La opinión a debate

Hoy, primer post del año, he pensado traer a debate el asunto “opinión”, es decir, aquello que cada ser humano, como individuo, piensa y manifiesta, al margen de que lleve razón o no.

Es muy común escuchar esta expresión: “en mi opinión…”

Distinto es que esa “opinión” sea veraz, o que esté fundamentada, o que se argumente con coherencia. En un país como España, donde se habla incansablemente, “opinar” podría estar catalogado como un deporte nacional.

El hecho de que me forme un juicio sobre algo o alguien no significa, no necesariamente, que lo que digo sea palabra de ley. Puedo estar equivocada hasta la médula. En mi opinión, es positivo estar abierto a nuevos enfoques.

¿Respetamos la opinión ajena?

¿O por el contrario nos enrocamos en nuestros convencimientos y negamos la posibilidad de enriquecernos con la opinión de los demás?

Traigo “la opinión a debate” porque me gusta pulsar a quienes me prestan oídos-cosa muy de agradecer en estos tiempos ideológicamente convulsos-

Para no vivir en un estado anárquico necesitamos establecer bases y leyes que rigen nuestra convivencia. Por lo tanto, cabría concluir que todas las leyes son buenas.

Y yo afirmo que no, que no todas las leyes son buenas. Me diréis que si la bondad de la ley depende de mi criterio o de cualquier criterio, estamos apañados. Os doy la razón y os la quito. Y me explico.

Por ejemplo, la ley del aborto es lo peor, regular la forma de asesinar a un bebé en el útero de su mamá es una aberración.

Cuando hablo esto con mis amigos me dicen: “esa es tu opinión”. Entonces…¿mi opinión, o la vuestra, nunca será veraz?

¿Acaso podemos cuestionar la ley?

Entramos en un abismo peligroso, digamos que me estoy metiendo en un jardín del que no sé cómo voy a salir, pero, lo cierto es que las cosas no son “porque yo lo digo”, sino porque pueda fundamentarlas en pilares como la razón, la justicia, la humanidad y la dignidad.

No hago afirmaciones porque me llega el viento del Norte o porque sienta el fémur entumecido, sino porque voy a la raíz, busco, consulto, estudio y finalmente me formo una opinión.

Y todo esto lo digo pensando en la debatida ley sobre violencia de género.

Continuará…

Anuncios

Andalucía gana y dice ¡hasta aquí hemos llegado!

Felizmente el resultado de los comicios andaluces es muy esperanzador: Andalucía gana y dice ¡hasta aquí hemos llegado!

Después de 36 años de monopolio socialista, Andalucía ha salido a la calle, ha acudido a las urnas y ha dicho alto y claro: ¡basta!

Ciertamente Susana Díaz ha ganado las elecciones, pero ha perdido “el Cortijo”. Se va. No tiene capacidad de sumar para gobernar. Han sido los peores resultados para el partido socialista y han perdido más de 400.000 votos.

Los andaluces estamos hartos, cansados y empobrecidos. Queremos otra gestión. 

La abstención de los que votan a la izquierda ha sido significativa. Magnífico. La participación de los que votan a la derecha ha sido rotunda.

Ahora hay que trabajar mucho y bien o aquí acaban las ilusiones. PP, Ciudadanos y Vox están obligados a entenderse por el bien de Andalucía.

Tendrán que saltar por encima de sus intereses partidistas y emplear sus energías para llegar a consensos. De no hacerlo así habrá un nuevo voto de castigo en las elecciones generales, a la vuelta de la esquina.

Partidos llamados a entenderse.

PP ha perdido votos pero ha sido la formación de la “derecha” más votada. 

Ciudadanos es el “gran vencedor” porque acuña 7 escaños más que en las anteriores elecciones.

VOX irrumpe con fuerza en el panorama político y es clave para la formación de un nuevo gobierno andaluz. Hay que felicitarlos especialmente. Parece ser que hablar claro genera votos. 

Estos tres partidos han acuñado la esperanza de millones de andaluces. Ahora necesitamos que desarrollen su potencial y hagan efectivo el cambio que Andalucía les ha confiado.

Finalmente Andalucía gana y dice: ¡Hasta aquí hemos llegado!

Olé por mi tierra y olé por todos los andaluces.

