Me desdigo de todo lo dicho…

article_13829054944

Me desdigo de todo lo dicho si lo dije mal, si cuando hablé fue con intenciones magistrales o con el aguijón preparado o con la furia desatada. Muchas veces lo hice así y lo hice mal, pero los errores no caducan, permanecen en la memoria de quienes hirieron y de los agredidos. No es fácil perdonar, no es fácil…

Cierta es aquella frase machaconamente repetida por mi padre “niña, que no es lo que dices, sino cómo lo dices”. Y es que pulir las formas lleva tiempo, lleva años, a veces toda una vida y acaba uno muerto y sin conseguirlo.

Creo que la palabra es poderosa y es una responsabilidad grande emplearla bien, con mesura, con capacidad de diálogo, la palabra debe estar presta a la escucha, incluso a ser retirada si ha habido equívocos, no pasa nada.

Mi alma guerrera ha empezado distintas cruzadas que poco a poco he ido abandonando,  no por falta de interés, sino de conocimiento.

Ahora que sé más, entiendo mucho más y sobre todo, soy consciente de las enormes, inmensas, infinitas lagunas que hay en mí y por lo tanto, y precisamente por eso, no estoy en disposición de afirmar casi nada.

Afirmo algunas cosas, sí, siempre, sin duda, pero son las menos, muy pocas y desde luego, ninguna referida a cosas mundanas…ninguna dicha con acritud, no de ahora en adelante. Toda una declaración de intenciones.

 

Anuncios

10 thoughts on “Me desdigo de todo lo dicho…

  1. «Creo que la palabra es poderosa y es una responsabilidad grande emplearla bien». Ni dudarlo. “Menuda verdad” diría un amigo mio español. Me gustó mucho esta entrada, felicitaciones.

    Me gusta

  2. Somos responsables de nuestras palabras pero no de lo que entiendan los demás, hay personas que en todo ven una indirecta, pero es verdad que con los años me he hecho más sibarita, no intento convencer a ningún tonto de nada, no hago campaña por nada, más espacio para mí. Con la edad estoy gorda de no discutir, mi vecino me dijo que no sería por eso y claro le contesté: pues no debe ser por eso. Abrazos alegres

    Me gusta

  3. Está muy bien explicado, Luisa. Los años nos hacen ser escépticos sobre muchas de nuestras ideas. Quizá no valga la pena gritar mucho para defenderlas. A cambio, en las otras nos vamos volviendo cada vez más firmes. Tampoco para defenderlas vale la pena gritar o enfadarse.

    Me gusta

  4. ¡Qué bien lo has expresado, Luisa! Me gusta tanto este post… Te diría tantas cosas y todas buenas, que no sé por dónde empezar. La madurez no hace pequeñitos, aunque suene contradictorio. Gracias, querida fuguilla. Grande, inmensa…

    Me gusta

  5. Susana, pues ya se entiende lo que he querido decir, que por mucha razón que podamos llevar en algo, al expresarlo con acritud, perdemos la razón. Yo lo veo así 🙂
    Besos, muchos

    Me gusta

  6. Ester.Cierto es que se manipulan muchas veces los contenidos y allá cada cual con sus malas intenciones. Lo de tu capacidad de no discutir es un arte sublime jejejejeje
    Besos, muchos

    Me gusta

  7. Fernando.En ningún caso vale la pena gritar o enfadarse, al contrario, hay que disfrutar de las certezas sin necesidad de querer imponerlas.
    Besos, muchos

    Me gusta

  8. Sunsi. Me parto de risa con tus comentarios siempre tan favorables jajajajajajaja , voy a pensar escribir algo en lo que no puedas darme la razón de ninguna manera jajajajajaja
    Besos, amiga mía, muchos besos.

    Me gusta

Gracias por pasar y comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s