en vano, mi conciencia me lo impide.

Distinto es que en mi vida laboral, a diario, muy a mi pesar, me equivoco, cometo fallos, errores, olvidos, despistes…cosas todas que tiñen de gris mi hacer diario. Pero eso es algo que no puedo evitar.

Lo último me ha dejado muerta. Busco en un armario un expediente. Lo vuelvo a buscar. Saco todos los expedientes y los reviso uno a uno pero no lo encuentro. Lloro mi pena a una de las fiscales con las que trabajo y pasada media mañana viene con el expediente en la mano.

-¿Es éste Luisa?

Para mi humillación, lo es. La única explicación que encuentro es la diferencia de edad. Ella es más joven, ve mejor…

Mucho me temo que en los años venideros este tipo de situaciones irán a más, el único consuelo que me queda es saber y sentir que no puedo trabajar mal.

Anuncios

16 thoughts on “No sé trabajar mal

  1. Bueno, hay trabajos que se han de hacer bien o no hacerlos, luego estan los que se hacen porque no queda mas remedio y estos yo los hago mal… el trabajo y yo no nos llevamos bien, que se puede esperar de mi? jejejejeje Besos infernales 😉

    Me gusta

  2. Todos cometemos errores Luisa nadie es perfecto incluso los que saben muchísimo de vez en cuando meten la pata.
    Muy buena reflexión
    Un besico

    Me gusta

  3. Nieves. Pues para variar, no coincidimos jajajajaja
    A mi me gusta hacerlo bien y en eso me esfuerzo, aunque lógicamente no siempre lo consigo. Pero al menos esa es mi intención.
    Besos, muchos

    Le gusta a 1 persona

  4. Gaviota. ¡¡¡Pero claro que cometo errores!!! Lo que digo, es que no puedo cometerlos a conciencia. Si fallo es por múltiples razones, pero nunca por hacerlo mal para quitarme de encima una tarea.
    Besos, muchos

    Me gusta

  5. Te animo así. Y a enseñarlo si puedes.
    Los errores son humanos, no pasa nada, se rectifica y a seguir.
    A mí me gustaría trabajar mejor, la verdad, en esa brega estamos.
    Lo del expediente, ummmm
    Un abrazo fuerte

    Me gusta

  6. Pipa. El trabajo no es fácil, tiene muchos flecos, el cansancio y las circunstancias pesan, pero lo único importante es intentarlo, creo yo 🙂
    Besos, muchos

    Me gusta

  7. Era sabio Machado, no hay dudas. Tu entrada me hizo acordar a un antiguo compañero de trabajo que alguna vez me dijo “existe una sola manera de hacer las cosas: bien”. Aquel arpón todavía lo tengo clavado, y me anima a pintar la cerca incluso del lado de adentro, por que aunque nadie la vea, la veo yo, y la ve Dios.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s