 

Cuando un político no tiene vergüenza

 

Cuando un político no tiene vergüenza, pasa lo que viene pasando. Así todo un país queda a merced del capricho de un desvergonzado que “donde dijo digo, digo diego“.

Cuando la palabra no tiene valor…

Y eso nos lleva al descrédito del personaje, un hombre que se mueve-según parece-en base a sus propios intereses. Diría que ha cumplido su particular “sueño americano” aunque diste mucho de ser un político al servicio del bien común.

Vergüenza: 1. f. Turbación del ánimo ocasionada por la conciencia de alguna falta cometida, o por alguna acción deshonrosa y humillante.

Un presidente de un gobierno es una persona a la que se le presupone honorabilidad y credibilidad. Si esto no se cumple, el personaje pasa a ser una marioneta en manos de los famosos “intereses creados”. Un político sin vergüenza que acuña lo suyo a costa de lo nuestro.

Estamos necesitando valor para llamar a las cosas por su nombre.

Querer desmembrar España es querer golpearla en lo más profundo de su estructura. Hablamos de golpe de Estado, de rebelión, de sedición, delitos muy graves que han llevado a unos a fugarse y a otros a dar con sus huesos en la cárcel.

El pensamiento es libre pero las leyes son las que son. Cuando un político no tiene vergüenza y ejerce su influencia desde el poder, con afán de servir a sus personales intereses, cuando un político hace esto, desde luego ni merece ser político ni estar en el poder.

En cualquier caso, a cada uno lo suyo. Este tío ha conseguido llegar donde quería. Hay que aplaudirle la constancia.

Ahora solo quiere permanecer ahí a costa de lo que sea. Ni con aceite hirviendo, oiga, ni con aceite hirviendo…y es que cuando un político no tiene vergüenza…

 

Jesu communio, en Lerma

Peregrino-orado

Cogió el micro y les explicó a las monjas: “tengo aquí dos hermanas y normalmente vengo a visitarlas acompañada de mi familia, mis padres, algún hermano, mi marido o mis hijos…pero hoy vengo con mis amigas”

Y entre sus amigas estábamos un grupete de quince-bonito número-que después de un largo  fin de semana de penurias y sinsabores-véase lechazo de Burgos y olla podrida o catedral o noche blanca…-quisimos parar en Lerma a visitar a las hermanas de la del micro.

Quedamos impactadas y emocionadas al ver tanta monja de hábito de ropa vaquera y tan jóvenes y tan llamativamente sonrientes.

El encuentro se produjo en una sala circular dividida por un pequeño pasillo central, a cada lado gradas a modo de asientos, las monjas y los visitantes, frente a frente. Acogedor, sencillo y natural.

Una de ellas nos explicó cómo había pensado en hacerse misionera para ayudar a los demás, quería actuar…después entendió que sus pasos, su vocación iba por el sendero de esta comunidad religiosa de vida contemplativa, Jesu Communio.

Nos habló muy bonito de cómo ella se había comprometido con Cristo, cómo  pasaba a sentirnos a todos como hijos suyos y cómo, con su entrega y su oración, de alguna manera,convencía a Cristo para que nos diese la fuerza, o la fe, o la esperanza o el amor que necesitamos para seguir viviendo, para encarar la vida, para remar mar adentro, para levantarnos con un nuevo sol.

Antes de despedirnos y seguir viaje nos regalaron esta canción y una de las monjas, una de las hermanas de mi amiga, me comentó que, entre las manos de la Virgen que preside su capilla, podíamos dejar nuestras necesidades  porque ellas las recogían  para rezarlas una a una.

Las monjas de Lerma son unas campeonas de la vida y me las guardo en el corazón para lo que esté por venir.

La sugerencia es…si quieres compartir una experiencia edificante, visita a las monjitas de Lerma.

Desmotivación laboral brutal

ajie cubanelas

Pertenezco a ese gremio impopular y mal pagado, injustamente atacado y sistemáticamente desprestigiado…

En mis muchos años de fiel servicio no he tenido ni un gesto de reconocimiento, por supuesto nunca he sido premiada por nada, ni jamás me ha llegado una cesta de fruta a casa por Navidad, ni un triste trozo de queso, ni tampoco he visto recompensado mi esfuerzo con un salario justo, ni muchísimo menos he gozado de ningún tipo de dádiva, ni siquiera he podido promocionar porque eso habría supuesto alejarme de mi hogar y siempre me ha parecido más importante ser madre.

