La rivalidad de dos crías

Existía cierta rivalidad entre aquellas dos crías, pudiera decirse que una ya apuntaba ademanes y belleza de cisne, mientras que la otra seguía siendo el patito feo. Una era de familia bien y la otra más bien tenía una familia, digamos que trabajosa.

Lo cierto es que en clase se tomaban el pulso; la cría cisne era de la pandilla de las pijas, de las modernas, de las que ligaban y tenían éxito; la cría pato seguía heredando jerseys de sus hermanos y en el amor estaba a verlas venir.

Pasaron los años, muchos y nunca más supieron la una de la otra, hasta que un día el destino volvió a hacerlas coincidir.

La calidez de sus miradas y el cariño sincero pudo sorprenderles, pero todo era fruto de la madurez. Se habían despojado de sus disfraces y se habían hecho mujeres, fuertes, nobles, luchadoras y más allá de las cosas de crías, ahora se veían tal y como eran, y habían descubierto la alegría de quererse.

La vida nos ofrece bellos regalos y la amistad es sin duda, mi regalo preferido.

Gracias, gracias, gracias, sí, a ti, me refiero a ti y lo sabes 🙂 Sin duda te has convertido en un hermoso cisne ¡Felicidades!

Anuncios

One thought on “La rivalidad de dos crías

  1. Para la amistad hay tropecientas frases escritas, pero con el sentimiento reciproco es suficiente. Disfruta de esa amistad que es un abrazo eterno. Saltos y brincos

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s