Conciliación familiar, ese cuento

Erase una vez una jovencita que había crecido en el mismo hogar que dos espléndidos varones, que había estudiado a la par que ellos, que tenía grandes aspiraciones, ansias de volar, de ser independiente, lo que viene siendo una profesional en toda regla. Había invertido muchos años en su formación académica y quería recoger los frutos de tanto esfuerzo.

Considerando que ella era una sola persona, obviamente no podía tomar dos caminos diferentes a la vez.

El primer camino se le antojaba muy goloso. Una alta ejecutiva, en una empresa puntera, con dedicación absoluta, un sueldo magnifico, un despacho con vistas, disponibilidad siete días a la semana y la posibilidad de ascender y alcanzar puestos de confianza con los que siempre había soñado.

El segundo camino era también muy interesante pero no podría hacerlo compatible con el primero. Casaría, tendría hijos y les daría de mamar, los criaría y dejaría pasar unos espléndidos diez años antes de poder incorporarse al mundo laboral y para entonces ya sería “vieja”.

Había una tercera opción pero para ello, habría que implicar al gobierno de la nación. Tendrían que hacer realidad el eslogan de “conciliación familiar”.

Recibiría ayudas por cada hijo en cuantías que realmente fuesen sustanciales y no simbólicas; la baja por maternidad sería de un año o más-como en otros países europeos-, tendría guardería en su centro de trabajo; tendría movilidad de horario en atención a las necesidades familiares; por supuesto le reservarían su plaza en cada nuevo embarazo y desde luego su marido/pareja/compañero participaría tan activamente con ella en todas las tareas que se derivan de “fletar” un hogar y procrear unos hijos.

Y…en no siendo posible, por incompetencia nacional, la tercera y mejor opción, desgraciadamente, nuestra joven protagonista tendría que elegir entre la opción primera o la segunda, considerando que ésta última, dada la inestabilidad sentimental, podría dejarle tirada en la calle con una mano detrás y otra delante y unos cuantos churumbeles mocosos colgados de su falda…

Creo que hay que dejar de demonizar a la mujer por no priorizar la maternidad sobre todas las cosas, porque si bien es cierto que no hay nada más hermoso, no es menos cierto que para ser madre se tienen que dar ciertas circunstancias indispensables. Digo yo…

La pregunta es:

¿Me das una solución al problema real que padece la mujer para ser madre?

Anuncios

8 thoughts on “Conciliación familiar, ese cuento

  1. No tengo la solución, salvo como mi sobrina madre de cuatro hijos, 13 años tiene la mayor, y que la solución la ha encontrado en Dinamarca, aqui de momento las opciones son las que planteas, muchas mujeres optan por integrarse en el mundo laboral y buscar ayuda pagada para criar a los hijos. un abrazo

    Me gusta

  2. Solución dices…Tenemos que poner todos mucho de nuestra parte, y cuando digo todos, va desde los dirigentes de este país, pasando por los empresarios, por las parejas y también por las propias mujeres. Empezamos mal cuando nuestros horarios son casi únicos en Europa, mira yo la semana que estoy de tarde llego a casa a las 11 de la noche y no soy médico, ni enfermera, ni bombero, vamos que mi trabajo no tiene que ver con nada que precise una cobertura de 24 horas…Los horarios laborales en España, están pensados en todo menos en mujeres con hijos…pero ojo no solo con bebes, porque que pasa con un chaval de 14 años, se puede quedar en casa claro pero cuantas horas?? toda una jornada laboral?? que sucede cuando eso ocurre?? Los adolescentes necesitan sentir que tienen un control, aunque sea solo presencial pero parece que a los 12 años los niños se cuidan solos ( lo digo por lo de las reducciones de jornada). Asi que creo que las parejas con hijos deberían de tener la posibilidad de compaginar sus horarios lo mas posible para que pudieran estar uno de los dos al cuidado de los hijos y también habria que revisar los horarios de los colegios..vacaciones de Julio Agosto y casi medio Septiembre hace que sea un galimatias que los niños estén bien atendidos …o los mandas a un campamento, o con los abuelos o que haces con ellos?? En fin que todos deberíamos estar en casa a las 6 de la tarde y así a lo mejor todo sería un poquito más fácil
    Un abrazo

    Me gusta

  3. Tú conoces la respuesta por tu propia experiencia, Luisa. Lo mejor que puede hacer una mujer en esas circunstancias es estudiar muy duro, aprobar una oposición y tener una plaza de funcionaria. Si vale y si le interesa podrá concursar y ascender, con independencia de que haya tenido 10 hijos seguidos. Nunca la podrán despedir o hacer la vida imposible o ponerle los peores horarios por quedarse embarazada, como ocurre en muchas empresas privadas.

    Me gusta

  4. Leha, pero sobre todo es una solución de gobiernos y por supuesto que un hijo con 14 años necesita mucha atención y ahora se están criando solos, o peor, están en manos del ciber espacio…horror.
    Todos deberíamos estar en casa a las 6, por supuesto, como mínimo, como en tantos países europeos, pero es que en España somos la leche.
    Besos, muchos

    Me gusta

  5. Fernando, pero esa no es la solución. Además, incluso como funcionaria, que tengo la tarde libre, mis hijos han tenido millones de días de vacaciones que he tenido que trabajar…Obviamente tiene sus ventajas, pero la chica de mi entrada, no tiene precisamente “vocación” de funcionaria 🙂
    Besos, muchos

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s