Nunca me han llevado de fin de semana de empresa, ni he participado de beneficios, ni siquiera he gozado de dietas cuando he tenido que quedarme a trabajar y alguna vez también a cenar para despachar lo que había que despachar. No sé lo que es un aumento de sueldo más allá de 10 euros a primeros de año, el año que sí.

Estoy tan desmotivada que me entran ganas de dimitir pero entonces recuerdo que si lo hago lo mismo me quitan la misérrima presunta pensión que me aguarda y pienso en mi ancianidad y me animo a seguir trabajando.

Siempre he tenido en alto concepto semejante labor, esto es, la de trabajar, tiene muchos beneficios aunque humanamente todos podéis comprender que mi empresa no incentiva de ninguna manera, así que, además de trabajar por dinero para poder vivir, podríamos decir que trabajo por amor al arte.

Hoy me han tocado las narices, una vez más. Con el último reajuste informático me han cerrado la posibilidad de hacer una tarea que hasta ahora venía haciendo con celeridad. Esa misma tarea, ahora, ya no va a ser una labor rápida y eficaz sino algo más tedioso, lento y por lo tanto ineficaz. Es decir, que lo que antes iba bien, ahora va mal y, cuando expongo mi queja me dicen que así están las cosas. Lo peor es la sensación de impotencia ante las decisiones equivocadas e inamovibles del sistema.

Lo dicho, nunca he visto un sitio más desmotivador que el Ministerio en el que trabajo y desde luego, tengo que recordarme cada día por qué me gusta hacer bien las cosas.

Muy triste todo, pero a nadie le importa un pimiento. Así son las cosas.

Mi corazón está con las víctimas de ETA

article_13912580833

Mi corazón está con las víctimas de ETA…

Cada golpe mortal, cada bala disparada, cada gota de sangre derramada, cada muerte cruel, brutal, injusta, me estremece de tal manera que me siento la madre, la hija, la esposa, la amiga, la vecina de cada persona asesinada a sangre fría, despiadadamente y sin razón alguna más allá del afán de matar y extorsionar.

Mi corazón está con las víctimas de ETA y siento cada lágrima vertida, cada corazón destrozado, cada soledad, cada vacío, cada desesperación…

ETA dejó un reguero de muertos y también de heridos, personas con secuelas para toda la vida, físicas o psicológicas, con miembros amputados…reventaron sus vidas para siempre y les arrebataron a sus seres queridos a los que ya no verán más…ETA sembró el terror y derramó la sangre de los nuestros, la sangre de los españoles asesinados miserablemente. ¿Cómo pudieron hacer del tiro en la nuca, del tiro a quemarropa, de la explosión por bombas lapa…cómo pudieron hacer de la tragedia de los nuestros, una rutina durante tantos años?

Mi corazón está con las víctimas de ETA…y si bien es una buena noticia que la banda “proclame su derrota” a manos del Estado Español, no lo es que no hayan mostrado arrepentimiento, que no hayan pedido perdón sinceramente, que quieran justificar sus actos como si aquí se hubiese librado alguna batalla política o social…

Por favor, que nadie cambie la Historia, que nadie justifique nunca estos actos, que nadie olvide que ETA mataba sin piedad, que secuestró y extorsionó. No había ninguna guerra, no luchaban contra nadie, simplemente mataban y cobraban un impuesto revolucionario-formas de ganarse la vida…-

Conozco el relato en primera persona de Maite Araluce, víctima de ETA, a ella le mataron a su padre y su madre quedó viuda y con ocho hijos. Es conmovedor que fuera su madre quien les inculcó que perdonasen, que no dejasen que el odio les dominara. Ahora trabaja activamente para que se haga justicia. ¿Acaso no apoyamos todos que se esclarezcan los más de trescientos crímenes que quedaron sin resolver?¿Quizás no consideramos necesario que se haga justicia, que se cumplan las condenas, que no se les hagan concesiones penitenciarias…?

Este negro, triste y sanguinario periodo de la historia de España termina, los presos encarcelados algún día saldrán en libertad, como de hecho ya hay muchos que han vuelto a sus vidas, los que no volverán nunca son los que murieron y los que nunca tendrán una vida normal son todas las víctimas de ETA, que no podrán recuperar lo que se les arrebató tan violentamente y tan sin sentido.

Mi corazón está con las víctimas de ETA.