El buen jefe

jefe-excelente

Siempre he pensado que un jefe es o debe ser aquél que sabe más que tú del negocio, aquél que trabaja más que tú en función de su cargo, de su responsabilidad, de su compromiso con la empresa y del probado ejemplo que debe dar a sus subalternos a los que sólo podrá exigirles, con fuerza moral, aquello que él mismo cumple sobradamente.

En el mundo hay muchos tipos de jefes, tantos como personas hay, sin embargo suele haber un denominador común, un buen jefe es aquel que valora y respeta a sus empleados, y suele darse la circunstancia de que es el más trabajador de todos ellos, porque hace cabeza, porque lleva el timón, porque no puede tirar de las orejas a nadie si él mismo no va el primero.

Cuando alguien, un jefe, un superior, haciendo mal uso de su poder exige un cumplimiento que él mismo no respeta, no queda otra que ejercitar la paciencia. Porque en la realidad no hay recursos para defenderse de un abuso; lo cierto es que si te encuentras con un jefe abusador, chulo, prepotente, torpe, vago y endiosado, te lo comes con papas.

Afortunadamente la vida es larga y a cada uno pone en su sitio y si bien es cierto que hay malos jefes, también los hay buenos. Me quedo con estos últimos, personas consideradas, empáticas, con sentido de la justicia, con habilidades sociales y con capacidad de trabajo.

Estos jefes te dan igual o más trabajo, pero te hacen la vida más fácil y el ambiente de trabajo es cordial y distendido, con lo que el trabajo se hace amable.

Tener un buen jefe es un puntazo, de la misma manera que lo contrario es una desgracia.

La pregunta es: 

¿Eres muy desgraciado?

Anuncios

6 thoughts on “El buen jefe

  1. No me considero desgraciada para nada en ese sentido, pero tengo un tipo de jefe muy particular… Aún así, me gusta mi jefe, con sus virtudes y sus defectos.
    Besos!

    Me gusta

  2. Yo soy muy feliz en mi trabajo pese a que mi jefe es un incompetente 100%. Pero él vive su vida y yo la mía. Él llega a las 13 horas y yo a las 8, esto evita tratarse mucho. En general, aunque en la Administración (¡¡¡y en la Justicia!!!) haya jefes sádicos, nunca llega al nivel de encarnizamiento que puede haber en la empresa privada.

    Y tú ¿eres muy desgraciada en el trabajo????

    Me gusta

  3. Fernando. Suerte tienes de casi no coincidir jajajajaja Lo de la privada es mucho más sangrante, ciertamente y yo… yo soy muy feliz jejejeje(no vaya a ser que alguno de mis jefes pase por aquí )
    Besos, muchos

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s