La Maternidad, ese don inefable

Te miro y me miro; te pienso y te descubro en mí. Hemos recorrido tantos caminos de la mano…

Cómo la hija pasa a ser madre, cómo la madre pasa a ser hija…

La vida que va grabando su huella en el alma, que va surcando los rostros, que va pasando, y pasa, lentamente, rápidamente, sin descanso, sin tregua.

El bebé que duerme al arrullo de esa madre que siempre vela por él, que le amamanta, que le baña y le embadurna de polvos de talco, y le viste con primor y le sonríe embelesada y complacida…y se hace mayor y da a luz a sus propios hijos, que se hacen grandes, que le ven peinar canas, que alzan el vuelo…

Y mientras, tú, mi madre, mi tesoro, envejeces y te vuelves olvidadiza, es el momento de los achaques, de las noches cortas, de los días largos, de los paseos al sol, de las tardes de mesa camilla…y te haces niña para que te podamos cuidar y querer y devolverte un poco del amor que nos hizo crecer.

Y por encima de todas las madres, tú, siempre tú, la mejor, la más excelsa, la reina de las reinas, la luz y la alegría, la esperanza, el sol, la luna, el mar, la belleza, la ternura…”Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí…”

La maternidad que es un don y un servicio, una vocación, una entrega, una forma de vida, disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites.

¡Ah, la maternidad que me acogió en su seno nada más llegar a la vida!¡La maternidad que me hizo mujer!¡La maternidad que me guía de la mano cuando la noche aprieta y siento zozobra!

No podría existir una figura tan bella y singular como la de una madre, sino fuese gracias a la existencia inefable de la Mujer. Gracias.

 

Anuncios

6 thoughts on “La Maternidad, ese don inefable

  1. ¡Feliz día de la Madre!, sin duda ninguna, os lo merecéis todo. Vuestro, de la mujer, es el milagro de acunar la vida y nuestro, del hombre, el privilegio de amaros sin medida.

    ¡FELICIDADES A TODAS LAS MADRES!

    Me gusta

  2. Qué bonito y qué cierto, Luisa.

    Y qué desgracia que en nuestra sociedad, para mucha gente, se haya perdido el valor de la maternidad: que para muchas chicas tener un hijo sea perder la vida, que sea mejor hacer una buena carrera o pasarlo muy bien. Esto creo que es una de las causas del caos en el que vivimos.

    Me gusta

  3. Fernando. Llevas razón en que hemos desvirtuado el valor de la maternidad pero es que hemos creado una sociedad donde a la mujer se le deja poco espacio para compatibilizar su vida laboral y su vida familiar. Se ven obligadas a elegir y en un mundo tan competitivo es necesario asegurarse “las habichuelas”. Ya no vale aquello de casarse y que el marido “asuma los gastos”. Ya no vale por muchas razones. Ser mujer no es fácil. Y ser madre es muy difícil.
    Besos, muchos.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s