Cuando los fantasmas bailan

Cuando los fantasmas bailan y salen de su escondrijo, cuando revolotean como mariposas que se tornan cuervos en tus pesadillas, cuando te asaltan con ideas que creías superadas, olvidadas, abolidas, desterradas, muertas…van los fantasmas y bailan. Es en ese momento cuando te planteas qué demonios hacen ahí y por qué camino regresaron.

Lo malo de un fantasma es que se volatiliza, no puedes cogerle del pescuezo ni retorcerle la mano, acciones todas muy violentas, pero sumamente descongestivas. Tienen ese aire burlesco de “aquí estoy porque me da la gana”, son impertinentes, engreídos y muy pesados.

Puedes encerrarlos en el baúl de los fantasmas con siete candados, guardar el baúl en el desván de no me toques las narices y tirar las llaves al mar de allá te pudras, que como los hijos de su madre decidan aparecerse, se aparecen y bailan.

Lo bueno es que no pueden hacernos más daño del que les permitamos, aunque sí tienen capacidad para importunarnos hasta aburrir.

Entiendaseme que hablo en sentido figurado, que no he perdido la cordura.

No creo en los fantasmas de opereta, pero sí en todos aquellos que en forma de recuerdo nos traen a la memoria historias de un pasado que creíamos enterrado.

Pues van los muy truanes y vuelven y bailan.

La pregunta es:

¿Algún remedio casero?

Anuncios

16 thoughts on “Cuando los fantasmas bailan

  1. Cinco o siete minutos de calma para pensar. Tomar una decisión, suele ser si o no, ir o no ir, decirlo o callarlo, cuando lo hemos decidido pensarla tres minutos y tener la oportunidad de cambiarla. A partir de ahí ya no hay mas cambios y se ejecuta la decisión. Fin. Un abrazuco

    Le gusta a 1 persona

  2. Hay fantasmas del pasado, que la única solución es poner tierra por medio, son tan dañinos y malvados que no hay otra solución
    Siempre vendré a leerte
    Un abrazo Luisa

    Me gusta

  3. Fantasmas del pasado … a ver….si son del pasado ya no vale de nada intentar cambiar su baile, es un hecho caducado..recuerda…caducado como los yogures , ¡¡nene no se toca !! así que ignóralos, ya verás como se hartan de mover la “sábana” y se largan por donde han venido…Besos con alas espantafantasmas

    Me gusta

  4. Yo sólo tengo uno, Luisa, que es el que yo uso: rezar por España y por nuestros enemigos. No sólo te lo digo por los duendecillos de los que hablas, también por toda la situación política en la que vivimos. Para mí es la única forma de no caer en la ira y en la desesperación.

    Dicho esto, qué pena ver cómo generación tras generación vamos yendo a peor. Qué pena de país. Sin arreglo.

    Me gusta

  5. Fernando. Muy buena tu opción. Rezar siempre es importante. Ya sabes que soy más optimista que tú y que tengo muchas esperanzas en las generaciones futuras, no en vano, cuatro serán hijos míos 🙂
    Besos, muchos

    Me gusta

  6. Qué buena entrada

    Todos, creo, tenemos fantasmas, unos más recurrentes que otros.

    En cuanto a mi, practico esa cosa tan inútil e insana del “comosi”

    Unas veces funciona otras …. no

    Me gusta

  7. Siempre hay algún fantasma bailando…
    Remedio casero?
    Moverte, hablar con alguien de “sus cosas”,llamar a los amigos, pedir a Dios que baile lejos de tí, mandarlo a la m…, dormir, etc…
    Dichosos fantasmas!!

    Me gusta

  8. Uhmmm fantasmas, mola! Creo que bailan para hacerte ver que están felices, que todo se supera y que deberías bailar con ellos 😀 Con los del pasado y con “los otros” jejejeje Modo malvado en marcha…. Besitos

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s