Carta a mis hermanas asesinadas

A mis hermanas en Cristo.

Hermanas Anselm, Reginette, Judith y Margarita / Foto: Cortesía del Vicariato Apostólico de Arabia del Sur

Queridas Anselm, Reginette, Margarita y Judith: Habéis encontrado el martirio por llevar el amor de Cristo a los más pobres entre los pobres, habéis enfrentado la muerte con la paz de Dios, con el coraje de saberos amadas por Él, con la esperanza y la certeza de verle cara a cara, de ser recibidas en sus brazos, donde ya no habrá más lágrimas que derramar, donde el horror, la violencia y la pobreza no tienen cabida.

Un día dejasteis vuestros países de origen por fidelidad a vuestra vocación, atrás quedaron vuestras familias, las que hoy lloran el crimen horrendo por el que os han sesgado la vida, renunciasteis a todo para haceros servidoras de Cristo. Nadie sigue a un muerto. Obviamente Cristo vive.

Sois hijas de Dios y herederas de su Reino, al que habéis llegado precipitadamente para gozar de la plenitud de ese Amor que descubristeis en cada necesitado, en cada desheredado, en cada moribundo, y al limpiar sus llagas purulentas con esmero y cariño veíais en el rostro del hermano desahuciado, el rostro del Nazareno, vuestro amado.

Imagino el abrazo con el que os habrá acogido la Beata Madre Teresa, imagino el recibimiento en el Cielo de todos los que ya alcanzaron la meta; habéis descubierto de un plumazo el amor insondable de quien nos ha prometido el ciento por uno, del que vino a servir y no a ser servido, imagino que habréis coreado con Él aquella frase en la cruz que dijo antes de expirar:” Padre perdónales, porque no saben lo que hacen.

Amor que mana de la fuente inagotable en que bebéis…

En un mundo que se avergüenza de sus creencias y las vive distraidamente, para que no se note, en ese mundo que silencia vuestras vidas y vuestra muerte porque la heroicidad no vende, echo de menos la reivindicación de los colectivos que tanto vociferan en contra de lo que sea. ¿Dónde están ahora sus voces, sus pancartas, sus minutos de silencio, sus arengas y sus palabras de rechazo? ¿Cómo es posible que no seáis noticia, que no llore la tierra, que la humanidad mire hacia otro lado y calle cobarde…?

¿Puedo pediros un favor? Me gustaría que nos ayudaseis a encontrar la paz, a descubrir a Cristo, a aceptar su Iglesia y volver a ella si es que nos hemos alejado, a sentir el abrazo de Jesús en la confesión, la fuerza de su Espíritu y compartir su mesa en la eucaristía. ¿Podríais ayudarnos a hacernos amigos de Dios? Así os lo pido para todas las personas del planeta, especialmente para los más necesitados de la misericordia divina.

Confieso que para los católicos aburguesados de occidente entre los que me cuento, vuestra forma de vida y vuestra muerte es un ejemplo que puede ser un aldabonazo que despierte nuestras conciencias adormecidas.

Os llevo en mis oraciones y en mi corazón y aunque me duele vuestra muerte trágica me consuela saberos en el Paraíso prometido al que todos estamos invitados.

Que el buen Dios os bendiga.

 Os dejo el enlace a la entrevista que concedió Madre Teresa unos meses antes de morir.

Anuncios

10 thoughts on “Carta a mis hermanas asesinadas

  1. Gracias por dedicarles estas palabras.
    Es verdad que somos muy brutos en esta sociedad, que podemos pasar casi sin darnos cuenta de hechos como estos que dicen “tanto”.
    Han sido cuatro vidas que han merecido la pena, que llaman al corazón y me ducen, despierta!!

    Me gusta

  2. Y no son las únicas, son muchas las que dedican su vida, hasta la muerte, a los demás y debemos agradecerles su labor. Un abrazo

    Me gusta

  3. Fernando. No conocías la noticia porque mientras que cada día se dedican 15 minutos de telediario a mediodía y otros 15 por la noche a contarnos las historietas futbolisticas, no hay un minuto para esta noticia. Muy triste.
    Besos, muchos.

    Me gusta

  4. Carmen. Así es. Muy triste pero con un tinte de esperanza. No me cabe ninguna duda de que estas hermanas en Cristo gozan ya de Él. Después de la muerte hay vida y eso es muy consolador.
    Besos, muchos.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s