¿Dónde te hablan de Dios?

fondo-de-caballos-blancos

Andrés es un hombre normal y corriente, ha dejado atrás su infancia, también su juventud y aunque su edad se acerca más al principio que al fin, ya tiene cierto peso, cierto poso.

A veces se replantea sus inquietudes y tiene tendencia a filosofar, a contemplar la vida, a observar al mundo y piensa, Andrés piensa en muchas cosas, es un hombre inquieto y nada conformista. Solo se vive una vez.

Nacer en suelo español, marca; la educación que ha recibido, marca; los usos y costumbres de su civilización, marcan; y de alguna manera se siente condicionado por todos esos elementos que le encorsetan, que le empujan hacia una línea de pensamiento, pero él va más allá de sus personales circunstancias.

Observador por naturaleza y también por herencia, Andrés gusta de analizar la vida real, en el siglo XXI, en la Europa que se desarrolla en España y, analiza las tendencias, las influencias, la fuerza de la política y cómo nos arrolla la misma sociedad que conformamos.

Tendencias hay, muchas, diferentes corrientes modernas, capitalistas, egocentristas, intelectuales…De todo hay y sin embargo observa un gran vacío, un vacío inmenso, enorme, preocupante en cierto modo…está el vacío de Dios, a quien la Humanidad se empeña en silenciar y piensa: ¿A mí dónde me hablan de Dios?

Porque está claro que mencionamos a la divinidad constantemente para exclamar o rogar pero…¿dónde nos hablan de Dios? ¿Dónde nos informamos, dónde le estudiamos, dónde entablamos conversaciones sobre cómo es, dónde está, por qué vivimos, para qué, hasta cuando, y después qué, qué valor tiene el dolor, cómo es posible que nadie considere la humanidad caída, la realidad del pecado?

Andrés tiene la suerte de pertenecer a la Obra de quien alguien dijo que es una gran catequesis, tiene la suerte de recibir formación doctrinal, cada semana, cada mes, cada año, y reconoce que es una persona afortunada porque si mira a su alrededor siente el vacío de Dios en la vida diaria y piensa…¿A mis hermanos los hombres, dónde  les hablan de Dios?

La pregunta es: 

¿Dónde oís hablar de Dios?

Anuncios

14 thoughts on “¿Dónde te hablan de Dios?

  1. Afortunadamente a mi siempre me hablaron de EL mis padres desde el inicio de la familia que formaron….. Todo en mi vida de niña hacía referencia a un Dios bueno y que luego me ha resultado más difícil reencontrar en esta sociedad complicadisima….pero lo hice. Es una referencia en mi vida. Un abrazo y buena semana Luisa

    Me gusta

  2. En casa, en el colegio de mis nietas, en la radio, en los libros silenciosos, en alguna reunión, y como Él siempre es el mismo lo encuentro en mis recuerdos de la infancia y la juventud, en los ejercicios espirituales, en….
    Afortunadamente en muchos lugares. Un abrazo

    Me gusta

  3. En mi entorno se habla mucho de Dios… es más, creo que en general se habla bastante de Dios en nuestras vidas. Sólo hay que estar atento para saber escuchar…
    Besitos!

    Me gusta

  4. Estaba pensando lo que decías en el blog, y puedo asegurarte que en bastantes grupos de gente mayor no se habla de Dios. Es como si les asustara la idea, la han aparcado de sus vidas, aunque seguro que en su interior habrá otras preocupaciones y otras luchas.

    También sé de gente joven que no ha oído hablar nunca de Dios, lo han oído nombrar, pero no tienen ni la inquietud.

    Sé de otras que, como sí han oído hablar de Dios en su infancia y en su juventud, lo han buscado y lo han encontrado, porque hay sitios dónde uno puede oír hablar de Dios, muchos sitios. La Iglesia está a revisar de movimientos, donde hay laicos, sacerdotes, religiosos… Y hechos que hablan y hablan de Dios, para quien quiera escuchar.

    Y siempre habla Dios cuando menos uno lo piensa ante cualquier circunstancia o en un rato ante un Sagrario, es una prueba que recomiendo a todo el mundo.

    Gracias por sacar el tema.

    Me gusta

  5. Ali. Llevas razón en que hay que saber escuchar, para eso hay que guardar silencio jejejeje y bueno, la lectura es muy necesaria.
    Besos, muchos

    Me gusta

  6. Fernando. ¿Y por qué “apagas” esa conversación? No te digo que entres en discusiones pero a veces podrás aportar alguna idea que pueda hacer pensar.
    Besos, muchos

    Me gusta

  7. Marta. A Dios se le nombra incesantemente pero conocerle, tratarle, estar con Él, dedicarle tiempo, profundizar con el estudio, frecuentarle en los sacramentos….eso es más complicado. De todo hay y afortunadamente mucho es bueno.
    Besos, muchos

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s